Internet visto por un experto

May 18, 2009 | Institucional

Por Pastor Virviescas Gómez

El jefe de contenidos de eltiempo.com les dice a los nuevos periodistas: ¿Preocúpense por escribir bien y después miren si les quedó bonito¿.

Consejo que Jaime Ernesto Dueñas complementa con la advertencia de que escribir para medios en Internet requiere de unas técnicas, un lenguaje, unas herramientas y una disposición particulares que varían respecto a la manera tradicional de hacer periodismo.

Invitado especial a la celebración de los primeros siete años de vida del Periódico 15, Dueñas realizó el pasado viernes 15 de mayo la charla ¿Periodismo en Internet¿ y luego atendió las inquietudes de Vivir la UNAB, no sin antes precisar que en la red hay que dejar que el lector decida qué información quiere tener y en qué orden la quiere leer.

 ¿Qué es eltiempo.com en cifras?

Es el portal de noticias más visitado y más importante en Colombia, con más de cinco millones de visitantes únicos al mes.

 ¿Quiénes lo consultan?

Un 70 por ciento de la gente en Colombia y 30% en el exterior; gente que no necesariamente está accediendo al periódico impreso sea por cuestiones de presupuesto o porque quiera estar más actualizada en el transcurso del día. La información de El Tiempo impreso se lleva a eltiempo.com pero evoluciona; no está estática todo el tiempo.

 ¿Estamos ya en la era de consultar la información en la red y no en un papel impreso?

Están coexistiendo los dos esquemas. Hay gente que consulta los dos medios por facilidad de horarios o por otras razones, pero ya no es un futuro lejano en el que algo va a pasar. Estamos en esa era y la prueba es que en Estados Unidos algunos periódicos han tenido que cerrar. En otros países este fenómeno no se ha dado tan fuerte, pero la disminución de la circulación sí demuestra que estamos metidos más en el mundo de Internet. Ahora, hay que ver cómo nos genera plata.

 ¿Los usuarios de el tiempo.com leen u hojean?

Si les interesa lo suficiente leen. La gente que entra a eltiempo.com y a los portales informativos en general va en busca de información, no a ver qué encuentra. Cuando encuentran lo que realmente necesitan lo leen. Hay teorías con respecto al hojear y al escanear, que sí es una práctica habitual en los usuarios, pero cada vez leen más.

 ¿Los nuevos periodistas están capacitados para estos nuevos lenguajes y formatos o todavía es algo exótico?

Están capacitados accidentalmente. A través de lo que ven en su formación en áreas como radio y televisión están en capacidad de generar formatos propios para Internet, pero todavía les falta el toque de Internet específicamente.

 ¿Los dueños del Planeta se interesan por eltiempo.com o lo ven como una cosa de ¿loquitos¿?

Se interesan y mucho, y la idea es ver cómo cada vez este negocio se puede volver más rentable, porque aunque en este momento es muy exitoso en términos de tráfico y visitas, el factor económico no es el que más apoya la operación. Les interesa porque sí es el futuro, pero ya es parte del presente.

 ¿Es responsabilidad exclusiva de los periodistas? ¿Qué ¿pitos tocan¿ los ingenieros y los diseñadores?

Es una tarea de todos: el periodista suministrando el contenido, los diseñadores mirando la mejor forma de mostrarlo, los ingenieros garantizando que la plataforma sea lo suficientemente fuerte y efectiva para que haya disponibilidad las 24 horas del día. Y todos aprendiendo un poco de los demás, porque yo necesito que el diseñador piense como periodista, pero también que desde que piense en la noticia el periodista piense como diseñador, y así todos los actores involucrados.

 ¿Cómo convencer a un periodista experimentado que redacte, tome fotos, elabore infografías, monte audios y edite videos para un mismo medio, todo por los mismos ¿500 pesitos¿?

No pretendemos que todos hagan de todo, porque eso va más en la inquietud de la gente. Si yo como periodista quiero ofrecer mejor información a mi audiencia, tengo que convencerme de que la manera de hacerlo es presentándosela de la mayor cantidad de formas posibles y de las maneras más agradables. Hay que hacer un esfuerzo como empresa para decirle esta es la mejor manera y tiene estos recursos, vamos a capacitarlo, pero eso es algo de lo que termina convenciéndose cada periodista.

 ¿El afán de informar que tienen quienes están al frente de los portales de noticias les da licencia para ocultar tantos errores de ortografía y de fondo?

Es probable que permita ocultarlos, pero eso no justifica que se cometan los errores ni hace que el error no se haya cometido.

 ¿Qué les dice a quienes creen que la cosa es tan fácil como copiar a la Internet un texto al pie de la letra?

Ese es el 5 por ciento de lo que está pasando en Internet hoy día y hay que ver cómo se mueven las redacciones de Internet de los periódicos para llevar cada vez más información y más actualizada a la gente. En La Nación -de Argentina- por ejemplo, tienen a 70 personas dedicadas a proveer contenido exclusivamente para Internet. No creo que se necesiten 70 personas para copiar la información del impreso a Internet.

 ¿Este mundo está lleno de gente sobre informada o de ignorantes?

Está lleno de gente que sabe un poquito de todo, pero no mucho de nada.

¡Feliz cumpleaños! 

¿Nos regocija el séptimo cumpleaños de 15, que se ha venido posicionado en Bucaramanga y su área metropolitana como un medio serio e independiente, hasta el punto que sus lectores reclaman cada edición del periódico¿.

Con estas palabras, el rector de la UNAB, Alberto Montoya Puyana, se sumó a la celebración de esta publicación hecha por estudiantes y profesores de Facultad de Comunicación con el soporte de la Oficina de Comunicaciones y Prensa de la Universidad.

Dijo el rector que 15 es una demostración más del compromiso que la UNAB tiene con la sociedad santandereana y con el sector productivo del departamento, dentro de la estrategia de formar profesionales óptimamente capacitados y útiles a la comunidad. ¿15 juega un papel muy importante dentro de este proceso¿, afirmó Montoya Puyana y felicitó al director de la publicación, Javier Sandoval Montañez y a sus colaboradores.

Ir al contenido