El mejor juez de Bucaramanga es docente de la UNAB

Nov 21, 2005 | Institucional

Por Édgar Alfonso
La eficiencia de Jaime Puentes Torrado para impartir justicia en medio de un
sistema congestionado y sin recursos lo hizo merecedor del título de
mejor juez del Distrito de Bucaramanga, que incluye casi la mitad de los despachos
de Santander.

Según él, ser juez implica una carrera contra el tiempo, pues
en un año se deben manejar 2.600 procesos en promedio, de los cuales
1.300 deben solucionarse, pero asegura que en su caso aplica fórmulas
empresariales para mantener sus metas de producción. “Siempre he
visto el juzgado como una empresa desde el punto de vista de la gestión,
donde el principal recurso lo conforman los seres humanos. Lo fundamental es
explotar al máximo las fortalezas de mis empleados”, comenta.

Puentes, de 42 años de edad, lleva 16 como juez civil municipal del
Circuito de Bucaramanga y desde hace 13 dicta clases en la UNAB, donde se graduó
como abogado en 1989. En la actualidad imparte cursos en las especializaciones
en Derecho Penal y de Familia y además forma parte de los 12 profesores
en proceso de formación como doctores en Derecho General y Comunitario
con la Universidad de Alcalá (España).

Su segunda pasión es la psicología, ya que entender las razones
que motivan los comportamientos de las personas es clave para su oficio. Por
eso en 2001 terminó de cursar un pregrado a distancia en esa área
ofrecido por la Universidad Nacional. “Administrar justicia implica solucionar
problemas sociales y para mí es un aprendizaje diario sobre fenómenos
sociales que inciden en los comportamientos humanos y en muchos de los conflictos
que uno ve en el país”, sostiene.

Para Puentes, su trabajo no es muy bien agradecido. “La responsabilidad
del cargo es alta, pero el reconocimiento por parte del Estado es mínimo.
Siempre hemos sido la ‘Cenicienta’ de los poderes públicos
y eso es evidente en el presupuesto que se asigna a la Rama Judicial y el trato
que se le da a los jueces”. Pero dice que sigue en su despacho todos los
días de 7:30 a.m. a 4 p.m. porque a los problemas del país les
hacen falta soluciones.

Ir al contenido