Celina, seducida por Banner

Dic 13, 2010 | Institucional

Por Pastor Virviescas Gómez
Como si fuera ayer, María Celina Torres Serrano recuerda con certeza que fue la fecha del lunes 10 de abril de 1989 su primer día de trabajo en la UNAB.

Desde ese momento han pasado más de 21 años de trabajo en nuestra Institución de una zapatoca que orgullosa mostraba por aquellos días su ‘poderoso’ computador Wang y luego su Tandy (una pieza más del Anticuario ubicado en el parqueadero-bodega).

Consagrada a sus labores, María Celina fue hasta el pasado 30 de noviembre una de las más frecuentes ‘habitantes’ del Edificio Administrativo debido a sus labores como Jefe I de Tecnologías de Información y Comunicaciones. De día y de noche, fines de semana o ‘puentes’, esta ingeniera tuvo sobre sus hombros la misión, entre otras, de implementar el Banner Académico y de Finanzas en 2002 y 2004 -respectivamente-, ese ‘monstruo’ que facilitó la operatividad en los procesos de la UNAB, así siga provocando dolores de cabeza entre quienes tenemos sueños con Fuoper y Dcun, dos de los tantos términos técnicos que ya son parte del lenguaje de la Institución.

María Celina, que lidió con Cobol, RPGII, Dbase, Clipper, Pascal y PS/SQL (lenguajes de programación) y que no se dejó asustar por las salamanquesas que salen de la oscuridad a confundirse con seres de otras dimensiones, es desde el pasado 1 de diciembre la nueva ‘Consultora Power Campus’ de Sungard Higher Education, una multinacional estadounidense con sede en Filadelfia, a donde María Celina deberá ir con alguna frecuencia.

Esa firma es la propietaria del Sistema Banner y ella se encargará específicamente del área educativa, viajando a donde la llamen y de paso acumulando millas.

De la UNAB se lleva los mejores recuerdos y amigos, como que fue aquí donde por voluntad del entonces rector Gabriel Burgos Mantilla pudo cursar el programa de Ingeniería de Sistemas, en el que se graduó en 1997 con las mejores calificaciones y media beca que se convirtió en completa, sin contar la Maestría en Administración que finalizó años más tarde.

Recordará con nostalgia esas épocas de programadora de sistemas con que se inició en nuestra Institución y no dejará de valorar las oportunidades que aquí se le brindaron a ella y a sus hijos, porque Carolina se gradúa este 17 de diciembre como productora en artes audiovisuales y Julián David está empezando el bachillerato en el Instituto Caldas.

Extrañará a todos sus compañeros de actividades, con quienes ‘orquestó’ una de las dependencias con más ánimo a la hora de celebrar un cumpleaños o instalar las luces y arreglos navideños.

Su sucesor en el cargo es el ingeniero Carlos Alberto Oyola Moreno, con quien hizo el empalme y compartió algunos de los secretos para lucir serena y sonriente, sin importar el volumen y magnitud de las tareas.

Ir al contenido