Nuestros sitios Contáctenos Trabaje con nosotros English version

  unab
General
  Febrero 22 de 2010

"Padres deben acompañar a sus hijos universitarios"
Elsa Pinilla de Serrano (al centro), acompañada de la vicerrectora Académica, Eulalia García Beltrán (izquierda), y de la directora de Bienestar Universitario, Luz Adriana Villafrade Monroy, les habló a los padres de familia de los estudiantes de la UNAB sobre la importancia de acompañar el proceso formativo de sus hijos.
/ FOTO RICARDO JARAMILLO P.
Elsa Pinilla de Serrano (al centro), acompañada de la vicerrectora Académica, Eulalia García Beltrán (izquierda), y de la directora de Bienestar Universitario, Luz Adriana Villafrade Monroy, les habló a los padres de familia de los estudiantes de la UNAB sobre la importancia de acompañar el proceso formativo de sus hijos.<BR> / FOTO RICARDO JARAMILLO P.
Elsa Pinilla de Serrano (al centro), acompañada de la vicerrectora Académica, Eulalia García Beltrán (izquierda), y de la directora de Bienestar Universitario, Luz Adriana Villafrade Monroy, les habló a los padres de familia de los estudiantes de la UNAB sobre la importancia de acompañar el proceso formativo de sus hijos.
/ FOTO RICARDO JARAMILLO P.
"Padres deben acompañar a sus hijos universitarios"

Contrario a lo que los padres de familia pueden pensar, los jóvenes deben seguir contando con su acompañamiento cuando terminan la etapa del colegio e inician la vida universitaria.


Contrario a lo que los padres de familia pueden pensar, los jóvenes deben seguir contando con su acompañamiento cuando terminan la etapa del colegio e inician la vida universitaria.

Por Ricardo Jaramillo P.

Contrario a lo que los padres de familia pueden pensar, los jóvenes deben seguir contando con su acompañamiento cuando terminan la etapa del colegio e inician la vida universitaria.

La afirmación fue hecha por Elsa Pinilla de Serrano, orientadora familiar de la Universidad de Navarra (España) y consultora del programa Promovemos la Excelencia Profesional (PEP), quien estuvo en la UNAB el jueves 11 de febrero dictando la conferencia ¿La familia como soporte del universitario¿, convocado por la Vicerrectoría Académica y Bienestar Universitario a cerca de un centenar de padres de familia de estudiantes de primeros semestres de la UNAB.

De acuerdo con la psicóloga, el paso de ¿colegial¿ a ¿universitario¿ es un proceso que no sólo afecta al joven que lo vive, sino a toda su familia. Explicó que a partir de los años 80 el núcleo familiar cambió, pues pasó de grupos de seis, ocho y hasta 12 miembros, a padres con uno, dos y máximo tres hijos.

¿En la era de hoy la búsqueda del recurso económico y del éxito profesional ha hecho que los padres deleguen mucho la educación de sus hijos, y se ha creado en ellos una sensación de culpabilidad y para corregir eso, se han dedicado a complacerlos. Al atenderlos tanto, especialmente en lo material, los han hecho aún más dependientes, por eso es que algunas corrientes psicológicas afirman que contrario a lo que sucedía en los años 90, cuando la adolescencia terminaba a los 20 ó 21 años, hoy se dice que termina a los 25 y 30 años¿, sostuvo Pinilla de Serrano.

Afirmó que por esa razón cuando entran a la universidad y notan que allí no hay ese control permanente que tenían en el colegio, ¿se desubican, porque hallan una libertad que todavía no son capaces de manejar; se estrellan con una cantidad de información que aún no pueden asimilar y muchas veces escogen el camino menos favorable para ellos, es decir, el de la conveniencia, el placer y el beneficio presente, que el de la proyección a futuro¿.

¿Por eso es importante que la familia siga haciendo presencia en la universidad, no para controlar, sino para acompañar. Para hacerse partícipe de la formación académica superior de su hijo. Incluso para aprender, pero además, para unirse a él y guiarlo¿, dijo la orientadora en su diálogo con Vivir la UNAB.

 ¿Qué debe hacer un padre para acercarse a su hijo universitario?

No hay nada que atraiga más a un ser humano que el interés de otra persona por lo que hace y si los padres muestran interés por lo que hace su hijo, él inicialmente quizá no se abra, pero lentamente lo hará. Si es un interés real, no debe ser autoritario. Tiene que haber control de normas, porque son jóvenes y la mayoría vive en un hogar y depende económicamente de los papás, entonces ellos deben responder a esas responsabilidades que les piden en sus hogares.

Los padres de hoy tienen un afán igualitario que los está matando. Uno no puede ser igual a los hijos, porque uno es el padre; tampoco puede ser el amigo, porque amigos tienen fuera de la casa y los papás están ocupando el lugar de los amigos y a ellos los ¿papás amigos¿ los aburren, les gustan los ¿papás-papás¿: los queridos, que se interesan por ellos, con los que se puede conversar, pero que no los monopolizan.

 ¿Cómo debe ser el acompañamiento cuando el joven se va a otra ciudad a estudiar?

Antes de tomar esa decisión, deberían pensar que para que uno permita que su hijo salga de la ciudad, lo mínimo que debe haber demostrado en la etapa de bachillerato es responsabilidad académica y una actitud sana y responsable a pesar de ser un adolescente. También se da el caso de padres que simplemente permiten la salida de sus hijos sin tener en cuenta esas consideraciones; a esos jóvenes hay que hacerles un seguimiento tanto o más intenso que a los que conviven con sus padres. Hay que hacer presencia en sus vidas, llamándolos todos los días, escribiéndoles. Hay que buscar una persona idónea -un pariente, padrino, alguien responsable- que aunque sea una vez a la semana pase y lo salude. Hay que visitarlos de vez en cuando sin avisar, no para agredir, sino para observar.

 ¿Y para los universitarios que no tienen padres?

En ese grupo están los hijos de matrimonios separados, de madres solteras, huérfanos, etc. pero algo garantizo: no hay una persona que esté sola en el mundo. Siempre hay una tía, un hermano mayor, una madrina, un amigo¿ siempre hay alguien detrás de un joven. Todos los seres humanos tenemos un modelo bueno en nuestras vidas y tenemos bastantes modelos malos. Tender hacia lo malo siempre es más fácil que tender hacia lo bueno, porque esto requiere de un esfuerzo; sin embargo, esos muchachos que tienen la oportunidad de acceder a una universidad, si aprovechan eso, tienen un gran camino ganado en su formación, pero se necesita que la persona tenga interés y tenga un guía.

 ¿Ese acompañamiento debe terminar algún día?

Los padres de familia somos guías hasta que nuestros hijos tienen 25 años, porque se calcula que a esa edad ya una persona es capaz de valerse por sí misma; después pasamos a ser consejeros, porque lo único que podemos es dar nuestra opinión y ofrecer nuestra ayuda. Sin embargo, ser padres es para toda la vida, es a lo único que no podemos renunciar, a los hijos no; ellos vienen a nosotros y tenemos la obligación de formarlos.


 

Universidad Autónoma de Bucaramanga - UNAB | Avenida 42 No. 48 – 11 | PBX (57) (7) 643 6111 /643 6261 | Centro de Contacto: 018000127395
Bucaramanga - Colombia | Aviso de Privacidad | © Todos los derechos reservados

Optimizado para 1024x768 px.