Un pedazo de México en Bucaramanga

Nov 15, 2006 | Facultad de Ciencias Sociales, Humanidades y Artes

Texto y fotos Elizabeth Avendaño Mendoza
eavendano@unab.edu.co

Brenda Isabel López, socióloga y directora de la Casa Mexicana dijo que el motivo para abrir esta casa fue un profundo amor por su país, además del arraigo y orgullo que tienen los mexicanos por sus tradiciones y para tener un espacio donde poder compartir con la gente de Bucaramanga toda la riqueza cultural del País Azteca.

López, lleva nueve años viviendo en la ciudad y está casada con un colombiano desde hace 10 años. En diferentes viajes que realizó por Colombia, vio que lo mexicano tenía un sentido especial para la cultura local, entonces “fue este un motivo para compartir con la gente y tener un espacio para mostrar que lo mexicano no es solamente mariachis, comida picante y tequila, como usualmente se piensa”.

Desde que llegó tenía esa iniciativa, pero no contaba con el dinero ni el tiempo y quizá, como ella expresa, no era el momento para hacer la Casa Mexicana.

Esta idea seguía gestándose, pero hasta hace tan sólo dos años y aprovechando recursos propios esta mujer, junto con cinco personas más, consiguió una casa ubicada en la carrera 28 N° 49-40 del barrio Sotomayor con la que dieron forma a la fundación y cuyo fin es el de realizar actividades culturales de diversa índole, sin preocuparse tanto por los recursos financieros, situación a la que se ven enfrentadas otras instituciones culturales.

En la fundación hay aproximadamente 25 mexicanos inscritos, “y ojalá con el tiempo se incremente el número”, afirma López.

No tienen ninguna relación con la Embajada ni con el Gobierno de México, pero “con la difusión que se haga de la casa, se enviará una información a la embajada para que se enteren de lo que se está haciendo aquí y nos abran un espacio”, expresó López.

Esta es una organización civil que busca realizar actividades con el fin de difundir el arte y la cultura de México. Pero también busca estrechar nexos con la comunidad santandereana.

Esta entidad tiene programadas actividades académicas como coloquios, simposios y talleres para establecer vínculos entre la comunidad académica de México y la de Bucaramanga y abrir el espacio para que artistas locales (pintores, escultores, fotógrafos) entre otros, puedan encontrar allí un espacio en donde mostrar su obra.
La casa cuenta con tres salas de exposiciones, una para pintura, escultura, artes plásticas y demás.

La segunda sala es para consulta, la denominan Mediateca y se pueden encontrar, libros, revistas y multimedias para que la gente consulte acerca de la historia y el turismo de esta región y la tercera es la sala de Proyecciones en las que habrá un cineclub, y se ofrecerán conferencias y talleres.

Para finales del año 2007 se tiene pensado abrir un café en el que se podrán degustar antojitos mexicanos como: tacos, quesadillas, enchiladas, tortas y sopes, entre otros para que puedan apreciarse algunos platos característicos de esa tierra. 

Esta iniciativa forma parte de la nostalgia que sienten los mexicanos por su país y por el apego a las tradiciones y costumbres que ellos tienen y porque como lo afirman algunos mexicanos “hacía falta un espacio como éste” y la Casa Mexicana, afirma López puede ser “el pedazo de patria que todos añoran y con la que no quieren perder vínculos”.

Ir al contenido