Casablanca replica a columnista de Vivir la UNAB

Sep 26, 2005 | Institucional

Carolina Toloza Carvajal, propietaria de Casablanca, establecimiento ubicado
frente al Campus Central de la UNAB, y María Eugenia Carvajal, administradora
del mismo, solicitaron a Juan Gonzalo Betancur Betancur, periodista y docente
de esta Universidad, “retractarse” de lo afirmado por él
en una columna de opinión publicada en la edición de Vivir la
UNAB del 12 de septiembre de 2005.

En vista de lo extensa de la carta se publican algunos de sus apartes. Este
medio respeta la ortografía original del mensaje pese a sus errores:

“Comedidamente nos dirigidos a usted, en nuestra condición de
propietaria y administradora del establecimiento comercial Casablanca ubicado
frente a la Universidad Autonóma, a fin de solicitarle se sirva en el
mismo medio y en las mismas columnas, RETRACTARSE de lo escrito por Usted, en
la columna de Opinión bajo el título La Ordinaria Cultura Traqueta
en el Periódico Vivir la UNAB, el día 12 de Septiembre del año
que avanza.

La presente solicitud se fundamenta en el hecho que con su escrito vulneró
Derechos de Orden Constitucional como el buen nombre tanto del establecimiento
de nuestra propiedad como de las personas que se encontraban en Casablanca.
Al unísono de lo anterior incurrió en los Delitos de Injuria y
Calumnia ya que en el reporte cuestionado se sindica a quienes se encontraban
en nuestro negocio de la comisión de conductas punibles y de hechos deshonrosos
tales como que eran traquetos al parecer por su vestimenta y por los carros
en que se desplazaban y de haber utilizado dineros para impedir que la autoridad
actuara, lo que desde el punto de vista de la norma se llama Cohecho por Dar
u Ofrecer y respecto de las Autoridades se denomina Prevaricato por Omisión.

Como se aprecia, Usted, a pesar de estar escribiendo dentro de una columna
denominada de Opinión, actuó de manera irresponsable y lesiva
de los Derechos de Otros; ya que como podemos corroborar si es preciso ante
las autoridades competentes (en caso que Usted y el Períodico no se retracten);
su actuar fue irresponsable, pues en ningún momento se realizó
una investigación de los hechos materia de su escrito en el sitio cuestionado,
ni con las personas que fuimos testigos directos de lo acaecido; al punto que
no sabe que en nuestra condición procedimos a llamar al CAI de Terrazas
a fin de poner en conocimiento la situación, a la Secretaría de
Gobierno Municipal para comentar lo que estaba sucediendo y de esta manera evitar
inconvenientes a nuestro establecimiento. De igual manera solicitamos a nuestros
clientes no interpretaran mas canciones vallenatas y fue así como tan
solo se interpretaron dos canciones y despues se abstuvieron y observaron una
conducta excelente.

Por otro lado usted olvidó investigar quienes eran
las personas que se encontraban en el establecimiento, ya que si lo hubiera
hecho, hubiera podido corroborar o por lo menos establecer que las personas
que se encontraban en el Negocio provenían de las ciudades de Bogotá
y Medellín (atendidas en razón del inicio de las Ferias de nuestra
ciudad, por personas de bien de Bucaramanga), que ostentan cargos del Orden
Municipal y Departamental y que son miembros de la Familia Galvis Galvis y estudiantes
de la UNAB, quienes por su condición cuentan con servicios de seguridad
y con excelentes vehículos con sus respectivos permisos de estacionamiento,
razón por la cual cuando las autoridades se hicieron presentes respetaron
sus Derechos y como observaron que no se estaba en ningún momento infringiendo
la ley ni las buenas costumbres procedieron a retirse del sitio; acotando que
si no hubiera sido así, las autoridades hubieran procedido de otra manera;
simplemente que dentro de nuestra cultura no es muy común ver gente con
muchos escoltas y desplazándose en carros de alto cilindraje y de gran
valor, puesto que nuestra economía es básica y elemental; pero
ello no es un indicador, para que una persona como Usted, abuse del poder que
le da un medio de comunicación y proceda a escribir sin ton ni son, violando
en principio los deberes que le asisten como columnista de un periódico
los Derechos de los Otros Y olvidando la máxima que predica que mi Derecho
termina donde comienza el Derecho del Otro.

(…) Para finalizar le solicito se sirva comunicar en un plazo máximo
de ocho (8) días hábiles, la posición que Usted y el periódico
para el que escribió asumiran, respecto de los hechos aquí expuestos;
entendiendo que en caso de no obtener respuesta escrita en el tiempo concedido,
su respuesta a la solicitud de Retractación se entenderá como
negativa; lo que conllevará que acudamos a las autoridades pertinentes
con el fin de proteger y Amparar los Derechos que Nos Asisten”.

Ir al contenido