Periodismo libre en medio del peligro

Abr 28, 2007 | Institucional

Por Pastor Virviescas Gómez

El lanzamiento de la versión 32 del Premio Nacional de Periodismo Simón Bolívar, el pasado 19 de abril en la UNAB, dio pie para que se planteara el debate ¿Prensa libre versus Prensa responsable¿, un tema de primera línea en la Colombia de hoy sacudida por el escándalo de la llamada ¿parapolítica¿.

La introducción corrió por cuenta del ex ministro de Gobierno y vicepresidente de la Junta Directiva de la UNAB, Alfonso Gómez Gómez, quien además de realizar un extenso recorrido desde los orígenes de la prensa, hizo énfasis en que cada periodista debe ser, ante todo, ¿un caballero en el delicado ejercicio de la función pública de informar¿.

Habló de la influencia de la prensa en la democracia colombiana y la necesidad de que haya libertad para ejercerla, aunque resulte incómoda para ciertos gobernantes y autoridades.

Gómez Gómez recordó que la Facultad de Comunicación Social de la UNAB fue creada hace 25 años merced al interés de don Alejandro Galvis Galvis, fundador del diario Vanguardia Liberal, quien donó el dinero del Premio a la Vida y Obra de un Periodista obtenido en 1979. En esa época, Bucaramanga y la región carecían de profesionales formados en las escuelas de periodismo, por lo que la UNAB vino a suplir esa necesidad. A la fecha son más de 1.200 graduados tanto en el área de Periodismo como de Comunicación Organizacional.

Luego intervinieron Margarita Vidal Garcés, directora del programa Versión Libre que se transmite por el Canal Capital, y Roberto Posada García-Peña, columnista y director de las Lecturas de Fin de Semana de El Tiempo, así como de la revista Credencial. Ambos han recibido, entre otras distinciones, el Premio Simón Bolívar a la Vida y Obra y son jurados de la presente versión del Premio, que recibe trabajos hasta el próximo 24 de mayo.

El presidente del jurado, el ex presidente Belisario Betancur, estaba programado que les acompañaría en el foro, pero debido a su presencia en la Feria del Libro de Bogotá, estuvo el día anterior en un conversatorio sobre Gabriel García Márquez (ver páginas 8 y 9).

Vidal inició citando al filósofo francés Albert Camus cuando dijo que el periodismo es el oficio más hermoso del mundo, ante lo que acotó que así lo era ¿antes de que en Colombia empezaran a matar y amenazar periodistas en la forma como lo han venido haciendo en los últimos 30 años¿.

¿En razón de la sinrazón que nos ataca desde todos los ángulos, éste se ha convertido en el oficio más peligroso del mundo por decir la verdad, por hacer denuncias contra la corrupción y contra la política mal entendida¿, dijo Vidal.

Se refirió a un documento de la organización Reporteros Sin Fronteras, según el cual, ¿Colombia puede considerarse uno de los lugares más peligrosos del mundo para los profesionales de la prensa¿, con el agravante de que ¿por consecuencia de la guerra no declarada que se vive en extensos territorios la gente no tiene el derecho a una información veraz y no sólo hay impunidad sino autocensura de los periodistas¿.

Otra particularidad del ejercicio periodístico en este país, según Vidal, es que Colombia es el único lugar del mundo donde un reportero denuncia haber sido amenazado y no tiene la certeza de dónde provino la presión. Además, el reino de la justicia ha sido suplantado por el de la impunidad.

Sin pretender ser alarmista sobre lo que significa ejercer un periodismo responsable, Vidal insistió en las condiciones de peligro que se han vuelto habituales para quienes pretenden denunciar a los corruptos, a los narcotraficantes y a los violentos.

¿Aunque estamos en un momento en que todavía no sabemos quién va a ganar esta partida, los periodistas debemos ser conscientes de la necesidad de no dejarnos asustar y vencer¿, manifestó Vidal, y para ello propuso la unión de editores, reporteros, propietarios de medios y agremiaciones, dejando a un lado la falta de solidaridad para que las muertes de periodistas no queden en la impunidad y no se reproduzca la autocensura.

¿No es que no haya libertad de prensa, pero el Gobierno colombiano presiona, y también lo hacen los militares, los congresistas, los narcos, los paramilitares, los guerrilleros, los corruptos, los gremios¿ Todo el mundo presiona sobre los periodistas para que en determinadas circunstancias no se produzca una información o al menos se supriman algunos de sus componentes¿, señaló Vidal y para ello mencionó el caso de Darío Arizmendi Posada, de Radio Caracol, quien hace un mes debió salir del país por amenazas atribuidas a las Farc.

Le correspondió el turno a D¿Artagnan, quien afirmó que aunque la libertad de prensa cada día está más resguardada por la Constitución Política, no se pueden olvidar épocas de violencia como en los gobiernos conservadores en la mitad del siglo XX y en la siguiente dictadura del ¿general¿ Gustavo Rojas Pinilla, donde imperó la censura y luego la clausura de medios de comunicación como El Espectador y El Tiempo.

¿Cuál derecho fundamental es más importante: la libertad de prensa o la honra?, se preguntó Posada García-Peña. Y se respondió: ¿Hoy por hoy la gente considera que por encima de la libertad de expresión está el derecho a la honra¿, lo cual ha notado cuando en sus diferentes tribunas ha expresado su opinión y el público no se solidariza necesariamente con el periodista y, además, cuestiona los excesos en que puedan incurrir los comunicadores.

Se refirió al malestar palpable en el Poder Judicial por la función de denuncia y la labor fiscalizadora que cumplen algunos medios de comunicación, iniciada en los años 80 por las unidades investigativas.

Reconoció, sin embargo, que en ocasiones ¿la gente se siente estrujada por los periodistas¿ y ¿muchas emisoras han cogido la moda de emplazar a los invitados¿.

¿Este es el único país en el que uno ve que los ministros hacen cola para que los entrevisten y a veces para que los insulten en las emisoras. Eso no ocurre en Estados Unidos ni en Europa. Esa fue una moda que en su momento estableció Yamid Amat cuando comenzó a hacer la radio matutina en Colombia, pero de alguna forma eso se ha desfigurado y la gente pasa hoy a la radio temerosa¿, dijo Posada, al cuestionar que algunos colegas se sientan superiores a los demás seres humanos, ¿mientras que no siempre los periodistas obramos como caballeros¿.

Planteó entonces el extremo que se da con los llamados foros sobre las columnas de opinión y puso como ejemplo el caso de El Tiempo, a donde ¿llega cualquier cantidad de mensajes ya no para defenderse sino para agredir, amparándose en el anonimato¿. Aunque admitió que este fenómeno puede ser interpretado como una manifestación de que la gente se siente a veces atacada por el periodista y no defendida. Lo cual, en su consideración, se debe sopesar en los medios de comunicación.

Margarita Vidal apuntó sobre este tipo de ataques que, ¿es muy doloroso para uno como periodista, pero aunque suene terrible es hasta mejor que lo insulten a uno en vez de que lo maten. Si hay una vía de escape como la Internet, donde la gente puede desfogar la rabia que le produce una columna o un comentario, pues que diga lo que quiera, en vez de empuñar un arma e irse a esperar al periodista como pasó con Orlando Sierra, subdirector del periódico La Patria, de Manizales, que estaba conversando con su hija en la entrada del diario, cuando llegó un sujeto y le metió dos tiros en la cabeza¿. 

Por último, Posada García-Peña puso en entredicho lo que llamó ¿la ligereza periodística¿ y para ello analizó un caso del que fue testigo el día anterior. ¿Es muy fácil hacer periodismo ligero. Ayer estuvimos en un almuerzo en el que estaba presente el ex presidente Betancur. Se trataba de una conversación informal, de una charla que no tenía ninguna connotación pública y Rafael Serrano Prada le preguntó algo al ex presidente sobre Álvaro Uribe, y Belisario dijo ¿Uribe se quedará hasta el 2019¿. Pues miren el título de El Frente: ¿Uribe será presidente hasta el 2019, dice Belisario Betancur¿. Era un comentario de salón y un chiste, pero El Frente lo convirtió en la gran noticia de la página política¿.

El ex ministro Gómez Gómez subrayó: ¿El presidente Betancur lo que respondió fue: ¿como hizo Plan de Desarrollo este Gobierno hasta el 2019, pues será que contempla esa posibilidad¿. Pero fue una broma que no debía ser titular de un periódico¿.

¿Esa ligereza, para no hablar del amarillismo de la farándula que ha traspasado todos los límites, también la condena la gente, y por eso les recomiendo a todos los estudiantes de periodismo y a los profesionales que lean muchos periódicos y naveguen en la Internet no sólo para chatear e intercambiar mensajes de amor con el novio o la novia de turno, sino para entrar a periódicos tan importantes como El País de España o La Nación, de Buenos Aires, ¡Manténganse en la actualidad! Porque eso es lo que le permite a uno tener diversos elementos de juicio para finalmente no tragar entero¿, propuso D¿Artagnan.

Ir al contenido