De práctica en Roma

Oct 5, 2009 | Institucional

Por Pastor Virviescas Gómez

Desde el 14 de septiembre se encuentra en la ciudad de Roma, Laura Milena Gómez Rangel, estudiante de la Facultad de Administración de Empresas de la UNAB, realizando su práctica de décimo semestre en la Oficina Comercial de Proexport en Italia.

Esta experiencia que se prolongará por un año, le permitirá a Laura convertirse en el equivalente a la ejecutiva de cuenta de esta delegación que tiene bajo su responsabilidad la promoción de las exportaciones y la imagen de Colombia en el exterior. Sucede en el cargo a David Rojas, un estudiante de la Universidad de la Sabana, de Bogotá.

Laura Milena empezó a buscar la práctica desde diciembre de 2008 y contactó a Tatiana Mora, directora de Proexport en Roma, quien le advirtió que uno de las condiciones primordiales para poder aspirar a esa pasantía es desenvolverse con el italiano, y ella se tomó a pecho el reto por lo que de inmediato se dedicó a estudiar ese idioma.

¿Quería una práctica que cumpliera varios requisitos: que me permitiera viajar y conocer otra cultura, que fuera un idioma diferente del español o del inglés, y que tuviera algo relacionado con mercados. Proexport cumple con todo eso¿, afirma Laura, quien también alcanzó a contemplar la posibilidad de realizar su práctica en Beijing, China, donde ya estuvo su hermano Óscar en la Cámara de Comercio Colombo-China.

Y como si lo anterior fuera poco, a los pocos días de recibir la aceptación de Roma, también la llamaron para decirle que sería admitida en el departamento de mercadeo de la Organización de Naciones Unidas (ONU) en la ciudad de Nueva York, Estados Unidos.

Pero Laura se la jugó por Propexport y hoy está dichosa viviendo en una residencia universitaria, pasando todos los días por el Coliseo Romano, disfrutando las delicias de la cocina italiana y trabajando a un ritmo extenuante porque la oficina no dispone de muchos empleados y ella debe multiplicarse para cumplir con las tareas.

Al italiano, y al inglés y francés que ya conoce, Laura aspira sumarle otro idioma para aprovechar su estadía en Europa.

Su permanencia será de un año porque Proexport le manifestó que los seis meses de una práctica convencional apenas sirven para que los estudiantes tomen el ritmo, por lo que optaron por doblar el tiempo.

Con el apoyo incondicional de sus padres, Laura no descarta quedarse en Italia. ¿Si las cosas se dan, me quedo; si no se dan, me devuelvo después de la práctica porque Colombia me gusta¿, dice.

Laura ya estuvo viviendo en Calgary (Canadá), donde cursó su último año de bachillerato; luego fue a Washington (Estados Unidos) para adelantar su práctica de sexto semestre en la Cámara de Comercio Colombo-Americana y allí pudo aproximarse a las negociaciones del Tratado de Libre Comercio (TLC) que Colombia sigue esperando que firme el presidente demócrata Barack Obama.

A sus compañeros de la UNAB, Laura Milena les recomienda: ¿Cuando uno sale, así sea a Bogotá, pues se da cuenta que las oportunidades son muy grandes, y que aunque Bucaramanga es linda uno puede traer ideas que le funcionen a la ciudad¿.

En cuanto a las pasantías, Laura aconseja que las busquen con tiempo, ¿porque generalmente las personas se quejan que las prácticas son malas o que les toca irse a una oficina donde los ponen a sacar fotocopias, pero si ellos no le ponen el empeño y no buscan qué es lo que quieren, pues les tocará una práctica así. Además, no significa que en lo que hizo la práctica sea en lo que se va a desempeñar en el futuro, pero si uno no la hace no sabe qué le gusta y qué no¿.

Y por último señala: ¿Apliquen, hablen con las personas, porque no necesariamente uno debe tener el contacto o la palanca para lograr la práctica que uno quiere¿.

Ir al contenido