La acreditación se socializa en Medicina

May 27, 2005 | Institucional

Para Giraldo hay diferencias claves entre un proceso de acreditación para Medicina y los de otras carreras, porque “éste implica procesos académicos diferentes principalmente en lo relacionado con la formación alrededor del servicio, de las prácticas formativas y de la experiencia de carácter tutorial que debe tener el estudiante; así como el rol del docente implica unos espacios de interacción diferentes en forma e intensidad”.
Sin embargo, aclaró que el proceso de Medicina, aunque diferente por sus características formativas, no puede ser separado de las directrices institucionales que existen en la UNAB sobre acreditación y debe tener en cuenta las experiencias que han realizado otros programas de la Universidad y aún otras facultades de la región, como la UIS.
Explicó que al modelo de autoevaluación y autorregulación para programas del área de la salud que existe desde el 2002 y que se venía aplicando en este tipo de procesos, recientemente se le hizo una actualización, que incluyó nuevos factores y características de evaluación, más 59 indicadores, el cuál está siendo estudiado por el Consejo Nacional de Acreditación (CNA). Este modelo ajustado será una de las guías de trabajo del Comité de Acreditación de Medicina, que permitirá en un año entregar el documento final que solicita la Acreditación de Alta Calidad ante el CNA.
Precisó Giraldo que el trabajo que se inicia es responsabilidad de toda la comunidad académica de la Facultad de Medicina y debe contar con el apoyo de recursos y de tiempo por parte de las directivas del programa. “Es necesario desarrollar una cultura hacia la evaluación de manera que el proceso redunde en beneficio del programa y no se tome como un requisito a cumplir para una institución de carácter gubernamental. Esta es una herramienta fundamental para iniciar procesos de cambio que todo programa por más bien desarrollado, lo requiere”, puntualizó.

Más información:
calacout@unab.edu.co

Ir al contenido