Disfruta de la poesía

Abr 25, 2014 | Oferta educativa

Jorge Armando Romero Ulloa, estudiante de último semestre de Administración de Empresas, nos compartió dos de sus composiciones literarias.

Envíanos tus notas periodísticas, artículos de opinión, cuentos o poemas al correo soyautonomo@unab.edu.co y haz parte de nuestra publicación.

Quisiera parar

Soy producto de la sociedad

el maldito consumismo me tiene mal.

Quiero nadar sobre un río azul

como el que dibujé de niño,

quiero dormir hasta que me despierte la luz

quiero ganarle la pelea al conformismo.

 

Soy residuo de un proceso

la absurda monotonía me tiene preso.

Quiero cantar una canción mía

que mi padre se sienta orgulloso,

quiero que Navidad dure un cuarto de vida

quiero reencarnar en un oso perezoso.

 

Quiero ser más fuerte

pero también quiero llorar,

quiero correr de frente

pero también quiero parar.

Quiero jugar con los niños

quiero hablar con los ancianos,

quiero pedirle pasaporte a un gringo

quiero saborear en la playa un mojito cubano.

Quiero abrazar a un payaso

quiero desahogarme en esta canción,

quiero bailar salsa descalzo

y morderle una oreja al sol.

 

Oye mundo no vayas tan rápido

dame un momento para respirar,

quisiera por un instante ir más despacio

quisiera parar, yo, quisiera parar.

 

Estaré ahí

Cuando sonrías de tanta alegría

que hasta grites con energía,

cuando hables o hasta cantes

una de las canciones mías,

yo quiero estar ahí.

 

Cuando la felicidad te invada

y te llegue hasta el alma,

cuando digas cosas bonitas

y quieres que escuchen tus palabras,

yo muero por estar ahí.

 

Pero cuando estés triste

y hasta llores lo que sentiste,

o cuando te duela el corazón

por un amor que perdiste,

te aseguro que estaré ahí.

 

Cuando tengas dudas y preguntas

de algo que tal vez te gusta,

cuando cruces cada gran meta

o algún buen sueño cumplas,

yo querré estar ahí.

 

Cuando no puedas parar de reír

o escuches a los pajaritos,

cuando te apasione la vida

y el día te parezca también cortico,

yo ruego por estar ahí.

 

Y cuando te duela el alma

o te preocupen los problemas,

que sientes perder tu calma

con tu alma siempre buena,

te lo juro que estaré ahí.

 

Información tomada de Yo soy autónomo revista, edición 49 de abril de 2014.

Ir al contenido