Abogado de la UNAB en la Corte Internacional de Justicia

Ago 8, 2005 | Institucional

Por Édgar Alfonso
En el principal órgano judicial de las Naciones Unidas trabaja Carlos
Fernando Bohórquez, de 27 años. Bohórquez, egresado de
la Facultad de Derecho de la UNAB, realiza desde hace dos semanas una pasantía
en la Corte Internacional de Justicia de La Haya, Holanda. Este organismo es
el encargado de resolver las disputas legales entre Estados de acuerdo con el
derecho internacional y dar opiniones consultivas sobre cuestiones legales ante
la ONU.

"Es una gran noticia para la Universidad. Carlos Fernando es cumplido,
dinámico e inquieto académicamente", asegura Aída
Fernández de los Campos, directora del Centro de Estudios Latinoamericanos,
en donde Bohórquez realizó su práctica de Consultorio Jurídico
IV.

Bohórquez se graduó como abogado en 2003 y viajó a París
(Francia) a estudiar Lengua y Civilización Francesas en la Universidad
de la Sorbona. En 2004 inició un máster en Derecho Internacional
Público en la Universidad de París II, Pantheón Assas.
Al final de la especialización solicitó una práctica en
la Corte y en el mes de julio fue aceptado. Según cuenta, en menos de
una semana tuvo que viajar a La Haya para empezar su trabajo.

"En la Corte hay representantes de todas las regiones del planeta. Tener
la oportunidad de representar a América Latina y Colombia es un gran
orgullo y responsabilidad. Somos un equipo de tres practicantes en el Departamento
Jurídico de la Corte, cada uno en cuestiones diferentes. En mi caso,
trabajo en la oficina del secretario general, Philippe Couvreur, oriundo de
Bélgica", explica. "Es una gran oportunidad de aprender y estar
en la Corte trabajando al lado de gente tan respetada y con una trayectoria
en el campo del derecho internacional tan importante", agrega.

En La Haya también tienen sede varias organizaciones no gubernamentales
reconocidas y otros organismos judiciales del sistema de Naciones Unidas, como
la Corte Penal Internacional, el Tribunal Internacional de Arbitramento y el
Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia. "Hay un ambiente
muy interesante para aprender. La agenda de seminarios, coloquios, conferencias
es bastante amplia", comenta Carlos Bohórquez, quien en dos meses
terminará su pasantía.

Ir al contenido