Estudiantes se enfrentan a Cruce de caminos

May 2, 2005 | Institucional

Por César Baeza Hidalgo

En cuarto semestre de Comunicación Social se dicta el Seminario de Cultura Regional que integra tres materias: Redacción de textos periodísticos y organizacionales, Antropología, y Comunicación y Diversidad Cultural, cuyo producto final es la producción de la Revista Cruce de Caminos, que presentará su segunda edición como trabajo final de este semestre.

Producir la revista, hasta la etapa de diseño, además de cumplir el objetivo de poner en práctica los conceptos teóricos que aprenden en las materias, ha puesto a reflexionar a los estudiantes sobre el tipo de profesionales que quieren y pueden llegar a ser. En ese sentido el producto final del Seminario cumple con ser un Cruce de caminos.

La revista se llama así porque da cuenta de varios aspectos de la vida en Barbosa (localidad de Santander), "que es un cruce de caminos, y ha sido un espacio en que los estudiantes se han enfrentado a integrar lo teórico con lo práctico", dice Edward Bacca Marín, docente de la cátedra de Comunicación y Diversidad Cultural y coordinador del Seminario.

Los estudiantes viajaron a Barbosa luego de prepararse teóricamente y este ha sido, en muchos casos, su primer contacto con las fuentes directas y del ejercicio periodístico, lo cual los ha enfrentado, en algunos casos, a definir su vocación y el énfasis de la carrera que esperan seguir. "Esta materia me ha servido para definir mi vocación de periodista y el trabajo en campo me ha permitido tener la experiencia de salir a buscar una nota, hacer las entrevistas y darme cuenta de que eso es lo que quiero hacer en la vida", dice Jhon Edward Chacón, estudiante del Seminario.

El caso contrario se da con Paola Roa Rueda, quien dice que entró a la carrera pensando que quería ser periodista, pero prefiere inclinarse por el énfasis organizacional que ofrece su Facultad.

"En el seminario aprende uno a trabajar en equipo, porque pasamos juntos las 24 horas del día y si no nos tolerábamos iba a ser insoportable. Se aprende a convivir y a aportar sus habilidades para lograr un fin común", asegura la estudiante Silvia Blanco Díaz, "además salir a terreno le ayuda a uno para darse cuenta que en las situaciones más incómodas y en los lugares más horribles hay historias qué contar, lo que lo anima a uno a seguir trabajando", agrega.

Paola Villamizar Rivera, por su parte piensa que por primera vez se enfrentaron a la experiencia "de darnos cuenta si servimos para el periodismo o no, porque tuvimos que tomar decisiones que nos obligaron a sintetizar todo un mundo, porque nos dimos cuenta que Barbosa no es sólo un pueblo sino un mundo".

Ir al contenido