Se sueña la UNAB del futuro

Abr 17, 2006 | Institucional

Por Ricardo Jaramillo P.

120 personas entre invitados, personal
de logística y organizadores, se dieron
cita el sábado 1 de abril en el Ruitoque
Golf Country Club con un solo objetivo:
dar inicio al proceso de elaboración
del Plan de Desarrollo 2006-2012 de la
Universidad.

Con el lema: “Un vistazo prospectivo
a nuestro futuro”, se integraron
los miembros de la Junta Directiva; el
rector, Gabriel Burgos Mantilla; la vicerrectora
Académica, Eulalia García
Beltrán; el vicerrector Administrativo,
Jorge Humberto Galvis Cote, directores
de Escuela, decanos, algunos docentes,
personal administrativo y representantes
estudiantiles, para analizar la situación
actual de la Universidad.

El encuentro estuvo coordinado por
la Centro de Estudios Estratégicos y
según dijo la vicerrectora Académica,
“el objetivo fue dar un vistazo compartido
al futuro de la Institución. Analizar
lo que se tiene y soñar lo que será la
UNAB en seis años”.

Los participantes conformaron 12
grupos y trabajaron en dos jornadas.

En
la mañana, dieron las bases para elaborar
una matriz Dofa (debilidades, oportunidades,
fortalezas y amenazas) de la
Institución y en la tarde, soñaron lo que
sería la Universidad en el año 2012.

En esta actividad los grupos “viajaron”
al futuro seis años, asumieron
roles específicos en representación de
diferentes estamentos sociales que directa
o indirectamente tienen relación
con la Universidad (ver recuadro) y en
una comunicación escrita dieron a conocer
su impresión de la Universidad.

“Estamos delineando nuestro futuro;
éste es el inicio de un proceso de diseño
del Plan de Desarrollo basados en una
metodología prospectiva que nos dará
la estrategia que nos hará sostenibles en
el año 2012”, dijo la vicerrectora Académica.
José Luis Sandoval, director de la
Centro de Estudios Estratégicos, dijo
que el trabajo cumplió con las metas trazadas: “Generar un punto de partida
para la formulación del Plan Estratégico
de Desarrollo; crear un espacio de
conocimiento mutuo, factor necesario
porque todos formamos parte de la
misma barca, pero con remos distintos
y nos dio las primeras ideas de lo que
nos gustaría que fuera la Universidad
en el 2012 porque ese es el marco de
visión que nos va a orientar”.

Acerca de lo útil que pueden llegar
a ser los sueños dados a conocer por
los grupos, Sandoval dijo que “tenemos
que analizarlos con el corazón y
con la razón; uno puede formular todos
los sueños del mundo, pero al momento
de recopilarlos se empiezan a ver prioridades:
hay unos que se deben cumplir
primero que otros; algunos requieren
recursos que primero toca orquestar
para poderlos desplegar; es decir, al
terminar el proceso en septiembre, tendremos
un plan estructurado en una
secuencia, con unos valores, con unas
prioridades, con unos responsables,
con unas ejecutorias a conseguir, para
ver hasta dónde podemos llegar”.

Dijo que en esta labor los estudiantes
juegan un papel protagónico. “Son
nuestros clientes, los que reciben en primera
instancia todo lo que hacemos en
la Universidad, sus voces también son
importantes, porque no podemos empezar
a construir basados en suponer qué
es lo que los estudiantes quieren, por
eso en estos escenarios también tienen
participación, para que nos digan con
qué sueñan y qué es lo que quieren”.

Roles e ideales

Los 12 grupos asumieron las siguientes ‘identidades’: Estudiantes grado 11, Padres
de familia de estudiantes de grado 11, Empresarios de la región, Egresados UNAB,
Estudiantes UNAB, Docentes de la Universidad, Empleados de la Universidad, Directivos
de la Institución, Junta Directiva de la misma, Pares del Consejo Nacional de Acreditación,
Estudiantes de posgrado, y Rectores y psicoorientadores de colegios de la región.

Entre los sueños que formularon, hubo algunos muy ambiciosos, como que en seis
años la Universidad tendrá sedes en seis de las principales ciudades del país, pero hubo
otros que fueron comunes a varios grupos y que en últimas serán los utilizados para iniciar
la elaboración del Plan de Desarrollo.

Entre otras cosas, se planteó una Universidad con carreras de sólo cuatro años, pero
con conexión directa a programas de posgrado; nuevos programas académicos (algunos
enfocados a la agroindustria); formación con un alto componente investigativo; la obtención
de la Acreditación Institucional y el inicio de trabajos por la internacional; docentes con un
alto nivel de formación y la generalización del idioma inglés en todas las áreas.

“Estas propuestas las pondremos en orden de acuerdo con su influencia, su impacto y
viabilidad de ejecución, para decir cuáles son prioritarias, cuáles se desarrollan a mediano
plazo, cuáles pueden esperar, y en septiembre se tendrá listo el Plan de Desarrollo que
orientará el destino de la Universidad por los próximos seis años”, puntualizó el director de
la Centro de Estudios Estratégicos.

Ir al contenido