Alianza Unisangil-UNAB estrenará sede en El Yopal, Casanare

Nov 13, 2007 | Institucional

Por Pastor Virviescas Gómez
Enviado Especial
El Yopal, Casanare

Quien a partir del segundo semestre de 2008 aterrice en el aeropuerto Alcaraván de El Yopal, no sólo quedará extasiado por la inmensidad de la llanura, sino que observará con atención la mole de ladrillo y concreto que irrumpirá en el paisaje.

Entonces descubrirá que se trata de la nueva sede de la Alianza Unisangil-UNAB, que ofrecerá 12.650 metros cuadrados de modernas y cómodas instalaciones, en medio de extensas zonas verdes, para seguir forjando los profesionales que el desarrollo de esta región requiere.

El anuncio lo formuló el director de la Alianza Unisangil-UNAB, abogado Franklin Figueroa Caballero, quien afirmó que esta es una nueva respuesta a la confianza que los habitantes de Casanare, Arauca y Boyacá han depositado en este proyecto educativo que se ha consolidado como el más importante no sólo por contar con 1.210 estudiantes ¿307 de ellos en Derecho¿, sino por su calidad, de la cual dan fe los más de 300 egresados que hoy desempeñan altos cargos o han creado sus propias empresas.

La primera fase que entrará en servicio estará conformada por 54 aulas de clase, distribuidas en cinco bloques. Luego se emprenderá la construcción del Centro de Estudios e Investigaciones, que albergará Biblioteca, Hemeroteca, Sala de Internet, Laboratorios de Informática, Enfermería, Suelos, Hidráulica, Biología, Microbiología, Química, Física, Telecomunicaciones y Automatización, oficinas para los docentes investigadores y una sala de video conferencia, entre otros espacios. Posteriormente el edificio administrativo,  Centro de Bienestar, Salón multifuncional y Cafetería.

El Yopal de hoy, aunque es una ciudad joven, da muestras contundentes de plena evolución, generando una amplia gama de oportunidades que en la medida en que el sector privado siga jalonando este proceso, desligándose del sector público, seguramente este departamento se podrá posicionar como uno de los más importantes no sólo en la Orinoquía sino también en el plano nacional, reflexiona Figueroa.   

Vivir la UNAB dialogó con Figueroa Caballero, quien habla de las realizaciones y expectativas de este proyecto que corrobora el compromiso de Unisangil y la UNAB con el progreso de Colombia.

¿Cuándo arrancó la Alianza Unisangil-UNAB y cómo ha evolucionado?
Unisangil está en El Yopal desde hace 11 años, la Alianza data del año 2000 y en 2004 llega el Programa de Derecho. Nuestra sede en El Yopal cuenta con cinco programas. Cuatro propios de Unisangil: Administración de Empresas, Contaduría Pública, Ingeniería de Sistemas e Ingeniería Ambiental, que junto a Derecho con la UNAB que se encuentra en sexto semestre, son los dos programas que más acogida han tenido.

¿A qué se debe que aunque en El Yopal operen más centros de educación superior, sea la Alianza Unisangil-UNAB la que tenga mayor fortaleza?
Cuando Unisangil llegó en 1996 fue la primera Universidad con programas presenciales. Empezamos con dos tecnologías, que en un término bastante corto evolucionaron hacia programas profesionales. Nos hemos posicionado, logrando un reconocimiento en todos los municipios del departamento y eso es lo que nos ha permitido seguir creciendo semestre a semestre.

¿Qué impacto han tenido los egresados en el entorno regional?
Enorme, porque a pesar de que el número de profesionales no es tan alto en comparación al número de años de labores, contamos con 306 egresados, entre Ingeniería de Sistemas que fue el primer programa, Contaduría Pública, Administración de Empresas ¿que le siguieron¿ y últimamente hemos logrado graduar a cuatro ingenieros ambientales.Por ejemplo, nuestros contadores públicos están muy bien posicionados tanto en el sector público departamental y municipal, como en el privado. La mayoría ha logrado constituir sus propias empresas de asesoría contable.Igual situación se da con los administradores de empresas y estamos viendo un repunte en el nivel de empresarismo en esta capital. Para citar un par de casos, la gerente de banca personal del Banco de Occidente, el director de Relaciones Públicas de la British Petroleum en el sector de Cupiagua, el director del Instituto Municipal de Deporte y Recreación, así como el gerente de la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de El Yopal, son egresados nuestros. Eso nos indica que han llegado a un posicionamiento bastante importante.En Ingeniería de Sistemas, los egresados también han tenido un posicionamiento claro. El gerente de Telefónica y uno de los subgerentes de Teleorinoquia son nuestros.En todos los programas estamos trabajando las áreas de emprendimiento y competitividad. Aunque no hay que desconocer que en Casanare el mayor empleador sigue siendo el Gobierno departamental y municipal, donde están nuestros egresados, que también se destacan en el sector privado.

Si ha sido posible mostrar todos estos resultados, salvando la dificultad de no contar con una sede propia en la que se concentren todas las actividades, ¿cómo será el futuro una vez se disponga de la nueva sede?
Cuando llegué a El Yopal, el tema central de las conversaciones con docentes, estudiantes, egresados y personal administrativo era la sede. En un principio procuré que mi labor se orientara a ese trípode que sostiene a la educación superior: docencia-investigación-extensión. En estos tres ámbitos hemos venido trabajando intensamente, pero hemos tenido que agregarle un cuarto soporte que es el de la infraestructura, que es el complemento necesario para ofrecer una educación con calidad. La infraestructura debe ser adecuada, funcional y servir como punto de encuentro de identidad de toda la comunidad universitaria.Vamos a lograr tener una infraestructura propia, moderna, muy relacionada con el medio ambiente. Pero debemos tener en cuenta que si en estos once años y desde 2000 que estamos aliados con la UNAB, hemos podido conquistar tantos méritos con algunas carencias, cómo será cuando ya tengamos las aulas propias, los laboratorios dotados y certificados, una biblioteca sistematizada con más volúmenes, unas áreas para que los docentes se sientan cómodos en su espacio de trabajo. Unisangil en alianza con la UNAB será la Universidad más importante del departamento de Casanare, en lo que no tengo duda alguna, sino también de la Orinoquia colombiana. Franklin Figueroa aspira a que comenzando el segundo semestre de 2008 se pueda hacer uso de las aulas, aunque advierte que deberán seguir haciendo las proyecciones financieras para no tener tropiezos en la construcción de esta sede de la Alianza Unisangil-UNAB, que será la primera en Casanare en tener la connotación de un verdadero campus universitario.También sueña con una alianza más estrecha entre Unisangil y la UNAB, que ¿nos permita hacer un intercambio de estudiantes y docentes, que toda la experiencia que tiene la Universidad Autónoma de Bucaramanga la podamos aplicar en El Yopal, especialmente para aumentar nuestro nivel en el área de la investigación¿.Él y su equipo de colaboradores y estudiantes no cesan en el empeño de trabajar por el desarrollo regional, que conduzca a una Universidad que intervenga más en los asuntos propios de la región y que comprenda mucho más el contexto del Casanare y de la Orinoquia.

Nota de la Redacción: Espere en la próxima edición de Vivir la UNAB, la historia de Emma Beatriz, su hijo y su nieto, los tres estudiantes del Programa de Derecho de la UNAB en Unisangil Casanare.

Ir al contenido