Grupo de Investigación

Fecha de Creación -  Agosto de 2011.
Código Colciencias -  COL0119969
Enlace a Colciencias

Presentación

La interacción de la sociedad humana con la biosfera suscita problemas y cuestiones que solo hasta nuestra época empiezan a cobrar un grave significado. Pese a que el tema ambiental ya fue introducido como problema desde hace varias décadas, puede decirse que hoy su importancia es particular.

En realidad hoy son más sobresalientes los factores implicados y sus efectos de mayores repercusiones que en otras épocas, todo lo cual hace que su presencia condicione en múltiples direcciones las relaciones entre el hombre y la biosfera, y que en materia de responsabilidad quede mucho por decir. En los siglos anteriores a la intervención tecnológica directa y a los condicionamientos poblacionales a los que ha estado sometido el ambiente durante los últimos tiempos, el ecosistema presentaba fluctuaciones variables dependiendo de cambios ambientales ordinarios. La distribución de conglomerados vitales de modo más abundante en los trópicos que en los polos, y la agrupación de poblaciones en ambientes geográficos con características más adecuadas para la supervivencia, constituyeron la conducta normal vivida durante decenas de siglos, lo que propició una fluctuación poblacional -términos de un ecosistema- y cambios casi imperceptibles.

Problemas como las implicaciones sociales de las fumigaciones para los mal denominados cultivos ilícitos (en la naturaleza nada es ilícito), la utilización de organismos genéticamente modificados (plantas, animales y estirpes microbianas) y su impacto en la salud, los derechos humanos y la bioética, la ecología humana y sus interdependencias y relaciones, son algunos de los tópicos relacionados con la bioética ambiental.

La destrucción del ecosistema por irresponsabilidad el hombre puede significar la destrucción de la especie misma, y curiosamente la irresponsabilidad del hombre con relación al ecosistema y al hombre mismo es casi una constante. Más aún, el florecimiento de nuestra sociedad basada en la economía liberal ha generado un tipo de hombre irresponsable, inconsciente, preocupado por consumir para ganar en confort e insensible frente a temas sustanciales como el magno problema social de nuestro siglo, cual es el crecimiento de la pobreza.

De hecho, puede entenderse la pobreza mundial en términos ecológicos como un aminoramiento de la especie como consecuencia de sus relaciones internas dependientes de la noción de justicia.

Las justificaciones de investigación expuestas y los campos de acción en el área de la biotecnología, la bioética y el ambiente, junto con suficientes argumentos, permitieron sin duda aportar todo el fundamento indispensable para que la UNAB incursione en el desarrollo sostenible y la ecoeficiencia, y genere empresas proactivas para el siglo XXI comprometidas con el ambiente dentro parámetros éticos.

Entonces, el reto que se plantea para la bioética en este campo es el siguiente:

  • El estudio del hombre se debe realizar con visión ecológica de totalidad, como entidad biopsicosocial-espiritual;
  • La necesidad imperiosa de conocer plenamente el sistema ecológico dentro del cual el hombre vive;
  • El analizar al individuo, al grupo y a la comunidad como relación ecológica;
  • El introyectar el sentido ético para promover y preservar toda forma de vida;
  • El evitar la destrucción previsible de los hábitats de las comunidades naturales y seminaturales que aún quedan en la Tierra, y de las especies que en ellos viven;
  • El mantenimiento de los equilibrios ecológicos en los ecosistemas creados por el hombre, actuando más racionalmente y con vista a los intereses prioritarios de la especie humana. 

Detalles del Grupo

  • Misión

    Generar, integrar y difundir conocimiento e información a través de investigación científica aplicada y el fortalecimiento de capacidades, para apoyar la formulación de política ambiental y la toma de decisiones que promuevan el desarrollo de una conciencia ambiental y propicien la búsqueda de un modelo de sociedad sostenible como uno de los pilares de la concepción del pensamiento acerca de la bioética global, las profusas citas que soportan al grupo permiten aseverar la certeza de que el ideal potteriano solo es posible de ser alcanzado en un entorno de responsabilidad solidaria ejercida concertadamente desde toda la sociedad, Estado y sociedad civil, hacia dentro y hacia fuera de las fronteras nacionales, haciendo valer el concepto de aldea global, por la cual, y en la cual la humanidad existe. La bioética global sostenible representa la síntesis de la consideración de la naturaleza y la sabiduría que emana de su estudio como fuente de moralidad. La exigencia de considerar integradas la perspectiva social general, la comunitaria y la individual.

  • Visión

    Ser un grupo que impulsa y guía la agenda de investigación en Bioética Ambiental en la UNAB y aporta significativamente a esta, en respuesta a las necesidades emanadas de la política sectorial del medio ambiente y contribuyendo efectivamente al desarrollo sostenible de la región, creando conciencia ambiental y sentido de pertenencia ya que en el grupo se concibe la formación -de los científicos, técnicos y docentes- no como la simple adquisición o aplicación conceptual de determinados términos teóricos éticos-normativos, sino como el desarrollo de una capacidad de activar la fuerza moral de los sujetos en las situaciones prácticas en las cuales se van encontrando. En este contexto, partimos del necesario compromiso imperativo de la reflexión y el conocimiento de procesos involucrados en la investigación interdisciplinaria generadora de una nueva sociedad y de nuevos valores éticos. Seremos un grupo de investigación que apoya los Valores no-instrumentales y actitudes no pragmáticas o utilitarias que deben construir el nuevo modelo natural de la sociedad ecológica ya que distingue al hombre del resto de los vivientes en su exclusiva relación con la naturaleza, esa capacidad de contemplarla, apreciarla y gozaría por encima de las comunes necesidades naturales.

  • Objetivos

    • Crear una conciencia nueva que permita en el siglo XXI un cambio profundo de actitudes y valores en relación a la biodiversidad y al desarrollo sostenible.
    • Propiciar una cultura basada en valores y creencias de la Ecosofia destacando la cosmovisión regional en los contextos regional, nacional y mundial.
    • Estimular en esta generación la conciencia solidaria hacia las poblaciones vulnerables evitando así el procesamiento de aceleramiento de los refugiados ambientales.
    • Construir una ética corresponsable en la comunidad del conocimiento.
    • Apoyar la formación de los científicos, técnicos y docentes- no como la simple adquisición o aplicación conceptual de determinados términos teóricos éticos-normativos, sino como el desarrollo de una capacidad de activar la fuerza moral de los sujetos en las situaciones prácticas en las cuales se van encontrando. En este contexto, partimos del necesario compromiso imperativo de la reflexión y el conocimiento de procesos involucrados en la investigación en ciencias biológicas y ciencias de la salud. 

Líneas de Investigación

  • Bioética y ambiente

    Líder de la línea:

    Para el SigloXXI, la humanidad encuentra que los problemas socio-ecológicos persisten y el planeta Tierra se encuentra en situación de vulnerabilidad. Su biosfera afronta diariamente el grave problema de la incultura ambiental humana que aún deja sus huellas contaminando y deteriorando los ecosistemas hábitat único para la biodiversidad.

    Esto permite reconocer la necesidad de una reflexión ética ambiental que permita su incorporación en una visión del mundo con equidad ecológica, respetando la dignidad y derecho a la vida y su hábitat único, correspondiente a cada especie del planeta, incluso a la especie humana.

    La bioética ambiental busca en su investigación un nuevo posicionamiento, una nueva visión cósmica y una actitud relacional ética en relación con los individuos, las personas y las sociedades que han de habitarlo, utilizarlo, gozarlo o rechazarlo, estando estrechamente unida a una ética orientada hacia el futuro, que pide calma, prudencia y equilibrio ecosistémico. Podemos comprender la bioética ambiental como un diálogo global funcionando entre lo científico y lo humano que permite redimensionar el lugar de los seres humanos en el Cosmos y de sus responsabilidades sociales y éticas hacia el futuro sociocósmico de la Vida en el planeta.

    La vida en procura de su calidad y su sentido es fuente primigenia de todo derecho. Como totalidad dinámica, la estructura biológica de nuestro planeta constituye un tejido interactivo que implica el conjunto de relaciones entre lo biótico y lo abiótico y, en consecuencia, de las relaciones hombre-hombre y hombre-naturaleza.

    A partir de la intervención humana, el destino futuro del medio ambiente es, al mismo tiempo, fruto y causa (naturaleza transformada) de los criterios, políticas y estrategias para utilizar los recursos de la naturaleza. Urge una nueva responsabilidad vital a partir de una conciencia ambiental y ecológica que inscriba al ser humano en el interior mismo de la comunidad biótica, como ambiente adecuado para poder garantizar la perduración de la biosfera.

    El propiciar el respeto por la vida y sus ambientes es un imperativo sanitario, educativo, cultural y fundamental de la Bioética , como instancia crítica del desarrollo sostenible en plena coherencia con el medio ambiente. También constituye un imperativo fortalecer este tipo de reflexiones con miras a la consolidación de ambientes propicios para la salud humana (salud ambiental). 

  • Bioética y sociedad

    Líder de la línea:

    Esta línea busca comprender la diferencia entre tecnología y la bioética. Se escucha frecuentemente decir que una característica del mundo actual es que el desarrollo científico tecnológico no ha ido a la par del desarrollo de la ética, que ha permanecido deficitario, como si se tratara de dos actividades humanas que se ubican en el mismo plano y que pueden dialogar fácilmente entre sí.

    La revolución social que está en la base del desarrollo tecnológico, es decir, la organización de la sociedad en subsistemas funcionalmente diferenciados de su entorno a partir de su propia clausura operacional, permite la equivalencia funcional del hombre y de la máquina en cuanto a la estructura de la toma de decisiones en contextos así especificados.

    Ambos se complementan y se potencian recíprocamente en cuanto se someten a criterios de optimización de los parámetros predeterminados si retroalimentan como información el resultado de sus propias operaciones y la alteración de las condiciones de su medioambiente. ¿Imitó la sociedad a las máquinas o las máquinas a la sociedad? No sabría decir sino sólo que ambos funcionan con el mismo protocolo en sus operaciones socialmente significativas.

    Esto es lo que también se quiere decir con la expresión "emergencia de la sociedad de la información". La tecnología no es así un conjunto inerme de máquinas y herramientas, sino un modo operativo de tomar decisiones que está abierto a las decisiones subsiguientes por la observación de sus cambios de estado. Esto es posible por la cuantificación de la información a través de la teoría de la probabilidad y la estadística, la que permite ser acumulada en secuencias de una extensión tal que ninguna inteligencia humana podría por sí misma descifrar. 

  • Bioética y salud ambiental

    Líder de la línea:

    Es de vital importancia entender que los aspectos bioéticos de la salud ambiental y la preservación ecológica, son un reto y un apoyo para las políticas de salud. No obstante, el reducido conocimiento de la contaminación relativa y la mayor ambición por instrumentar medidas preventivas, pueden convertirse en un elemento de "política ambiental" con ribetes de negocio en compañías de seguros y relaciones laborales oficiosamente dirigidas con exageraciones improvisadas, casi siempre sin la mejor información y conceptualización del problema.

    Muchos pronunciamientos públicos pueden comprometer contradictoriamente los buenos propósitos de los estudios e investigaciones de salud ambiental, así como su concordancia con la ética y la ingeniería sanitaria. Quizá al mismo tiempo que somos competentes en ciencia y tecnología, somos trágicamente incompetentes en ética y en políticas honradas, sustentadas en la veracidad del conocimiento.

    La incompetencia ética puede significar la contaminación de la mente, al menospreciar los atributos de la salud mental necesarios para las relaciones armoniosas consigo mismo que permitan la convivencia con los demás, el poder entenderse y organizarse para crear y producir, con mutuo respeto y cuidando el medio natural donde se desarrolla la vida y el ambiente social que compartimos, aún en el estrés y exigencias del modernismo necesitado de "competencias" para la industrialización y natural abasto de energéticos.

    El tema del compromiso individual de aplicar el autocuidado de la salud para lograr una calidad de vida que aporte a un desarrollo humano integral y armónico, implica concepciones claras sobre lo que es la bioética como la reflexión sobre el accionar cotidiano personal para proteger la vida, no sólo humana sino la de otros especies de la naturaleza que configuran el nicho nutricio que la sustenta. El sentido pleno de la bioética debe señalar a su vez la clara conciencia con que se orientan las acciones, elecciones y decisiones de los hombres y mujeres que habitan en las diferentes regiones del mundo, integrando su territorio como el entorno natural que hace posible la vida, la integridad y la salud como premisas fundamentales para el desarrollo humano en lo individual y colectivo.