Diana Minerva sobrevivió al Factor X

Oct 25, 2005 | Institucional

Diana Minerva Flórez Sánchez estuvo entre los 45.000 músicos, poetas, locos y desocupados que se presentaron a Factor X. El programa tipo reality del canal privado de televisión RCN.

Aunque Diana Minerva, estudiante de octavo semestre de la Facultad de Música de la UNAB, vio frustrada su aspiración de meterse entre los cuatro finalistas, afirma que consiguió su propósito de darse a conocer y establecer contactos.

A sus familiares en Barrancabermeja y amigos y profesores en Bucaramanga, que vieron con puntualidad las transmisiones, les dice que no tiene la más remota idea de qué era lo que estaban buscando en Factor X, una muestra más de televisión barata, de baja calidad y escaso o nulo aporte a la cultura del país.

¿Qué motivos la llevaron a participar en Factor X?
La verdad, me motivé porque iban a ir varios amigos de la Facultad, en su mayoría gente del Coro UNAB y pues fui a hacer barra y terminaron haciéndome barra a mí.

¿Cuando se presentó creyó que iba a ser seleccionada o se vio perdida?
Yo nunca estuve segura de nada, siempre andaba con el temor de no ser escogida porque nadie sabía qué era lo que estaban buscando; además era tan incierto que gente que conocía y cantaba super bien, no la pasaban.

¿Cómo caracteriza el promedio de las demás personas que se presentaron en esta ciudad?
Hubo de todo, y cada uno en su género era muy bueno; entonces aparte de nivel, había diversidad a pesar de venir de la misma región.

¿Qué le dijeron sus familiares cuando les informó que se había presentado a la escogencia?
Yo no les dije nada sino hasta que pasé a la segunda ronda que fue en el Hotel Dann. Al principio no tomé tan seriamente el hecho de presentarme al Factor X, pero las cosas comenzaron a ponerse cada vez más comprometedoras y pues ni modo, me tocó contarle a mis papás.

¿Qué busca alguien que se atreve a someterse a esa prueba?
Todos teníamos propósitos casi parecidos, pero mi objetivo era darme a conocer a nivel nacional y buscar contactos y pues gracias a Dios las dos cosas se dieron. Conocí tanta gente que ya tengo clientes para el disco que voy a sacar con el grupo, con Zónika, el cual está conformado por alumnos de la UNAB. ¡Espero que nos apoyen!

¿Qué sintió en el momento en el que le dijeron que no había pasado a la siguiente ronda?
Cuando me sacaron, tuve muchos sentimientos encontrados; primero de asombro porque todos los compañeros me decían que era fijo mi puesto entre los 12, y con alivio porque ya eran las 2 de la mañana cuando me dieron la noticia y pues lo único que quería era dormir. Luego Andrea Serna me preguntó que cómo me sentía, y yo le dije que muy tranquila, y que no tenía ni idea de qué era lo que estaban buscando en el Factor X.

¿Qué le han dicho sus compañeros y profesores en la UNAB?
Desde que la gente se enteró que yo había pasado, todos estaban motivados porque creyeron en mí, y que además iba a desempeñar un buen papel. Los profesores y todos los demás en la Facultad me apoyaron, cosa que les agradezco; nunca supe de alguien que estuviera en contra, pero me imagino que sí los hubo.

¿Cómo ve su futuro?
Cada vez veo más cerca mi sueño de ser una cantante que va por todos los rincones mostrando su música. Zónika, mi grupo actual, es una de esas razones por las que mi futuro se está convirtiendo en presente…

Ir al contenido