Desde el año 2002, cuando la obtuvo por primera vez, el programa de Derecho de la Universidad Autónoma de Bucaramanga ha renovado satisfactoriamente la acreditación de Alta Calidad que otorga el Ministerio de Educación Nacional. La más reciente se entregó en 2016 por un término de cuatro años.

Durante esos 16 años, el programa se ha destacado por la consolidación de un núcleo de profesores con formaciones académicas superiores y de diferentes niveles de formación: profesional, maestría y doctorado. Además, cuenta con dos grupos de investigación calificados por Colciencias y con una amplia oferta de posgrados (17 especializaciones y 4 maestrías) que les permite a los estudiantes complementar su formación.

En 2019, la apuesta es renovar su acreditación, y para ello el programa ha realizado un proceso de constante autoevaluación en el que trabajan directivos, profesores y estudiantes, cuyos resultados deberán registrarse en un informe que debe ser entregado al Ministerio en mayo del presente año.

“Renovar la acreditación es importante porque es la expresión de una calidad del proceso educativo en el que estamos empeñados. Porque además de ser un instrumento para que el Estado siga reconociendo la calidad de nuestro programa académico, es una ocasión para seguir comparando la formación que impartimos con la que reconocen como válida y deseable los pares académicos, quienes, por poseer las cualidades esenciales de la comunidad académica que detenta un determinado saber, son los representantes del deber ser ante la comunidad”, señaló Jorge Eduardo Lamo Gómez, decano de la Facultad de Ciencias Políticas y Jurídicas.

Un programa acreditado obtiene reconocimiento nacional y abre puertas a los estudiantes para recibir becas y disfrutar de convenios nacionales e internacionales, entre otras ventajas.

“En este tiempo hemos reforzado los procesos de investigación y de formación de los docentes. La facultad también realizó una evaluación de su programa y planteó una reforma teniendo como base criterios de flexibilidad y demás”, indicó Lamo Gómez.

Agregó, que actualmente “se está trabajando en una oferta de nivel de maestrías, la consolidación de esto, que trae consigo la investigación formativa y procesos de investigación, queremos llevarla hacia el doctorado y para eso estamos en la búsqueda de un aliado estratégico internacional”.

En total son 10 los factores que tienen en cuenta para la autoevaluación: impacto de los egresados en el medio; investigación, innovación y creación artística y cultural; visibilidad nacional e internacional; recursos físicos y financieros; procesos académicos; organización, administración y gestión;  bienestar institucional; misión, proyecto institucional y del programa; estudiantes y profesores.

Tabla Técnica