Ajustes y consolidación, objetivos de Artes Audiovisuales

Feb 19, 2007 | Institucional

Por Pastor Virviescas Gómez
Gran parte de lo que sabe Carlos Acosta Posada, lo aprendió de figuras de la talla de Carlos Álvarez, Juan Diego Caicedo, Carlos Barriga y Fernando Vélez, cuando estudió Realización de cine y televisión en la Universidad Nacional, en Bogotá, donde se graduó en 1994.

También en sus nueve años de experiencia profesional en el diseño, producción y realización de proyectos audiovisuales para televisión y herramientas de solución a problemas de comunicación en organizaciones, a los cuales se suman otros siete de experiencia docente no sólo en la UNAB, a donde llegó por concurso en 2002, sino en la propia Universidad Nacional, Unitec, Unilatina, Uniminuto y en la Corporación Unificada Nacional de Educación, CUN.

Este bogotano, de 36 años de edad, que trabajó cinco años para un canal de televisión de Miami, es desde el pasado 8 de febrero el Director del Programa de Producción en Artes Audiovisuales, dependencia administrativa de la Facultad de Comunicaciones y Artes Audiovisuales en cabeza de Iván Darío Montoya Osorio.

En la actualidad cursa la Especialización en dirección de empresas en la UNAB y ha realizado diplomados en Habilidades docentes y Diseño y docencia de cursos virtuales.

¿Qué aspectos tuvieron en cuenta los directivos de la Universidad para designarlo en el cargo?
Hubo una convocatoria en la que participaron aspirantes internos y externos y se privilegió la experiencia en gestión y realización.

¿Ha mejorado el ambiente interno entre su equipo de estudiantes y docentes, que en un principio fue tenso?
Los estudiantes se han informado de lo que está sucediendo y se han dado cuenta que los correctivos que se tomaron son para su bienestar. Principalmente el inconformismo estaba en unos talleres que se dictaban simultáneamente dentro de las materias, pero que administrativamente no se podía admitir por la figura que tenían, porque era casi como tener una materia dentro de otra, algo distinto a lo que los estudiantes habían contratado al momento de firmar la matrícula.

Eso se expuso en la reunión con los representantes estudiantiles, que procuraremos realizar todos los martes a mediodía, y estoy seguro que lo entendieron porque ese contenido que no es parte de la materia se va a suplir con un módulo o taller diferente a la figura que tenía antes.

Así que el contenido va a estar presente en la asignatura que contará con la participación permanente del profesor titular, pero no bajo la figura de acompañamiento durante todo el semestre con posibilidad de nota. Entonces el malestar con respecto a eso ya se solucionó; sin embargo hay varias cosas que debemos seguir revisando.

Los estudiantes tienen quejas de la repetición de profesores en algunas áreas, y son ajustes que deben solucionarse poco a poco y observaciones que se tendrán muy en cuenta para el segundo semestre de 2007. Recordemos que esta situación se produce cuando llevamos ejecutada una cuarta parte del semestre.

¿Cuáles son los principales desafíos de su gestión?
Uno, consolidar los diez semestres de la carrera porque el semestre entrante nuestros estudiantes van a realizar su práctica profesional o su proyecto de grado, dependiendo qué nos responda el Ministerio de Educación.

No obstante, debemos hacer ajustes al Plan Curricular, que es nuestra segunda tarea y el año próximo revisaremos el currículo y la haremos, porque hay contenidos que no tenemos cómo acreditar porque se manejaron como taller, y hay elementos de fundamentación teórica que no están presentes de manera explícita en alguna asignatura y que se toman como electivas. El seminario curricular con los profesores desde ya empezará a hacer ese estudio y esperamos poderlo implementar lo más pronto posible.

¿Cuenta con el equipo humano de docentes suficiente?
La baja de Adolfo Cifuentes, que se fue a cursar un doctorado a Brasil, implica que durante este semestre hayamos tenido que repartir las cargas entre los otros profesores, pero una vez completos los diez semestres de la carrera será necesario incorporar los docentes que suplan la ausencia de Adolfo y que cubran el total de asignaturas.

¿Los equipos técnicos son suficientes y están al compás de los desarrollos tecnológicos?
Los equipos que disponemos para las prácticas de los estudiantes son suficientes y completos si se utilizan racionalmente, sin embargo a medida que la carrera crece implica que tengamos que adquirir nuevos equipos. También hay que tener presente que los semestres están siendo más numerosos por el ingreso de 42-45 estudiantes, y eso hará que al finalizar el segundo semestre de 2007 tengamos alrededor de 200, y habría que ajustar los equipos a esa realidad de tener tal cantidad de estudiantes.

Algunos estudiantes reclaman el retorno de invitados especiales a dictar charlas. ¿Continuará usted con esa dinámica?
Las conferencias se van a mantener porque son parte de la actualización misma que debe tener el Programa.

¿Qué es un productor en artes audiovisuales?
La denominación productor en artes audiovisuales, si en el Ministerio de Educación nos aceptan la propuesta que les hicimos, pasaría a ser profesional en artes audiovisuales. Esa es una denominación que da unas características particulares a este profesional, diferente de lo que podría ser un comunicador audiovisual o un productor audiovisual.

El término productor en el medio se asocia con quien no solo crea sino también gestiona, mientras que en el artista audiovisual se privilegia su condición de autor y creador. En la vida real esa creatividad casi siempre se encausa a televisión, agencias de publicidad y producción en organizaciones, entonces el quehacer del artista audiovisual es muy grande.

Nuestra formación está para tener autores, personas capaces de decir lo que piensan con las herramientas audiovisuales, que en algún momento tendrán que encausar ese ingenio al servicio de soluciones de comunicación, sin que eso implique que se esté perdiendo su condición de creativo.

En esa vida real que usted llama, ¿dónde tienen cabida los artistas audiovisuales en Bucaramanga y Santander?
Ellos pueden trabajar, por ejemplo, como directores, guionistas, directores de fotografía, en los canales de televisión que existen, que es uno regional y dos locales en Bucaramanga, y ya estamos en las puertas de que se abra la licitación que va a permitir un canal privado de televisión en la ciudad, así como en Bogotá existe City Tv, lo cual implica muchas personas trabajando allí, porque necesariamente tienen que desarrollar formatos y solucionar sus problemas de programación.

También los artistas audiovisuales pueden acceder, como productores y creativos, a todos los beneficios que el Estado da a través, por ejemplo, de las becas y convocatorias que hace el Ministerio de Cultura.

Ir al contenido