Programa de Derecho presente en Consejo Municipal de Juventud

Mar 7, 2011 | Institucional

Por Ricardo Jaramillo P.
Francisco Javier Rey Cáceres, de tercer semestre, y Sergio Andrés Marín Blanco, de octavo, son los estudiantes del Programa de Derecho de la UNAB que el 1 de octubre del año pasado fueron elegidos para integrar el Consejo Municipal de Juventud (CMJ) de Bucaramanga.

Ellos tienen claro que lo primero que deben hacer es explicarles a los demás jóvenes de la ciudad cuál es el papel de este organismo integrado por 13 personas (siete candidatos independientes, cuatro de organizaciones o partidos políticos, uno en representación de la población afrodescendiente y uno por los corregimientos) quienes ocuparán sus puestos durante tres años.

“El CMJ es un espacio de debate en el que los jóvenes como representantes de toda la juventud y de todos sus intereses queremos hacerles llegar a las instancias políticas nuestras voces y necesidades. A los universitarios, bachilleres, a los que no estudian y a aquellos que no creen en la política porque la relacionan con la corrupción, les digo que no es así, este es un espacio que pretende darle un punto de partida para renovar la política, porque esta actividad no se hace con acuerdos burocráticos; el CMJ debe cambiar ese enfoque hacia lo que realmente nos interesa como jóvenes”, manifiesta Rey Cáceres, quien además ejerce como vicepresidente del organismo hasta julio próximo.

Marín Blanco lo apoya en su declaración. “El CMJ es un espacio no remunerado, es un trabajo voluntario, social. A veces algunas instituciones, especialmente las públicas, dejaban la participación del joven solamente al momento de la elección y duraban los tres años sin darles participación, entonces tocaba hacer mucho trabajo por cuenta propia, obtener recursos propios, pero se logró representar a los jóvenes en diferentes actos y eso es lo importante, que todavía se mantiene el espacio y así se puede seguir trabajando”.

Dicen que no le temen a que piensen que es un espacio para figurar o “aparecer en la foto” con el mandatario de turno, sino que ya tienen un objetivo claro: comprometer a la administración municipal en la formulación de la Política Pública de Juventud.

“El Consejo que se eligió en el 2007 logró que la Alcaldía se comprometiera a hacer unas mesas de trabajo para formular la Política Pública de Juventud -que es meta de la actual administración-; en tres años los consejeros trabajaron yendo a diferentes sectores de la ciudad a hablar con todos los estratos de jóvenes y a preguntarles qué querían que tuviera ese documento. Esa información quedó en espera porque no logró ser efectiva.

Este año, el alcalde (Fernando Vargas Mendoza) tiene que entregar la Política Pública de Juventud y nuestra labor será velar por que se cumpla”, sostiene Marín Blanco.

Según los integrantes del CMJ, la Política Pública de Juventud “debe incluir la voz de todos, la participación de todos los sectores, tiene que construirse permitiendo que la comunidad participe, no como una decisión autoritaria de la administración, porque tiene que tener esa carga de legitimidad. Es importante porque debe incluir el manejo presupuestal de las diversas instituciones del municipio -y a nadie le gusta que le toquen su plata- articulado de manera tal que todos los que trabajan en salud van a tener un mismo enfoque y no vana estar trabajando sobre algo que ya se está haciendo en otra parte”, afirma el vicepresidente.

Al cuestionárseles sobre cómo harán los 13 consejeros para vincular a sus iniciativas a los otros jóvenes que viven embebidos en el chat, los videojuegos, la rumba y las redes sociales, Rey Cáceres señala: “Una de las cosas que más lo motiva a uno es cuando nos tocan los intereses personales o los gustos, entonces es importante hacerle ver por ejemplo al estudiante de artes o al de Medicina por qué el arte y la salud tienen cabida en el CMJ; es más, a la persona que le gusta rumbear todos los fines de semana, algo se puede hacer por él en el CMJ; entonces la intención es crear esa vinculación tratando que el Consejo integre todos los intereses de los jóvenes, es una tarea difícil, por eso la intención es que los 13 consejeros empecemos a trabajar, que también participen los ex candidatos, ex consejeros y demás representantes de la sociedad para que cada uno invite a sus amigos y familiares y así crear un grupo de trabajo más amplio”.

En lo que no coinciden los dos consejeros es en considerar este cargo como un primer paso de una carrera política, aunque están de acuerdo en que deben jugar un papel importante en la toma de decisiones de la sociedad. Sergio Andrés dice que prefiere seguir su formación académica de posgrado, mientras que Francisco Javier afirma que quiere hacer política, “pero de forma honesta, e ir desde ya armando nuestro grupo para que en un futuro cercano haya un movimiento juvenil fuerte y cohesionado y seamos los concejales o congresistas del futuro”.

Los estudiantes de Derecho y consejeros municipales de juventud, invitaron a los estudiantes de la UNAB y del Instituto Caldas a unirse al grupo del CMJ en Facebook: “Consejo Municipal de Juventud Bucaramanga” o escribir al correo electrónico consejobucarajuvenil@gmail.com

Ir al contenido