Nuestros sitios Escríbenos Trabaje con nosotros English version

  unab
Ciudad
  Abril 23 de 2007

Los ermitaños de Piedecuesta: De la vida civil al 'monte? de Dios
Hombres y mujeres que viven en soledad ofrecen apoyo espiritual a toda persona que se acerca a su comunidad.
/FOTO JULIÁN ESPINOSA
Consulta la GaleríaConsulta la Galería
Los ermitaños de Piedecuesta: De la vida civil al 'monte? de Dios

Desde una monta?a cerca de Bucaramanga, un grupo de personas que viven en oraci?n y soledad convocan cada fin de semana a decenas de fieles cat?licos para que tengan una experiencia diferente a la de su vida cotidiana, un momento de paz,? reflexi?n y penitencia.

Por Juli?n Espinosa
jespinosa2@unab.edu.co
??El Esp?ritu Santo llev? a Cristo al desierto para que hablara con Dios en soledad, es ah? cuando su padre le habl? al coraz?n tiempo antes de su crucifixi?n. Por esta raz?n nos alejamos del bullicio y preocupaciones propias del mundo de la carne, para poder escuchar la voz de Dios en nuestro coraz?n. Nosotros hacemos lo mismo, vivimos en soledad orando por las almas de todos los mortales?, afirma la hermana Lucero Cristo del Alma.

Ella hace parte de la comunidad de Hermanos Ermita?os del Padre Celestial, que viven en peque?as caba?as en una monta?a de la vereda El Granadillo, en Piedecuesta.

Esta comunidad resulta ser un atractivo m?s para algunos santandereanos y for?neos que desean tener un d?a de reflexi?n religiosa e incluso de descanso terap?utico. Los visitantes llegan con el inter?s de participar en las eucarist?as de tres horas que se realizan en las? ma?anas y tardes de los s?bados y domingos. Otros llegan desde las seis de la ma?ana para obtener uno de los 300 fichos que se destinan a quienes desean obtener el servicio de confesi?n.

?Nosotros ofrecemos consejer?a espiritual. Primero est? la confesi?n, pero es igual cuando alguien va a entrar a cirug?a para que el m?dico ayude a sanar los males, la persona necesita una posterior orientaci?n y ayuda. En eso consiste la consejer?a, en la orientaci?n posterior al sacramento de la confesi?n, y as? la persona puede reencontrarse para seguir por los caminos del Se?or?, agrega la hermana Lucero.?

El lugar tambi?n ofrece al p?blico servicio de venta de libros, videos, casetes, im?genes religiosas, cafeter?a y restaurante con productos cultivados y preparados por ellos mismos, para obtener ganancias que cubran los gastos de la comunidad.

Seg?n los monjes, son mejores los productos org?nicos utilizados en los platos vegetarianos que ofrecen con gluten, como suplemento de la carne.

El encuentro en el silencio?
Hay personas que deciden llegar a pie durante una hora de camino hasta la cumbre donde viven los Ermita?os. Otra opci?n es tomar un bus que se ubica al lado del Instituto Colombiano del Petr?leo, ICP y que, por un valor de 1.100 pesos, en s?lo quince minutos lleva a los peregrinos hasta la entrada a este mundo de lo espiritual.?

La comunidad fue tra?da a Santander desde B?lgica por el padre Antonio Lootens, el llamado monaguillo del Padre P?o, quien fuera el fundador de la comunidad, a comienzos del Siglo XX. El Padre P?o est? en el proceso de ser beatificado por el Papa Benedicto XVI.

El padre Antonio es un belga que lleg? a Piedecuesta en los a?os 90, invitado por el entonces arzobispo de Bucaramanga, monse?or Dar?o Castrill?n Hoyos. En la actualidad? coordina y orienta el rumbo de la comunidad. ?l estableci? las normas entre los monjes, mientras que la hermana Lucero determina establece las reglas para las religiosas que, en un espacio independiente, tambi?n se dedican a la oraci?n.

Las normas de la vida de este monasterio conformado por m?s de 80 personas, incluyen horarios para cada labor, las capacitaciones que se deben recibir, as? como los permisos y la forma de establecer la jerarqu?a de los superiores y la constituci?n que rige actualmente a los Ermita?os.

?Somos una comunidad contemplativa en la que nuestro carisma est? fijado en un reglamento: de lunes a viernes con una vida de soledad y total entrega, y s?bados a domingos le abrimos las puertas a la comunidad?, expone la hermana Lucero, quien dice que lo m?s significativo de su labor es lograr que cientos de personas lleguen a su comunidad y tengan un encuentro cercano con Dios.

La hermana Lucero en realidad se llama Lucero Colmenares. Esta mujer que es ermita?a desde hace siete a?os se desempe?? como abogada en su vida civil, en un lugar de Colombia que no revel?.

Pero ella no se sinti? conforme con lo que era su vida y por eso dej? todo atr?s, dej? el mundo de las leyes jur?dicas para entregarse al de las leyes religiosas. Ahora, es reconocida con otro nombre porque seg?n ella, cuando no hay un nombre cristiano que defina la personalidad de los seres humanos como cat?licos, hay necesidad de cambiarlo.

Aunque la de los Ermita?os es una comunidad cat?lica que atiende espiritualmente a los fieles, no es una iglesia que administre los sacramentos de bautizo, matrimonio y confirmaci?n, porque no est? autorizada por la jerarqu?a eclesial, por ser este un trabajo de las parroquias, determina la Curia de la Arquidi?cesis de Bucaramanga.

En la actualidad la comunidad tiene como proyecto fundar en Argentina un centro para la formaci?n de ermita?os. Por lo tanto, parte de sus integrantes marchar?n para establecer el fortalecimiento de este centro y as? dar cobertura a otros institutos para que tambi?n puedan desarrollar su propio ?carisma?. Igualmente tienen el proyecto de fundar una comunidad en Pereira.

Un d?a como ermita?o
Los miembros de esta comunidad despiertan a las cuatro de la ma?ana para realizar ejercicios f?sicos y su aseo personal. A las cinco se re?nen para orar ante el ?Sant?simo? y posteriormente hacer la plegaria de la ma?ana que es personal.

A las seis deben asistir a la celebraci?n eucar?stica para despu?s desayunar con alimentos que ellos mismos cultivan en su huerta. Ya cuando son las ocho, se preparan para realizar las respectivas labores en la huerta, la editorial, en la producci?n de objetos religiosos, taller de costura, panader?a, entre otras actividades.

A las nueve regresan a la oraci?n, esta vez para dedicarle tiempo a la Virgen Mar?a hasta el medio d?a. All? se reza el Rosario para retomar las labores hasta las tres de la tarde, momento de rezar el Rosario de la Misericordia. Despu?s de ello, los ermita?os tienen tiempo libre para almorzar y hacer las labores personales.

Cuando anochece se vuelven a recluir, como llaman ellos al h?bito de aislarse en la respectiva ermita -peque?a capilla o santuario- para as? poder orar hasta las ocho de la noche. Terminada la jornada, se puede descansar despu?s de un d?a de entrega ?por la salvaci?n de las almas de todos los mortales?, como lo tienen establecido por regla de la comunidad.

?Cuando una vasija se llena, se tiene que vaciar y compartir con los dem?s, o pierde su contenido. Por esta raz?n, en la semana permanecemos recluidos en una entrega total al Se?or Jes?s y atendemos a la comunidad los fines de semana?. As? justifica la hermana Lucero Cristo del Alma el hecho de ser Ermita?os y de no abrir f?cilmente las puertas de la comunidad a la sociedad, aunque todos los d?as oren por ella.

Responsabilidades de la vida de oraci?n
La Comunidad de Hermanos Ermita?os del Padre Celestial es sujeto de rechazo y cr?ticas por las actividades que hace, especialmente por su encierro voluntario, a pesar de que se mantienen vinculados al mundo con sus actividades de comunicaci?n, especialmente mediante el uso de la televisi?n.

En realidad, la comunidad est? conformada por diferentes institutos, como son los hermanos ermita?os, los comunicadores y los samaritanos, explican sus miembros.
Quienes se caracterizan por tener un carisma de orden contemplativo son los ermita?os, es decir, se dedican a la oraci?n, penitencia y reflexi?n silenciosa.

De hecho, ellos viven en soledad, buscan el silencio de la naturaleza para realizar adoraciones eucar?sticas, sacrificios que incluyen ayuno y penitencia. Esos sacrificios, seg?n ellos, son para todas las almas sin importar su condici?n religiosa. ?Para que esas personas reciban la gracia de la bendici?n, se necesita que otras personas oren por ellas, eso es lo que nosotros hacemos?, afirma la hermana Lucero.

Hay otros institutos que son de vida activa, como es el caso de las comunicadoras y comunicadores. Como su nombre lo indica, son personas que se dedican a los medios de comunicaci?n para enviar mensajes religiosos a todo el mundo.? Sus integrantes realizan producciones en radio y televisi?n, con apoyo de la Madre Ang?lica, fundadora y actual directora de la primera red de comunicaci?n social cat?lica v?a sat?lite en todo el mundo Global Catholic Network, EWTN.

Los Samaritanos son quienes ejecutan labores en el ?mbito de la salud y tienen como eje central establecer una vida sana en la comunidad. Mediante la medicina natural pretenden que las personas se curen de las enfermedades que pueden padecer. Incluso afirman tener testimonios de personas que se han sanado gracias a una alimentaci?n natural.



 

Universidad Autónoma de Bucaramanga - UNAB | Avenida 42 No. 48 – 11 | PBX (57) (7) 643 6111 /643 6261 | Centro de Contacto: 018000127395
Bucaramanga - Colombia | Aviso de Privacidad | © Todos los derechos reservados

Optimizado para 1024x768 px.