Candidatos presidenciales, brillaron por su ausencia

May 18, 2006 | Institucional

Sólo dos de los cinco candidatos presidenciales se presentaron al debate ?¿Qué propuestas tiene para Santander? ? que se realizó el lunes 15 de mayo en el Auditorio Mayor de la UNAB.

Al foro, que fue organizado por la revista Semana, Vanguardia Liberal, la Cámara de Comercio y la UNAB, se sabía que sólo asistirían cuatro de los aspirantes a la presidencia de la República, pues el candidato-presidente Álvaro Uribe Vélez, desde el inicio de su campaña anunció que no participaría en eventos públicos en los que estén presentes otros aspirantes.

Un día antes del Foro los cuatro se volvieron tres, pues Álvaro Leyva renunció a su aspiración en La Macarena (Meta), aduciendo que el gobierno no le ofrecía garantías para seguir adelante con su campaña y el lunes se supo que el candidato del Polo Democrático Alternativo, Carlos Gaviria Díaz, tampoco participaría en el debate.

En consecuencia, frente a los directores de Semana, Alejandro Santos, y Vanguardia Liberal, Sebastián Hiller, quienes fueron los moderadores del debate, sólo se sentaron Serpa y Mockus.

En medio de rechiflas y vivas para los candidatos ausentes, pero también para los presentes, los aspirantes respondieron todo tipo de preguntas, una de las más insistentes fue la paz.

Serpa describió su propuesta de paz con dos frases: "Firmes en la seguridad, firmes en la reconciliación". Tras ‘chutarle’ el balón a Uribe a quien acusó de cambiar de la noche a la mañana su planteamiento frente al conflicto interno del país "diciendo durante tres años y medio que no había guerra, hasta que terminó diciendo que sí; que hablar de diálogo era un altísimo grado de convivencia con el delito y abrió un proceso de conversación con los paramilitares y otro con el ELN y ahora habla de una zona de despeje para las FARC. La gente va a pensar por qué no lo dijo antes".

Mockus centró su tesis en una tercera opción, diferente a las dos salidas tradicionales: las armas y el diálogo. "Es la presión social, en el rechazo a través de todas las instituciones culturales, de las iglesias, de los colegios, de los medios y organizaciones sociales, mandando un mensaje muy claro a las FARC para que no sigan dilatando y poniéndole preámbulos a los preámbulos de los preámbulos y mejor formule el núcleo de lo que sería su acuerdo en una situación extrema".

Ir al contenido