Docente de Derecho recibió doctorado en España

Abr 27, 2009 | Institucional

El trabajo
“Para cursar el doctorado, conté con el apoyo institucional de la UNAB, de sus directivos, el respaldo metodológico del profesor Carlos Saúl Pérez Albarracín; de los directivos del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar y además conté con los aportes de la Asociación Afecto contra el Maltrato Infantil. Debo dar un agradecimiento especial a David Sánchez Rubio, doctor en Filosofía en Derecho, profesor titular de la facultad de Derecho de la Universidad de Sevilla, por el apoyo que me brindó como director de mi tesis”, indicó.

Fernández de los Campos inició su doctorado en 1999. Luego de la etapa presencial, efectuada entre ese año y el 2000, pasó al trabajo de campo, el cual le demandó más de seis años de recopilación de información.

“El trabajo de campo de España fue como observadora y partícipe de los programas preventivos del maltrato (Educo y Habilidades parentales), mientras que en Colombia tuve que esperar a que los programas emprendieran su marcha y eso fue solo hasta 2003. En agosto de 2008 envié mi tesis para evaluación, o sea que estuve cinco años de trabajo directo con la tesis”.
Fernández de los Campos dijo que para definir el maltrato infantil, prefiere usar la descripción hecha por el Centro Internacional de la Infancia de París: “cualquier acto por acción u omisión realizado por individuos, por instituciones o por la sociedad en su conjunto y todos los estados derivados de estos actos o de su ausencia que priven a los niños de su libertad o de sus derechos correspondientes y/o dificulten su óptimo desarrollo”.

Tras comparar los programas de prevención en ambos países, la doctora en Derechos Humanos y Desarrollo encontró aspectos relevantes como que “la legislación de ambos Estados, comprende medidas preventivas, obligaciones para la sociedad en general, profesionales y autoridades y la formulación de políticas públicas, pudiéndose mencionar en  Colombia,  la política de  Construcción de Paz y Convivencia Familiar-Haz Paz; en España, el I Plan de acción contra la violencia doméstica, el II Plan Integral contra la violencia doméstica y el Plan Integral de Apoyo a la Familia, en la esfera estatal, y en el plano autonómico de interés para este estudio, el Plan Integral de Atención a la Infancia de Andalucía. En desarrollo de estas políticas, tanto en Colombia como en España, las administraciones locales aplican estrategias educativas, como los programas experienciales de formación de padres que estudié en esta investigación”.

Y continuó: “la falta de desarrollo económico a escala mundial torna imperativo profundizar en las causas que lo originan, con el objeto de regular la globalización y evitar que los derechos humanos continúen siendo parte de la retórica imperante, como si estuviesen anestesiados, parafraseando a David Sánchez Rubio”.

“Los niños son personas con iguales derechos que todas las demás, no son menores en el mundo de los adultos, ni la titularidad de sus derechos es inferior a la de aquéllos. Si bien en las primeras etapas de su existencia carecen de las competencias para gestionar su vida de forma independiente, reivindican con autonomía sus derechos. Son los padres y demás agentes corresponsables quienes tienen la obligación de hacer efectivo el derecho al desarrollo integral de los niños”, concluyó Fernández de los Campos.

Tomado de: Vivir la UNAB Edición 297

Ir al contenido