800 dolores de cabeza

Jul 21, 2008 | Facultad de Ciencias Sociales, Humanidades y Artes

La Sombrilla, un local de no m?s de 1,5 metros de frente ubicado en la calle 36 con carrera 17, era el punto de encuentro obligatorio para quienes practicaban ese pasatiempo que implicaba preparar almid?n, el cual m?s tarde ser?a sustituido por la goma y el colb?n, palabras desconocidas para las nuevas generaciones de internautas.

Y un s?per-?lbum fue el que llen? el anterior gobernador de Santander, coronel retirado de la Polic?a, Hugo Heliodoro Aguilar Naranjo, cuando al t?rmino de su periodo entreg? una edici?n de lujo de 34 por 24 cent?metros, con pasta dura y a todo color, en la que en 260 p?ginas reuni? 885 fotograf?as de su paso por el llamado Palacio Amarillo.

"Santander en serio. Informe del cuatrienio 2004-2007", es el nombre de este compendio fotogr?fico en el que la imagen de Aguilar Naranjo -hoy al frente del movimiento Convergencia Ciudadana- aparece en 226 (25,5 por ciento) de las l?minas, una de ellas a doble p?gina y pixelada (sin foco) de la Concesi?n vial ZMB, que seguramente fue la m?s dif?cil de conseguir para los editores.

885 ?cromos? en los que luce vestidos de pa?o, ruanas, ponchos, sombreros, cachuchas, gafas de piloto y se le ve rodeado de todo tipo de personas, la mayor?a de ellas campesinos, trabajadores, gente de los 87 pueblos y ciudades que visit?. Claro que tambi?n est? acompa?ado en varias de ellas por el presidente ?lvaro Uribe V?lez, incluso lanz?ndose en pareja por el cable-vuelo que construy? en el Parque Nacional del Chicamocha, una de sus obras modelo que probablemente en el pr?ximo mes de diciembre concluir? el telef?rico que unir? a Panachi -sin el busto que el ex alcalde de Onzaga y ahijado suyo, Hern?n Sanabria, orden? construir- con la Mesa de los Santos.

Predominan las fotos en sus discursos en los innumerables consejos comunales y cortando cintas tricolores, como acostumbr?ndose a esa labor propia de quienes -como en su caso- quieren llegar a la Casa de Nari?o.

En el ?lbum de Aguilar no faltan los errores de forma, atribuibles a quienes se encargaron de redactar y revisar los textos, ya que si el ex gobernador se reuni? fue con el embajador de la Rep?blica Checa, no de "Checoslovakia", pa?s escrito con q, que dej? de existir tras la ca?da del Muro de Berl?n y el nacimiento de Eslovaquia por un lado y la Rep?blica Checa por el otro.

?Metidas de pata? leves si se les compara con la actitud de mostrar como propias obras que fueron construidas con recursos de otros o de dar por hechos proyectos que no existen m?s que en un programa de dise?o. El primer caso es el del puente ?Guillermo Gaviria? sobre el r?o Magdalena, entre Barrancabermeja y Yond? en el que Aguilar Naranjo omiti? decir que el grueso de los recursos provinieron de la Naci?n y de las regal?as, y que Antioquia tambi?n puso su parte.

La lista continua con la Concesi?n Vial ZMB, el tercer carril a Piedecuesta y "pavimentaci?n Curos-M?laga", que tal como est? escrito da la impresi?n que la v?a a la capital de Garc?a Rovira est? asfaltada cuando en realidad de los 124 kil?metros faltan m?s de 85 kil?metros por pavimentar.

Con recursos propios, de 2004 a 2007 el gobernador Aguilar paviment? 26 kil?metros, los dem?s corrieron por cuenta del Plan 2500 de la Presidencia de la Rep?blica. Santander cuenta con 10.850 kil?metros de v?as, de los cuales 1.262 son del orden nacional (235 a?n sin pavimentar), 2.802 departamentales (2.178 sin pavimento) y 6.786 kil?metros de v?as terciarias a cargo de los municipios y del Inv?as, con apenas 29 pavimentados.

Mentiras piadosas como la planta procesadora de cacao, de la que nadie ha visto ni la primera piedra, o la remodelaci?n del Parque Garc?a Rovira de Bucaramanga, imagen en la que no se advierte al lector que se trata de una maqueta, porque all? lo ?nico nuevo que han puesto es una valla. Como tambi?n es un simple dise?o el "Centro de Convenciones de Santander, en Floridablanca, donde hoy sigue estando la antigua planta de la Empresa Licorera; o el "Edificio Inteligente" de la Gobernaci?n, una esplendorosa maqueta que cualquier lector desprevenido puede llegar a creer que reemplaz? el actual edificio de la calle 37 con carrera 10.

Este es un coleccionable de pocas palabras en el que s?lo hay una presentaci?n de tres p?rrafos y 10 p?ginas de estad?sticas, y ?tortas? en las que al fin del periodo todos los datos son positivos. Habla, por ejemplo, de una situaci?n fiscal deficitaria en 2003 (-77.464 millones de pesos) a un salto positivo en 2006 de $50.830 millones, y asegura haber realizado una inversi?n de m?s de tres billones de pesos en salud, educaci?n, infraestructura y agricultura, entre otros renglones.

Aparte de darles las gracias Dios y a su equipo de gobierno "por brindarme las fuerzas y el apoyo permanente para no desfallecer ni un minuto en el cumplimiento de mi promesa de gobierno", Aguilar Naranjo afirma que dej? "un Santander lleno de esperanza, m?s seguro, m?s social; con inversi?n en la totalidad de sus provincias y con grandes proyectos que inician el camino del desarrollo agrario, tur?stico, educativo, empresarial e industrial".

800 dolores de cabeza

Sin embargo, la administraci?n de Horacio Serpa Uribe se encontr? el 1 de enero de 2008 con un "departamento amarrado y con varios nudos", como admiti? Serpa el pasado 15 de julio, d?a en que present? un balance de sus primeros seis meses de gobierno y dijo que hall? 782 cuentas bancarias, de las cuales ya ha cancelado 60.

Lo que no precis? fue la cantidad de nudos, pero 15 estableci? que se trata no de unos cuantos, sino de por los menos 800 contratos -por cerca de 200 mil millones de pesos- no terminados e incluso algunos con los que al nuevo mandatario le asaltan las sospechas y los ha puesto a consideraci?n de los organismos de control, como el Polideportivo del municipio de Flori?n, que al parecer ya estaba edificado y volvieron a contratar su construcci?n.

Nudos y tragos amargos, porque con Panachi el gobernador Aguilar Naranjo no s?lo le firm? en el ?ltimo mes de su Administraci?n un contrato por cinco a?os a su gerente, Carlos Fernando S?nchez, sino que se hizo asignar una silla de por vida en su junta directiva y acept? pagar la construcci?n del telef?rico ya no en pesos como se hab?a pactado, sino en euros, con lo cual la diferencia es significativa y no se sabe de d?nde saldr?n los recursos.

Tan s?lo en el rango de infraestructura, sin contar renglones como educaci?n, se detectaron al menos 487 contratos que fueron firmados sin disponer con la totalidad de los recursos y dej?ndole la ?culebra? a quien lo sucediera en el cargo, que seg?n la cuentas de Aguilar Naranjo iba a ser su ex secretario Didier Tavera, con el respaldo de Convergencia Ciudadana, y no Serpa Uribe.

Aguilar Naranjo dej? el cargo el 31 de diciembre y entreg? un listado incompleto de contratos de v?as, parques, alcantarillado y electrificaci?n -entre otros- en ejecuci?n, m?s de la mitad por Orden de Prestaci?n de Servicios, OPS. Ning?n supervisor entreg? un s?lo informe completo y as? fue como a?n en el primer trimestre de 2008 siguieron apareciendo contratistas.

Hoy la Secretar?a de Infraestructura s?lo cuenta con 10 supervisores, personal insuficiente para revisar obras regadas por un departamento tan extenso como Santander.

En el inventario conocido por 15 se puede ver que en el Parque Garc?a Rovira, de Bucaramanga, el ex gobernador Aguilar Naranjo ten?a calculado gastarse 699 millones de pesos, mientras que al Parque de los Ni?os le destin? la cuantiosa suma de dos mil 372 millones.

Entre tanto, en la adecuaci?n del malec?n tur?stico de San Gil, Aguilar Naranjo se gast? 1.418 millones de pesos, sin que la comunidad quedara a gusto con los remiendos.

Casos a los que se suma el coliseo deportivo del Instituto T?cnico ?Isas?as Ardila?, en el municipio de Mogotes, donde Aguilar Naranjo autoriz? un gasto de 389 millones, pero cuando hace un mes 15 visit? la obra aparte de que no hab?a un s?lo obrero, tampoco ten?a puertas, ni instalaciones el?ctricas, tampoco ba?os ni canchas.

"En la pasada Administraci?n hubo una evidente falta de planeaci?n y tampoco manejaban una base de datos uniforme de precios. Los contratos los hac?an para ser adicionados en el 50 por ciento, pero si usted saca proyectos que sabe que no va a terminar, mejor no los saque", le dijo a 15 una fuente del Palacio Amarillo. Al encontrarse estos ?elefantes blancos?, Serpa Uribe tom? la decisi?n de que "en las obras contratadas se ejecuta el presupuesto comprometido, sin adicionales, pero despu?s de verificar el estado en que quedan y para no dejarlas sin terminar, se contratar?n nuevamente a precios con los cuales pueda responderle a los ciudadanos", advirti? la fuente.

"Era una forma descarada de tratar de comprometer a la nueva Administraci?n con la culminaci?n de obras que ellos mismos despu?s iban a sacar pecho diciendo que las hicieron. Si ten?an plata para hacer un puente completo, entonces no lo hac?an sino dos o tres incompletos para que el siguiente los adicionara pero se dijera que las obras fueron iniciadas en la Administraci?n anterior", manifest? el experto.

El propio gobernador Serpa Uribe se llev? una sorpresa cuando hace un par de semanas visit? Puerto Parra y vio que el ?coliseo cubierto? no tiene techo, aunque en ?l se gastaron 249 millones de pesos.

Cifra est?ndar que parece m?gica porque para los ?coliseos cubiertos? de Albania -tampoco tiene cubierta-, Encino, G?mbita, Cabrera, La Paz y Cepit?, entre otros, tambi?n fueron asignados 249 millones de pesos a cada uno y quedaron inconclusos, desconociendo el ??ndice municipal? que afecta los costos de materiales, transporte y mano de obra. Al de Gir?n le metieron $700 millones y hoy carece de cerramiento, iluminaci?n y ba?os.

Otros casos son los de la planta de tratamiento de aguas residuales de Barbosa, en donde se gastaron 371 millones de pesos, pero para finiquitarla faltan 170 millones. En la carretera Betulia-Gir?n el contratista hizo la placa de un puente que no tiene accesos, la cual no estaba contratada pero en la anterior Administraci?n le dijeron: "?tranquilo!, h?gale que despu?s se le hace la adici?n".

Y el recuento sigue en un Santander que al d?a de hoy tiene 75.000 habitantes que no saben leer ni sumar.

Con raz?n y a prop?sito de su primer balance -en el que le hicieron falta 43 tildes-, Serpa Uribe recalc? que "si no hay planificaci?n, no hay transparencia tampoco y mucho menos resultados". Subray? que cuenta con una "magn?fica" Asamblea y que lo mejor que ha hecho hasta el momento ha sido la escogencia de sus colaboradores.

Les tocar? ser honrados y Serpa Uribe, a nombre de todos los funcionarios, asumi? el compromiso de total transparencia y cero corrupci?n. Dentro de tres a?os y medio o antes, 15 estar? revisando si el gobernador aplic? lo que predic?.

 

 

Cava A?eja, cuento viejo

En la p?gina 246 del informe presentado por el ex gobernador Hugo Heliodoro Aguilar Naranjo, sostiene que la Concesi?n Cava A?eja "ha contribuido a Santander con $3.036.091.231 mas (sic) en impuestos que el contrato anterior".

Y agrega: "Adicionalmente hoy se reciben ingresos que anteriormente no se pactaron tales como: arriendo de instalciones (sic) 59.440.000; derecho de producci?n, 289.039.064. Total, 348.479.064".

No obstante, la Asamblea Departamental inform? el pasado 7 de julio que la empresa productora de licores Cava A?eja, adeuda a Santander cerca de 2.300 millones de pesos por concepto de impuestos, sanciones e intereses de mora, buena parte de los cuales deber?an haber sido inyectados al sector salud.

La Productora de Licores Cava A?eja y Compa??a Limitada produce, distribuye y comercializa desde el 1 de agosto de 2005, el aguardiente Superior, y su director Orlando Arciniegas Ni?o, no se present? a la rendici?n del cuentas que le solicit? la Duma Departamental.

Los diputados, seg?n la versi?n de su jefe de prensa John Freddy Mel?ndez, se mostraron preocupados al conocer que Cava A?eja paga solo $2.200.000 de arriendo mensual, as? como apenas 458 pesos para el Departamento por cada litro de aguardiente.

Constantino Tami, secretario general del Departamento, afirm? que luego de un an?lisis realizado a la empresa a la cual la Administraci?n Aguilar Naranjo le adjudic? el contrato por 20 a?os, se concluy? que "no cuenta con el respaldo financiero adecuado y no se vislumbra un pago a corto plazo, de una deuda que s?lo en impuestos suma 1.600 millones de pesos", lo que genera la posibilidad de cancelar el contrato.

El diputado Jos? Luis G?mez Pati?o sostuvo que "para haberse entregado la licitaci?n, se debi? tramitar en la Asamblea una ordenanza que nunca se autoriz?, lo que indica que el actual contrato es ilegal".

El contralor departamental Jaime L?pez Reyes, afirm? -seg?n Mel?ndez- que se est? haciendo una investigaci?n preliminar sobre el caso. "Se ha notificado cada funcionario que particip? en la suscripci?n de dicho contrato", dijo, y anunci? que pronto les recibir? versi?n libre.

Desde enero pasado la Gobernaci?n de Santander comenz? un proceso de supervisi?n y evaluaci?n de dicha empresa "para determinar c?mo pueden pagar los montos adeudados, o llegado el caso, hacer un an?lisis del contrato, estudiar las cl?usulas que se est?n incumpliendo y hacer la cancelaci?n del mismo", explic? la secretaria de Hacienda, Ana Milena Alfonzo.

Las cuentas que hacen en la Gobernaci?n es que si en los dos primeros a?os Cava A?eja ha incumplido lo pactado, qu? se puede esperar en los 18 restantes, de este contrato leonino. Est? abierta la opci?n de adjudic?rselo a un nuevo operador.

Otro pendiente

Quien tampoco se dej? ver por la Asamblea fue el abogado C?sar Romero, a quien Aguilar Naranjo confi? la liquidaci?n de hospitales en Santander.

Seg?n el contralor seccional, Jaime L?pez Reyes, luego de una revisi?n de aval?o "se ha encontrado una constante que se?ala predios vendidos en el proceso de liquidaci?n, por menos de la mitad del valor real de los mismos". Tambi?n dijo que se desconoce el proceso que se aplic? para hacer efectivas las acciones de liquidaci?n.

Por su parte, el secretario Tami, se?al? que a la fecha el Departamento tiene una carga de pensionados que no fue asumida por el ente liquidador; y el diputado Roberto Schmalbach afirm? que "la liquidaci?n de hospitales se convirti? en un buen negocio para el liquidador y los compradores, pero un mal trato para el gobierno departamental, que termin? entregando sus bienes a muy bajos precios".

Se estima que la carga pensional que ha dejado la liquidaci?n de dichos centros hospitalarios bordea los 100.000 millones de pesos, en contraste con los bajos ingresos generados por su venta a particulares. ?Culebra? que ha llevado a Serpa a no descartar que el departamento se quiebre o al menos que se paralice porque no dispone de los recursos para hacerle frente.

 

 

Ir al contenido