Aporte de la Maestría en Tecnología Educativa

Abr 3, 2013 | Institucional

Es con gran placer compartir mi experiencia referente a la decisión que tomé hace un año de continuar mi formación posgradual, emprendiendo estudios doctorales en la Universidad Laval en la ciudad de Quebec, Canadá.

El inicio

Por aquellos días terminaba mis últimas asignaturas de la Maestría en Tecnología Educativa, habiendo ya defendido mi tesis, la cual trató del uso de software de simulación en la enseñanza de física escolar. Entonces culminando una importante etapa de mi formación académica, se despertaba en mí el gusto por la investigación en el campo de la aplicación de tecnología en procesos educativos. Por ello, comencé a tomar en consideración la idea de estudiar un doctorado en Tecnología Educativa. Luego de haber estudiado varias posibilidades, me decidí por la Universidad Laval.

Llegando a Canadá

A finales del mes de septiembre de 2012, un mes después de haber recibido mi título de maestría, emprendí el viaje que me traería hasta Canadá. Gracias a un proceso que llevé a cabo ante el gobierno canadiense, mi esposa, mi hija y yo obtuvimos el estatus de residentes permanentes, lo cual nos daba acceso a una multiplicidad de servicios públicos. Por ejemplo, mi hija comenzó a frecuentar una escuela primaria desde el mismo momento de nuestra llegada. Dado que Quebec es la única provincia de Canadá donde el francés es la única lengua oficial, el gobierno ofrece programas de integración lingüística para los residentes permanentes no francófonos. Mi esposa y yo, entonces, iniciamos un curso de perfeccionamiento del francés.

Mi trabajo doctoral

Luego de haber terminado el programa de francés, comencé la estructuración del estudio que desarrollaré en los próximos años como trabajo doctoral. Esto dio como resultado el anteproyecto de investigación que marca el punto de partida de mis estudios en el doctorado en Tecnología Educativa. Mi estudio es sobre las estrategias que favorecen el desarrollo de competencias en los cursos virtuales de formación continua.

El aporte de la maestría en Tecnología Educativa

Son innumerables los beneficios de haber adelantado mis estudios de maestría en la UNAB. En primer término, la calidad de la formación recibida me permite enfrentar con total seguridad los desafíos que comporta el estudiar un doctorado. Además, los sólidos conocimientos y competencias en relación a la integración de tecnología en ambientes de aprendizaje, la producción de medios educativos y la experiencia de haber desarrollado un proyecto de investigación, me ayudaron a desarrollar las habilidades requeridas en un programa de este nivel. Finalmente, el renombre de la UNAB y su reconocida calidad a nivel nacional e internacional fueron la mejor carta de presentación para poner en consideración mi candidatura al doctorado.

A mis colegas

Quiero aprovechar esta oportunidad para invitar a mis colegas a poner todo el empeño en el desarrollo de sus estudios de maestría, y para quienes aún no han iniciado, mi consejo es que tomen la decisión.

Ir al contenido