Ser bilingüe no es un reto sino una necesidad

Sep 4, 2007 | Institucional

Gladys Sofía Herrera-Gurulé, egresada de la Facultad de Educación de la UNAB, estuvo en la Universidad los días 27 y 28 de agosto para ofrecer conferencias e intercambiar experiencias con docentes y estudiantes de dicho programa.

Afirmó que Nuevo México fue el estado pionero en Estados Unidos en materia de legislación sobre educación bilingüe. Allí, desde la edad escolar y hasta el nivel de posgrado, se imparten cátedras y programas completos en inglés y castellano principalmente, pero también en lenguas nativas de los pueblos indígenas de la región.

Herrera Gurulé sostuvo que la enseñanza de otro idioma no se debe centrar en las competencias lingüísticas y de comunicación (hablar, escuchar y escribir) sino en generar competencias de contenido. "El que sepa matemáticas en español, también debe saberla en inglés, si habla de la célula, debe hacerlo en esos idiomas, que los profesionales ejerzan en los dos idiomas. No se trata sólo de hablar en otro idioma, sino de ser competente en su área ya sea salud, ciencias, matemáticas, tecnologías, etc.".

¿Qué se necesita para llegar a ese estado de bilingüismo? Profesores que puedan enseñarlo; ese es el reto que tenemos no sólo en Estados Unidos sino en todo el mundo, poder enseñar contenidos en las diferentes etapas de la formación. En Nuevo México por ejemplo, los estudiantes cursan un año Biología en español y al siguiente en inglés, entonces ahí van adquiriendo la competencia. La intención no es traducir, porque ese es el "crimen" más grande contra la educación bilingüe porque el estudiante entonces espera a que le hablen en la lengua que conoce.

Usted dice que Nuevo México no goza del "prestigio" y de los recursos de otros estados; sin embargo, es pionero en legislación y educación bilingüe y multicultural. ¿Cómo ha influido esto en el desarrollo de la región? Tenemos personas que son producto de los programas bilingües de Nuevo México con cargos muy altos en otros estados, en cargos públicos, en grandes empresas privadas, tengo amigas que están trabajando con el gobierno en Washington, etc. Aunque económicamente no se ve ?si nos referimos al presupuesto gubernamental porque hay estados que reciben más dinero?, la riqueza de Nuevo México está en esa pluralidad cultural, en su gente.

Hablar de bilingüismo en un país con tantas culturas como Estados Unidos es algo lógico, pero ¿cómo tratar el tema en Colombia o en Latinoamérica donde la tradición cultural pesa tanto? No es un proceso fácil porque es tratar de cambiar esquemas tradicionales de educación; por eso debemos ver simplemente las ventajas del bilingüismo, no es un reto, sino una necesidad. Debemos empezar a educar a nuestra gente, padres de familia, profesores y profesionales sobre la importancia que tiene el hablar otra lengua, no sólo por los consabidos beneficios económicos, sino para el desarrollo personal.

Vea la nota completa en Vivir la UNAB Edición 259.

Ir al contenido