Ecaes, requisito necesario para el grado

May 16, 2005 | Institucional

Por Pastor Virviescas Gómez

Ya no volverá a verse el caso del estudiante que fue, firmó y entregó en blanco, o su amigo que contestó de afán o al 'pinochazo'. Desde el pasado jueves 5 de mayo todo estudiante de pregrado de la UNAB que aspire a culminar sus planes de estudio y recibirse como profesional, deberá no solo haber presentado sino obtenido un promedio igual o superior a la media nacional en los Exámenes de Calidad de la Educación Superior (Ecaes), según lo establece la Resolución 024 firmada por el rector Gabriel Burgos Mantilla y la secretaria general María Victoria Puyana Silva.

La medida está amparada en el artículo 5 del Decreto 1781 del 26 de junio de 2003, que aparte de señalar la obligatoriedad de la presentación de las mencionadas pruebas, otorga a las instituciones de educación superior la facultad de adoptar medidas internas que permitan la participación de la totalidad de sus estudiantes.

La Resolución 024 determina la presentación de las pruebas como "requisito obligatorio" para culminación de los planes de estudio de pregrado y subraya en su artículo 2 que "para efectos de entender cumplido dicho requisito, el estudiante, además de participar en todas las actividades organizadas por la Universidad tendientes a la preparación de dicho examen, deberá obtener en el mismo un puntaje igual o superior a la media nacional menos una desviación estándar del respectivo programa académico según los resultados entregados por el Icfes o por el organismo competente para la aplicación de la prueba".

Anota el documento que "dado que el Ecaes es una prueba que se encuentra en proceso de consolidación, es posible que su resultado no se exprese cuantitativamente; en tal caso para aplicar lo dictaminado en el artículo se tendrá en cuenta el criterio equivalente definido por la UNAB".

Si esta Resolución se hubiese aplicado en las últimas pruebas de diciembre de 2004, en el caso de Ingeniería de Sistemas -Facultad que logró ubicar un estudiante entre los diez mejores del país- de 56 alumnos que se presentaron, 51 estuvieron en la franja media aprobatoria, pero cinco no lo lograron. Su decano Wilson Briceño dice que "este es un campanazo para que con un mayor esfuerzo todos los estudiantes logren alcanzar los promedios requeridos".

De 594 estudiantes de nueve Facultades que presentaron los Ecaes en diciembre último, 84 (14%) estuvieron por debajo de los 90 puntos, que es una desviación estándar menos de la media nacional.

'Tenemos que estar en lo alto'

Vivir la UNAB interrogó al rector sobre las razones y alcances de esta determinación, quien señaló que esta es una forma efectiva de adelantarse a lo que tarde o temprano será una decisión del Gobierno nacional en el sentido de que como es obligatorio el examen del Icfes, también lo sean las pruebas Ecaes aprobadas para aspirar a un título profesional.

"El estudiante tendrá que trabajar con seriedad la preparación y presentación de los exámenes y ser muy responsable, y no lo ha sido. Lamentablemente la única manera de que entiendan la seriedad del asunto es esta medida que hemos tomado", dice Burgos Mantilla, quien al referirse al caso de quien presente los Ecaes como por no dejar, afirma que tendrá que prepararse y presentarse cuantas veces sean necesarias hasta su aprobación.

¿Cuál es la reacción que se espera?

"Pues que la gente se prepare, porque además la Universidad ha abierto todos los espacios para que los estudiantes se capaciten", dice Burgos Mantilla, quien advierte que "querámoslo o no, los Ecaes van a ser una medida de la calidad de la Universidad y tenemos que estar en la parte alta. La UNAB no puede darse el lujo de decir que su Facultad de Medicina, de Derecho, Administración, Comunicación o cualquiera están en la línea media o baja".

"La UNAB tiene que estar en la parte alta porque los padres de familia se van a preguntar a dónde envían a estudiar a sus hijos. Y dirán, por ejemplo, si tengo que pagar siete u ocho millones de pesos para que estudie Medicina, pues que vaya a la universidad que está mejor ranqueada", afirma.

¿El Ecaes es una responsabilidad del estudiante si le va mal y un logro del decano si le va bien?

El rector responde que "es una responsabilidad de la Universidad, porque si el estudiante no está bien preparado no le puede ir bien. Entonces tiene que haber un trabajo serio de la Universidad en la fase formativa y un trabajo serio del estudiante en el proceso de formación. Por lo tanto, tienen que trabajar ambos".

En este punto es donde el rector anuncia otra de las grandes novedades. "Aquí tiene que jugar un papel preponderante la selección. La UNAB va a tener que afinar su selección para el ingreso. Va a tener que hacer un proceso muy serio de seguimiento del estudiante y una evaluación muy seria del trabajo de los profesores, porque al final el resultado del examen Ecaes no va a ser si el estudiante amaneció con o sin dolor de cabeza, sino el resultado de un proceso que parte desde la selección del estudiante y el desarrollo de la carrera".

Ese reto constante de la calidad es el que lleva al rector a aseverar que inevitablemente deben optimizarse los mecanismos de ingreso a la Universidad, "ser más cuidadosos y exigentes en la selección", porque de otra manera -recibiendo a cualquier tipo de estudiante- "se nos cae la calidad y a largo plazo también se nos cae la demanda". Como estrategia, la UNAB tendrá que moverse en la búsqueda de fondos para becas y echará mano -por ejemplo- del convenio con el Icetex que proporcionará los recursos y la Universidad las facilidades para que los mejores bachilleres de Bucaramanga, Santander y la región, que en un considerable porcentaje no vienen a la UNAB por problemas económicos, puedan hacerlo. "Lo que buscamos es que cada día nuestros estudiantes tengan mejor nivel".

¿Cómo tomará el estudiante promedio estas nuevas políticas?

"No le queda otra que darse cuenta que es un proceso muy serio y que también en el mediano plazo el Ecaes va a ser un elemento fundamental para buscar empleo o como simple referencia", manifiesta el rector, quien sostiene que se ha comprobado la correlación existente en estudiantes con buen Icfes y luego buen promedio en la Facultad permite esperar un buen Ecaes. "Que lleguen los mejores profesionales al poder judicial o a la administración pública, eso va en beneficio del país e infortunadamente no es lo que está pasando".

Burgos Mantilla se declara partidario del Ecaes, aunque tenga defectos o haya que afinar los exámenes. "Eso mismo se decía hace 30 años de los exámenes del Icfes y hoy nadie duda de su valor y todo el mundo lo reconoce como un indicador muy importante".

Sin entrar en detalles sobre las medidas que se van a adoptar con respecto a mecanismos como las cancelaciones reiteradas que amparan el bajo rendimiento de determinados estudiantes, "y que pronto se van a acabar", el rector asegura que estudiantes y profesores de la UNAB deben entender que la competencia de ahora en adelante es todavía con más calidad. "Ya la medida no va a ser la Acreditación, que es muy importante; la norma ISO, que igualmente lo es, sino también los exámenes Ecaes, y eso va a establecer un escalafón, así hoy peleemos y zapateemos. La UNAB debe estar en las grandes ligas".

¿Qué incentivos se han pensado para esos estudiantes que se destaquen?

"Ya hay estímulos establecidos como la exoneración de preparatorios en el caso de Derecho y en las demás carreras se les exonera del pago de derechos de grado y se les dan becas para posgrado. La Universidad a su vez al buen estudiante lo estimula. Va a haber zanahoria también", concluye el rector.

Ir al contenido