Dos vidas dedicadas a la docencia

Oct 13, 2006 | Institucional

Los directivos de la Universidad les entregaron la distinción "Reloj Solar", una réplica de la obra del escultor mexicano Miguel Peraza que está ubicada en el Centro de Servicios Universitarios (CSU).

Rodríguez Rodríguez inició su labor docente en 1951 y seis años más tarde, uno de los fundadores del Instituto Caldas, Carlos Gómez Albarracín, lo contrató como profesor del Colegio. Hoy, a escasos meses de cumplir las bodas de oro en la Institución, se desempeña como coordinador de Bienestar Estudiantil.

"Agradezco a los directivos de la Universidad y a quienes me permitieron hace 50 años vincularme a un pequeño colegio que hoy está convertida en una gran institución a la que llevo muy dentro de mi corazón, allí han transcurrido mis mejores días, entregado a mi labor como docente y a mi deber como persona. A este colegio lo vi nacer, formé parte de su crecimiento y hoy produce los más bellos frutos que en el medio educativo podemos cosechar: un colegio de renombre, consolidado, de excelentes calidades académicas y humanas, por eso me siento orgulloso de decir: soy Caldista", dijo.

Por su parte, Gómez Ortiz es egresado de Administración de Empresas de la UNAB, Facultad a la que se vinculó como docente en 1979. Es magíster en Administración UNAB-Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (México).

"Agradezco de todo corazón a los directivos de la Universidad y de mi Facultad, y a todos ustedes colegas y compañeros en este viaje de la vida. Agradezco el honor que hoy me hacen y lo acepto en representación de tantos otros colegas docentes que a diario cumplen esforzadamente con su trabajo honesto, con amor y dedicación, y con resultados excelentes en ese noble oficio de la docencia que más que una profesión es una pasión y una verdadera vocación", fueron algunas de las palabras expresadas por Gómez.

El vicepresidente de la Junta Directiva de la Universidad, Alfonso Gómez Gómez, en su discurso de presentación de la distinción, les dijo a los profesores presentes en el Auditorio Mayor: "Construir sociedad es asegurar el futuro y el futuro es el tiempo en que ustedes van a pasar la mayor parte de sus vidas. Ustedes tienen que ser constructores de sociedad, mucho más hoy, en la hora de ahora, cuando hay propuestas de destrucción de esa sociedad (…) La sociedad toda espera mucho de ustedes, en la acción solidaria y en el buen ejemplo de sus acciones".

La labor de los docentes también fue elogiada por el rector, Gabriel Burgos Mantilla. "Estamos reconociendo a las mejores personas de la Universidad en una labor tan difícil y a veces tan poco reconocida como es la docencia. Ellos son un modelo de vida, de abnegación, de entrega en esa tarea tan meritoria. Uno sólo puede reconocer la verdadera importancia de la docencia, cuando con el transcurrir de los años uno aprecia la labor del maestro y Emiro y Álvaro son ejemplo de eso".

La vicerrectora Académica, Eulalia García Beltrán, dijo que la elección de los docentes excelentes fue fruto de una evaluación hecha a todos los profesores desde las miradas del alumno, de ellos mismos y sus decanos o directores de Departamento. "Los elegidos tienen la misión de ser los guías para sus colegas, de demostrar con su trabajo esas pautas para hacer una excelente labor docente", dijo.

Vivir la UNAB pasó al tablero a los profesores distinguidos, quienes hablaron de su profesión, anécdotas y demás curiosidades de su quehacer. Para conocer la entrevista, puede hacer clic aquí.

Ir al contenido