Por Yecid Alfonso Muñoz Maldonado

Docente del programa Ingeniería en Energía de la UNAB

ymunoz294@unab.edu.co

Para nadie es un secreto los estragos que está generando el calentamiento global, asociado al incremento de la temperatura de la Tierra que actualmente llega a un orden de 1,2 °C frente a los períodos preindustriales. Reducir las emisiones de CO2, principal causa de este desastre climático, a través de una transición energética debe ser una de las prioridades de la sociedad para los próximos años.  

Colombia adquirió compromisos para la reducción de emisiones de CO2 en el Acuerdo de Cambio Climático firmado en París en 2015 (COP 21), y ya cuenta con una hoja de ruta orientada al desarrollo de la transición energética.

De ahí la urgencia y el imperativo de formar profesionales capacitados para impactar en la transición energética.

Desde el programa de Ingeniería en Energía UNAB, hemos trabajado en formar profesionales capaces de impactar en la transición energética planteando soluciones que van desde la generación de energía limpia, su transporte y distribución óptima, hasta estudios aplicados que permiten reducir los consumos en las industrias o evaluar la viabilidad de los vehículos eléctricos.

Hemos propendido hacia una teoría que no se quede en el aula y llegue a impactar en los sectores que lo requieren. Importante hacer hincapié en proyectos como el Programa de Evaluación Energética Industrial (PEVI), desarrollado en conjunto con la Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial (Onudi) y la Unidad de Planeación Minero-Energética (UPME), por un grupo conformado por docentes, alumnos y egresados que intervino más de 15 empresas de la región con el fin de identificar oportunidades de mejora que les permitiesen reducir el consumo de energía en sus procesos.

Uno de los proyectos a los que aportamos desde la UNAB fue el estudio para la implementación de taxis eléctricos en Bucaramanga. En este trabajo se contrastaron los costos y otras variables para un vehículo eléctrico homologado para taxi en la ciudad y así poder determinar las bondades financieras de invertir en estos últimos. Se espera que el proyecto desemboque en un piloto de taxis eléctricos.

Equipo del Programa de Evaluación Industrial – PEVI de Ingeniería en Energía UNAB. / Foto suministrada.

Así mismo, se ha realizado estudios para reducir el consumo energético en entidades públicas como la Gobernación, la Dirección de Tránsito y la Alcaldía. En esta última, ya se licitó la implementación de un sistema fotovoltaico en las terrazas del edificio que ocupa la administración municipal, liderada y asesorada por graduados, alumnos y docentes de la UNAB.

Cerca del 80 % de nuestros profesionales participan de procesos relacionados con la transición energética. En el sector de las zonas alejadas donde no es posible contar con la red eléctrica, denominadas Zonas No Interconectadas (ZNI), los ingenieros en energía de la UNAB son protagonistas de la transición energética.

Con ellos empezamos trabajando con proyectos de grado que luego pasaron a ser proyectos de investigación financiados con fondos de la universidad, con el fin de desarrollar metodologías orientadas a incorporar fuentes renovables en estas zonas y hacer más eficiente el consumo de energía.

Varios de ellos han sido en colaboración con empresas que desarrollan los proyectos en estas zonas, y en algunos casos los alumnos han llegado a sustentar sus propuestas en Bogotá ante el Instituto de Planificación de Soluciones Energéticas (IPSE) adscrito al Ministerio de Minas y Energía. Actualmente, cerca de 15 graduados están vinculados a esta entidad, liderando, estructurando y evaluando proyectos.

Es el caso de Jorge Núñez, quien afirma que gracias a los conocimientos adquiridos ha podido participar en el desarrollo de proyectos de electrificación con soluciones energéticas confiables y sostenibles en ZNI de Colombia. “Esto ha impulsado el desarrollo de las economías locales con la transformación de su entorno e impacta de manera positiva en el mejoramiento de la calidad de vida de quienes integran estas comunidades”, dice.

Otros graduados se encuentran formando parte de grandes empresas del sector energético, como Daniela Zuleta, que labora para el operador del mercado eléctricos del país XM; Sebastián Prada, que formó parte del primer parque solar de Colombia mayor a 10MW y ahora es líder en operación y mantenimiento en una de las empresas desarrolladoras de proyectos de energía solar más grandes del país; o María de los Ángeles Pinto, que lidera e impulsa en Ecopetrol el proceso de transición energética y sostenibilidad con empresas asociadas, para cumplir la meta corporativa de incrementar la capacidad de autogeneración mediante energías renovables, mejorar la eficiencia energética y lograr una descarbonización en las operaciones.

Otros ingenieros en energía con sello UNAB, han tomado el camino del emprendimiento apostándole a la creación de empresas, como es el caso de Sebastián Gutiérrez Nocua, cofundador de Geenera, una organización de alta ingeniería colombiana dedicada a la gestión, estructuración y puesta en marcha de proyectos en energía renovables, referente en la implementación de proyectos de energía solar fotovoltaica en la región.

En cuanto a la producción científica, hemos logrado publicaciones en revistas indexadas en la base de datos Scopus, así como la presentación de seis solicitudes de patente en el campo de las energías renovables, contando con jóvenes investigadores como Miguel de la Rosa García, quien afirma que ha tenido la oportunidad de brindar soluciones energéticas desde un enfoque innovador y sostenible.

La transición energética es inminente y es un honor para la Universidad estar formando a los líderes de este cambio a través de su programa de pregrado, la maestría en Ingeniería en Energía y la especialización en Gerencia de Recursos Energéticos.

Jorge Núñez, graduado del programa de Ingeniería en Energía UNAB, en Instalación Fotovoltaica Isla Fuerte (Bolívar) / Foto suministrada.

Más artículos de esta edición

Tres mosqueteros para salvar un río

Tres mosqueteros para salvar un ríoHasta la inteligencia artificial (IA) está siendo utilizada por un equipo de investigadores liderado por Unisangil, que hace un diagnóstico y busca soluciones para...

leer más

Artículos de otras ediciones

Un rara avis nocturno

Un rara avis nocturno

A la par que cursa octavo semestre de Derecho en la UNAB, Andrés David Galindo Rey ha hecho cerca de doscientas mil fotografías de naturaleza, cuatro de las cuales fueron escogidas para el próximo...

leer más
A salvo del olvido

A salvo del olvido

Tras el fallecimiento del maestro colombiano Blas Emilio Atehortúa Amaya en 2020, la  violonchelista y musicóloga Johanna Calderón Ochoa se dio a la tarea de gestionar su fondo documental compuesto...

leer más