El día de los niños, negocio rentable

Oct 15, 2006 | Facultad de Ciencias Sociales, Humanidades y Artes

Por Elizabeth Avendaño Mendoza
eavendano@unab.edu.co
El 31 de octubre se celebra la fiesta de los niños, que antes se denominaba día de brujas (Halloween). Esta tradición que se celebra cada año se vive con mucha particularidad porque ese día los pequeños se disfrazan, ya sea de su personaje favorito o del muñeco animado del momento.

Esta ocasión es propicia para que ellos salgan a las calles a pedir golosinas entre los vecinos o negocios que se preparan para obsequiarles dulces o detalles.

Pero esta tradición se ha reducido con el paso del tiempo; la gente ha dejado de disfrazar a los niños por falta de dinero y aspectos religiosos, especialmente la concepción que se tiene de que éste es un rito satánico.

Mientras otros años, los centros comerciales y negocios de la ciudad han arreglado los locales desde los primeros días de octubre, ahora se observa más la decoración de la Navidad, así lo afirma Patricia Angarita, maquilladora profesional de la firma Jolie de Vogue.

Sin embargo son muchas las personas que viven de esta celebración y para quienes la fiesta de los niños o el Halloween significa buenas temporadas en las que las ventas se incrementan en confiterías, fábricas y alquileres de disfraces para chicos y adultos.

Una buena alternativa

Rosa Edilma Gómez, propietaria de la confitería El Puma, ubicada en la calle 31 con carrera 16, en el centro de Bucaramanga, comenta que en este mes las ventas se incrementan en un 30% en caramelos y golosinas durante la segunda quincena de octubre y especialmente, cuando ya se acerca el día de los niños.

Otros negocios como el de los alquileres y ventas de disfraces tienen su mejor temporada durante esta ocasión, puesto que ahora el Halloween lo viven no sólo los niños sino los adultos.

Estos negocios, algunos nacidos en la ciudad, confeccionan los trajes ya sea para el alquiler o para la venta, como lo explica Marianela Uribe, administradora de la tienda de disfraces Olins, al sur de la ciudad.

En promedio en el mercado local, los vestidos para los niños oscilan entre los $35.000 y 60.000 pesos para la venta, mientras que en alquiler se pueden conseguir entre $15.000 y 20.000 pesos, especialmente los que están de moda.

Para los adultos los alquileres pueden variar entre $35.000 y $80.000 haciéndole los arreglos, según las exigencias de quien lo necesite.

Del negocio del día de los niños también viven los maquilladores, que hoy en día han cobrado importancia, porque diseñan, transforman o caracterizan algunos personajes o animales en el rostro de la persona.

Este tipo de maquillaje puede llegar a costar entre $25.000 y 30.000 pesos y en Bucaramanga existen maquilladores artísticos como los de la Peluquería Hair Design, quienes son profesionales en esta labor.

Otro de los negocios para los que la temporada es muy buena son los fotógrafos o casas fotográficas, quienes para esa ocasión preparan diferentes promociones.

Olga Lucia Vanegas, propietaria de Foto Vanegas, en Cabecera, dice que ese día sacan promociones con precios especiales, con un costo casi a la mitad de lo que se ofrece durante el año, los kits de fotos que costaban $25.000 para ese día se conseguirán en $10.000 o $12.000, a fin de dejar un recuerdo bonito para los niños y sus padres.

Pero también los restaurantes, centros comerciales, casas recreacionistas, negocios de polvorería y heladerías, se preparan para ofrecer ese día diversidad de comidas, helados, música y diversión para que los niños pasen un día agradable.

Para las fiestas que preparan los adultos, las discotecas y bares de la ciudad tienen planes preparados por el día de Halloween, desde el 20 de octubre en diferentes sitios de la ciudad se realizan concursos de disfraces entre los que se encuentran monstruos, geishas, conejitas y diversidad de personajes que se disputan el primer lugar.

Para el 28 de octubre se tiene previsto el Fashion Kids Halloween,  donde desfilan niñas con diversos disfraces y se realiza un espectáculo de diversión con títeres, payasos y concursos en el hotel Guane.

Las boletas tienen un costo de 12.000 pesos y se consiguen en las peluquerías Cabecitas y Personitas. También entre el 27 y el 28 de este mes se elige a la Niña Santander en la Biblioteca Gabriel Turbay.

El rango de edad es entre los 8 y los 12 años y las boletas se pueden conseguir entre $12.000 y 15.000 pesos.

Ir al contenido