Compritas regresó a las ventas

Feb 7, 2006 | Institucional

"A ver, a la orden joven, qué se le ofrece en el CCC (Centro Comercial Compritas), ahora con el ?mail? www.compritas.com donde solicitamos practicante". Con el mismo humor de siempre pero preocupado por las deudas que le dejaron los gastos de su grave enfermedad, Julio César Herrera García más conocido como ?Compritas? regresó a su negocio (ubicado en la Plazoleta de Comidas) hace cuatro semanas, el cual dejó hace cuatro meses aquejado por una cardiopatía producto del estrés.

Reabrió el 23 de enero su caseta, donde vende empanadas, arepas, jugos, gaseosa, entre otros, y aunque el hecho de trabajar nuevamente lo anima no deja de pensar en los apuros económicos por los que atraviesa. "En este momento le debo a la Universidad un millón 905 mil pesos de arriendo. Es más, ya me pasaron a cobro jurídico, aunque me dieron más tiempo para pagar. Aquí las ventas están pesadas, con decirle que antes vendía 65 mil pesos diarios y la primera semana que empecé sólo vendí ocho mil pesos por día".

Su salud, aún con dificultades, está más estable pues sus complicaciones cardíacas fueron atendidas a tiempo, gracias al fallo de una tutela interpuesta por él contra la EPS Sanitas que se negaba a realizarle una artereografía. "El problema ahora es la diabetes. Tengo que inyectarme insulina en la mañana y en la noche para controlarme el azúcar, y por la retención de líquidos tengo un riñón afectado para lo cual también estoy en tratamiento".

?Compritas? regresó, según él, por amor al trabajo y a la Universidad. "Yo les pido a los estudiantes que vengan y me ayuden. Mucha gente me conoce y, como dijo un profesor, yo soy una institución acá, apóyenme y háganme la comprita".

 

Comunicaciones UNAB extensión 332

Ir al contenido