El control de los contralores

Oct 20, 2011 | Institucional

Por Ricardo Jaramillo P.
El ‘ojo vigilante’ de los contralores en Colombia es santandereano y para más señas, egresado dela UNAB. Es el abogado Jaime Raúl Ardila Barrera, quien asumió como Auditor General de la República el pasado 3 de junio.

“El papel del Auditor General es vigilar las Contralorías, entidades clave en medio de los escándalos de corrupción que se destapan todos los días en el país; mejor dicho, sus funciones son: vigilar los procesos de control fiscal en el país, asegurarse de que las 63 Contralorías (una nacional, 31 departamentales, cuatro distritales -Bogotá, Barranquilla, Cartagena y Santa Marta- y 25 municipales) desempeñen bien su labor de evitar actos de corrupción y cerciorarse de que se manejen bien los recursos públicos”, explica.

Ardila Barrera es especialista en Derecho Público, administrador de empresas y de negocios internacionales y especialista en docencia universitaria. Ha sido Auditor Fiscal en la Contraloría de Santander, diputado, secretario jurídico de la Gobernación, gerente de Idesan, asesor del Ministerio de Minas y Energía, y gran parte de su vida profesional la ha dedicado a la dirección y docencia universitaria, labores que refleja en su papel de ex rector de Uniciencia y Corpocides en Bucaramanga.

De sus tiempos como estudiante de la UNAB recuerda las tertulias políticas con profesores como el ex ministro JoséManuel AriasCarrizosa, el recientemente fallecido Laureano Gómez Serrano y el actual presidente dela Junta Directivade la UNAB,Alfonso GómezGómez.

 

En sus casi cinco meses como Auditor General de la  Nación, ¿cómo ha encontrado la labor de las Contralorías en el país?

Antes de la constituyente del 91 las Contralorías eran fortines políticos muy poderosos, tanto, que ponían presidente. Conla nueva Constituciónhubo un cambio duro en el tema del control fiscal y las Contralorías hoy no tienen ni los recursos financieros ni humanos para adelantar el proceso auditor. La gente exige una lucha frontal contra la corrupción pero debemos entender que con los instrumentos y organismos que tenemos no somos capaces de cumplir con la misión que el artículo 1234 de la Constitución nos consagra de vigilar el erario y a los sujetos del suceso fiscal.

 

¿No tener esos recursos es un punto a favor para los corruptos?

Tristemente así es y lo hemos visto en las declaraciones de la señora contralora (General de la República, Sandra Morelli Rico) relacionadas con la ‘rogadera’ de los contralores municipales para que los respectivos alcaldes les giren los recursos, ese concepto de la autonomía administrativa y financiera no existe. Usted no puede ejercer control si no es absolutamente independiente, ahí tenemos grandes falencias y grandes debilidades, es ‘pelea de tigre con burro amarrado’ y por eso es que cuando llega el contralor a vigilar al gobernador o al alcalde, tiene que ‘hacerle pasito’ porque siempre va a depender de que los mandatarios le giren los recursos.

 

2011 es un año electoral y usted destapó la andanada de contrataciones que se desató en el país antes de que entrara a regir la Ley de Garantías Electorales. ¿Pero eso se queda sólo en la denuncia?, ¿qué va a pasar?

Ya hay casos en los que la justicia está operando, por ejemplo en el de la Red Álma Mater (una fundación sin ánimo de lucro que representa a varias universidades del Eje Cafetero investigadas por posibles actos de corrupción en contratos con Invías, Bienestar Familiar y dos alcaldías) en el que la Procuraduría ha producido una serie de fallos específicos. Uno no entiende cómo estas fundaciones son ‘toderas’: compran computadores, manejan aeropuertos, hacen carreteras… Son cosas que hemos venido destapando y ya la justicia está operando, pero hay que ver que son cientos de miles de contratos, nada más el año pasado fueron 815.000 en las entidades territoriales, solo hasta finales de noviembre vamos a tener el consolidado de la Nación, el grueso de cómo es que se contrata, con quién y cómo es el proceso de selección.

 

En ese informe sobre contratación entre enero y junio de este año la Auditoría concluyó que el 77%  de casi 370 mil contratos se hizo mediante la modalidad de contratación directa, una forma de desviar los dineros públicos. ¿Qué pueden hacer los entes de control para que ese foco de corrupción desaparezca?

En muchas oportunidades se necesita contratar y hacerlo rápido, entendemos eso, la Ley establece unos mecanismos para hacerlo así, pero lo que hemos visto es que todo el mundo lo quiere hacer de manera directa, y la Ley dejó unas puertas abiertas con los ‘Convenios interadministrativos’, por ejemplo la Gobernación le entrega a la Alcaldía y ésta contrata con una empresa particular ‘a dedo’, está tercerizando la contratación y eso es lo que consideramos peligroso porque no hay selección objetiva.

 

¿Qué recuerda de su época de estudiante en la UNAB?

La cercanía con los profesores, especialmente conAlfonso GómezGómez, en esa época hacíamos política liberal y por esola afinidad. Desdesu creación la Universidad se caracterizó por sus principios de autonomía, ha sido abierta a todo el mundo y eso es valioso.

 

¿Qué es ser autónomo?

Es tener principios liberales, comola Universidad. Cuandouno tiene esos principios, es decir independencia en lo social, en lo económico y en lo político, y expresa de manera libre lo que piensa, es autónomo. Ser autónomo es un modelo de vida, es la esencia de la espiritualidad y de lo liberal en las ideas y demás cosas de la vida.   

Ir al contenido