Población desplazada podrá acceder a la Educación Superior

Dic 11, 2006 | Institucional

Por Ricardo Jaramillo P.
La UNAB y la oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) suscribirán este lunes 11 de diciembre un convenio de cooperación interinstitucional por medio del cual se otorgarán becas para jóvenes habitantes de los asentamientos de población desplazada ubicados en el Área Metropolitana de Bucaramanga.

El documento de cooperación, del que también hacen parte las universidades Pontificia Bolivariana (UPB) y Santo Tomás (Usta), se firmará a las 11 a.m. en la sede de Acnur, ubicada en la oficina 304 del Centro Empresarial Seguros Atlas, ubicado en la carrera 29 No. 45-94.

Los firmantes serán: Julio Roberto Meier, representante en Colombia de Acnur; Alfonso Gómez Gómez, vicepresidente de la Junta Directiva de la UNAB; fray Carlos Díaz, rector de la Usta, y monseñor Néstor Navarro Barrera, rector de la UPB.

La ceremonia también contará con la presencia de la vicerrectora Académica de la UNAB, Eulalia García Beltrán; el vicerrector de Pastoral de la UPB, padre Francisco Vargas Pieschacón y el coordinador de Acnur en Bucaramanga, Filipo Rossi.

Serán diez jóvenes (cinco hombres y cinco mujeres) los que se beneficiarán con becas del 100% distribuidas entre las tres universidades. Acnur se comprometerá de igual forma a suministrar $300.000 mensuales por cada estudiante para gastos de transporte, alimentación y materiales de estudio.

De igual forma, las partes se comprometen entre otros aspectos a garantizar el cumplimiento de los objetivos del convenio, como son crear un sistema de tutorías con docentes y estudiantes de últimos semestres de las facultades de Psicología, gestionar subsidios mediante un sistema de padrinos con la empresa privada y desarrollar una estrategia de sensibilización y conocimiento de la problemática del desplazamiento al interior de las Instituciones y en la comunidad.

¿Quiénes pueden beneficiarse?
Los beneficiarios deberán cumplir entre otros requisitos con: tener máximo dos años de egresados de bachillerato; no tener obligaciones familiares o laborales que les impidan dedicarse completamente al estudio, responder a un perfil psicológico que le asegure su rendimiento en un ambiente que puede serles hostil y poseer un alto nivel académico.

La selección de los beneficiados estará a cargo de un equipo de trabajo conformado por Acnur, al meno un representantes de las universidades participantes del convenio y el Plan Integral Único de atención a la población desplazada (PIU) que coordina la Gobernación de Santander.

Cabe anotar que esta es la primera vez que universidades colombianas y Acnur le apuestan a un proyecto piloto en Educación Superior, puesto que sólo se ha intervenido en proyectos de educación para población desplazada, pero a nivel de infancia.

De acuerdo con las estadísticas que maneja Acnur, el 40% de la población desplazada en Santander es del mismo departamento; en el Área Metropolitana de Bucaramanga hay 41.019 desplazados; cada mes, 83 familias (casi tres por día) llegan a esta zona urbana huyéndole a la violencia que los obligó a dejar atrás sus pertenencias y terrenos; cerca del 27% de esas familias no tienen ingresos superiores a los $3.000 diarios y la población menor de cinco años tiene serios problemas de desnutrición (34%).

Ir al contenido