La música y la UNAB están de luto

Ago 1, 2009 | Institucional

Un infarto fulminante lo arrebató de este mundo en la madrugada del sábado 1 de agosto, cuando se aprestaba viajar en compañía de su esposa Gabriela Echeverry a Zapatoca, municipio que había convertido en su segundo hogar.

El decano de la Facultad de Música de la Universidad Autónoma de Bucaramanga, UNAB, se aprestaba a cumplir 53 años de una existencia dedicada a la música y al goce con sus estudiantes, que hoy lloran su muerte junto a los profesores y amigos que encontraron en ‘Chucho’ -como era más conocido- un tipo jovial, descomplicado, metódico a la hora de sentarse a plasmar una composición, nacido para ser única y exclusivamente: músico.

Rey Mariño se crió en Pamplona (Norte de Santander), estudió en la Universidad Pedagógica Nacional de Bogotá y se formó como pianista y docente. En su extensa trayectoria cabe resaltar la creación y dirección del proyecto Red de Escuelas y Bandas de Música de Medellín, ciudad en la que también es recordado por su vinculación a la Universidad de Antioquia. Con esa iniciativa, “Chucho” alentó a cientos de niños de los barrios marginados de la capital antioqueña, incentivando su talento e inyectándoles otra filosofía de vida.

Recorrió el país como asesor del Ministerio de Cultura en el Programa Nacional de Coros y docente en diversos cursos y seminarios de Educación Musical, siempre pensando en rescatar las raíces y el tesoro musical de su tierra.

En 1996 obtuvo una beca de creación de Colcultura para la realización del proyecto de Negros y Blancos en Blancas y Negras. Fue merecedor del Primer Premio en el VI Concurso Nacional de Composición ‘Carlos Vieco Ortiz’ con la obra Dos Impresiones Andinas para Piano. Es el autor de la serie “Música Maestro”, publicada por Editorial Voluntad. Compuso música incidental para teatro y danza, así como diversas piezas dentro de géneros populares y materiales para el trabajo pedagógico musical.

En Bucaramanga, Rey Mariño se vinculó a la Universidad Industrial de Santander (UIS), donde fue el director de su Departamento de Música y desde 2001 a la UNAB, en la que se desempeñaba como decano de Música desde 2003 al sustituir en el cargo al maestro Sergio Acevedo.

Hasta el viernes en la tarde sus compañeros le vieron activo en sus labores, cargado de carpetas y documentos para renovar la acreditación de su Facultad, que en 2009 precisamente está cumpliendo 15 años de creación, forjando decenas de maestros de música que hoy se destacan a nivel nacional e internacional.

Una de sus más recientes satisfacciones fue la de haber gestionado ante el rector Alberto Montoya Puyana la beca para que el joven Carlos Andrés Quintero -ganador con su requinto del Gran Mono Nuñez- pueda cursar los diez semestres de su formación profesional.

El cuerpo de Rey Mariño es velado en la Funeraria San Pedro, Sala 1, de donde será trasladado al Auditorio Mayor de la UNAB este lunes 3 de agosto a partir de las 8 de la mañana y hasta las 10 a.m., donde permanecerá en cámara ardiente y recibirá un homenaje musical de agrupaciones como el Coro de Comfenalco, El barbero del Socorro y Nocturnal Santandereano, entre otras. Luego será oficiada una misa en su memoria.

Ir al contenido