El largo camino recorrido para alcanzar la igualdad en la representación democrática de los colombianos – El Reino de la Nueva Granada, la Gran Colombia y el Frente Nacional

Sep 9, 2022 | Ormic Investigación periodística

Autor: Emmanuel D. Sánchez
Edición y corrección de estilo: Marciano Venté

La victoria electoral de Gustavo Petro y Francia Márquez representan a simple vista un cambio a la hora de elegir representantes. Colombia pasó de elegir a un hombre y una mujer blanca, Iván Duque y Marta Lucia Ramírez, a elegir a un exguerrillero y una mujer afro. ¿Por qué este hito resulta importante en la historia de Colombia?

Gustavo Petro y Francia Márquez. Presidente y vicepresidente de Colombia

Desde el Virreinato de la Nueva Granada las mujeres han jugado un papel fundamental en los hitos históricos de la historia colombiana. Policarpa Salavarrieta o ‘La Pola’ fue una de las mujeres que más luchó por la libertad del pueblo ayudando en secreto a las tropas libertarias de Simón Bolívar. Policarpa era la espía del Ejercito Independentista, intercambiaba información y reclutaba jóvenes para sumarlos al ejército. Fue descubierta y el 14 de noviembre de 1817 fue fusilada en la Plaza Mayor de Santafé.

Manuela Beltrán encabezó la lucha revolucionaria en Colombia. En 1700 las leyes borbónicas incluían una serie de nuevos impuestos que afectan directamente a la ‘canasta básica’, por esto el 16 de marzo de 1781 con el grito de Manuela ¡Viva el rey muera el mal gobierno! se dio origen a la rebelión comunera.

Manuela Sáenz ‘La libertadora del libertador’ fue señalada por actitud que no encajaba con las damas de la época: extrovertida, rebelde y separada de su primer marido. Es una de las mujeres más relevantes de la época emancipadora de Latinoamérica.

Juana Velazco de Gallo ‘La heroína de Toca’ fue importante para las tropas de Simón Bolívar en días previos a la Batalla de Boyacá, al liderar un inmenso grupo de mujeres tunjanas que dotó al ejército del libertador de camisas y pantalones, atendiendo las dificultades que estos hombres enfrentaban bajo el frío boyacense. Además, le regaló al libertador su caballo ‘El Muchacho’ con el que resultó vencedor en la Batalla de Boyacá.
Antonina Santos organizó y sostuvo la guerrilla de Coromoro, convirtiendo su hacienda El Hatillo en centro de operaciones del grupo. Esta guerrilla fue decisiva para las victorias del Pantano de Vargas y de Boyacá, puesto que impidió el paso de las tropas que iban en ayuda de los españoles. Para consultar más información sobre las mujeres que jugaron un papel importante en la época de conquista, revolución y libertad de Colombia recomiendo el siguiente texto.

Policarpa Salavarrieta. Heroína de la independencia. 

Esta relevancia histórica es la que debemos tener presente, mujeres en todas las épocas han sido protagonistas y sin ellas la historia sería totalmente diferente. Opacar sus logros es fusilarle como pasaba en la época.

La Gran Colombia tiene un período de 1819 a 1831. Esta se constituye con el Congreso de Angostura. Simón Bolívar y Francisco de Paula Santander, presidente y vicepresidente, en el congreso de Cúcuta unieron a Venezuela a la nueva nación. Así lo hizo Bolívar con Perú y Bolivia.

El centralismo de Bolívar devolvía a los pobladores de la Gran Colombia a esa época del dominio español. Consideraban que Bogotá (la capital) estaba muy alejada de sus territorios y no les prestaban demasiada atención, además de proponer grupos selectos para el control territorial. Ese ‘centralismo’ aún seguía apartando a las periferias y esas mismas fueron las que cambiaron y le dieron la vuelta a la historia de Colombia.

Votaciones 2022 segunda vuelta para la presidencia de Colombia

El ‘Frente Nacional’ desde 1958 hasta su finalización en 1974 con la creación de las tres grandes guerrillas, era inconcebible que una mujer o un exguerrillero llegaran al poder. Y es que estos últimos no existían para la política del momento, eran parte de esos invisibles o de esos “nadies” de la sociedad colombiana.

El proceso de democratización en Colombia ha sido clave para esa transición política que vimos en las últimas elecciones presidenciales. El 1 de diciembre de 1954 ocurre un hito histórico ya que fue la primera vez que las mujeres votaron en un proceso electoral, pero no se establecieron sus derechos hasta la constitución de 1991.

Uno de los pasos claves en la lucha de la representación política de la mujer, fue la ley 581 de 2000 o la ‘Ley de cuotas’, que dispuso que el 30% de los altos cargos públicos deben ser ejercidos por mujeres. 

Imagen sobre la ley 581 de 2000 o ley de cuotas

Nadia Pérez Guevara, Investigadora del Centro de Estudios Políticos de la UNAB, comenta que, “no es suficiente hablar de cuotas, estamos hablando de la necesidad de instaurar una paridad (…) este gobierno con unas banderas progresistas lleva a la práctica la paridad porque es una demanda y está en la agenda pública”. 

Los procesos democráticos buscan incluir progresivamente a todos los sectores sociales de un país. El 7 de agosto de 2022 vivimos una de las posesiones presidenciales más diversas, donde se incluyeron a la mayor cantidad de sectores que componen y que configuran lo que es Colombia. Un país diverso culturalmente que tuvo desde el día uno el protagonismo que necesitaba.

Ir al contenido