Balance de la evaluación externa

Ago 28, 2012 | Institucional

Frente a los resultados que dejó la visita en los aspectos académico y financiero, la vicerrectora Académica, Eulalia García Beltrán, y el vicerrector Administrativo y Financiero, Gilberto Ramírez Valbuena, dieron su opinión a Vivir la UNAB.

Eulalia García Beltrán, vicerrectora Académica

“Me siento complacida de que la Universidad hubiese hecho este proceso tan riguroso de Autoevaluación de los factores misionales de la Universidad. Concentrados en lo que es docencia, investigación y extensión, que es lo que más me compete, se observa una Institución que se presenta fuerte, una Universidad que ha avanzado en hacer mejor sus procesos de enseñanza-aprendizaje, en tener una filosofía educativa fuerte, consignada en el Proyecto Educativo Institucional (PEI), acorde con los principios y valores que dieron origen a esta casa de estudios como son autonomía, tolerancia, cátedra libre y basado en tres pilares que son los valores de orden lógico, ético y estético que tratamos de pregonar en todas las modalidades y niveles de la formación.

En investigación presentamos una Institución que ha avanzado en sus últimos seis años el proceso de formalizar frente a Colciencias todo lo que aquí hacemos en esa misión, si bien es una universidad de docencia que hace investigación, el camino que hemos demostrado en estos años ha sido de avanzada y presentamos no solamente hechos como productos, libros de profesores y ponencias, sino también un enorme compromiso institucional en cuanto a recursos apropiados para este fin, con metas claras de obtener más recursos de cofinanciación para presentar investigaciones que sean bien vistas en el ámbito internacional, por ende cofinanciadas.

En cuanto a extensión, durante la visita se hizo evidente la respuesta del medio a la Universidad, lo que demuestra el compromiso y posicionamiento en la región. Vienen nuevas cosas, porque uno hace todo esto para mejorar y la UNAB es una institución joven, a la que le queda mucho camino por recorrer, iniciar un nuevo plan de desarrollo en el que las palabras claves son consolidación, calidad e innovación.

Debo destacar que este proceso es de todos, de estudiantes y docentes, que son las comunidades más grandes que maneja la Universidad y que como siempre les he dicho la UNAB quiere acreditarse para ellos, pues serán los directos beneficiados en el mundo educativo que es más amplio para las instituciones acreditadas, por la credibilidad que logran”.

 

Gilberto Ramírez Valbuena, vicerrector Administrativo y Financiero

“En el tema administrativo la visita nos dejó una gran satisfacción porque fue opinión generalizada de los pares que encontraron una Universidad administrada con criterio empresarial, con conceptos financieros de control transparentes.

Nos felicitaron cuando presentamos las áreas de apoyo y soporte tecnológico, de Mercadeo, Comunicaciones, las disciplinas presupuestal, de ejecución y seguimiento, los resultados financieros de los últimos cinco años, etc.

Personalmente siento una satisfacción enorme porque llevo en la Institución cinco años, vengo del ámbito empresarial y era un reto grande administrar una universidad trasplantando criterios de ese sector a la gestión académica, acomodándolos a la realidad de la educación, adaptándose a las características especiales de la educación y eso lo hemos logrado en buena medida.

Sabemos que tenemos algunas oportunidades que hay que ajustar, como el seguimiento a la ejecución presupuestal; es importante comprometerse a cumplir las metas de ingreso que las unidades funcionales, Facultades y departamentos hacen, y no solo mirar la ejecución del gasto, que si bien es importante ejecutarlo racionalmente, optimizando los recursos con seriedad y transparencia, también lo es el cumplimiento de los compromisos de ingresos: traer estudiantes, lograr contratos de consultoría, hacer crecer los posgrados y mejorar la oferta de los mismos para que ese equilibrio presupuestal se de”.

 

Los factores

Estos son los aspectos estipulados por el Consejo Nacional de Acreditación (CNA) que deben tener en cuenta todas las instituciones que emprenden procesos de Autoevaluación con miras a obtener la Acreditación Institucional.

1. Misión y Proyecto Institucional

2. Estudiantes

3. Docentes

4. Procesos académicos

5. Investigación

6. Pertinencia e impacto social

7. Autoevaluación y Autorregulación

8. Bienestar institucional

9. Organización, gestión y administración.

10. Recursos de apoyo académico y planta física

11. Recursos  financieros

 

Las acreditadas

Estas son las 22 instituciones de educación superior de Colombia que tienen Acreditación de Alta Calidad:

Escuela Naval de Suboficiales ARC Barranquilla (cuatro años), Universidad Tecnológica de Pereira (siete años), Universidad de La Salle, Bogotá (cuatro años); Universidad de Antioquia, Medellín (nueve años); Universidad del Valle, Cali (ocho años); Universidad Industrial de Santander (ocho años); Universidad de Medellín (cuatro años); Escuela de Ingeniería de Antioquia, Medellín (cuatro años); Universidad Icesi, Cali (cuatro años); Universidad de Los Andes, Bogotá (nueve años); Universidad Tecnológica de Bolívar, Cartagena (cuatro años); Escuela de Suboficiales de la Fuerza Aérea Colombiana ‘Andrés M. Díaz’, Madrid, Cundinamarca (cuatro años); Universidad Santo Tomás, Bogotá (cuatro años); Universidad de La Sabana, Chía, Cundinamarca (seis años); Universidad Pedagógica y Tecnológica de Colombia, Tunja (cuatro años); Universidad Pontificia Bolivariana, Medellín (seis años); Universidad Eafit, Medellín (ocho años); Fundación Universidad del Norte, Barranquilla (ocho años); Universidad Nacional de Colombia, Bogotá (diez años); Colegio Mayor de Nuestra Señora del Rosario, Bogotá (ocho años); Pontificia Universidad Javeriana, Bogotá (ocho años), y Pontificia Universidad Javeriana, Cali (ocho años).

 

 

 

 

Ir al contenido