El mejor negocio del mundo

Nov 8, 2005 | Institucional

Por Pastor Virviescas Gómez
Hace rato que el presidente de la Junta Directiva de la Cámara de Comercio
de Bucaramanga, Rafael Ardila Duarte, descubrió el mejor negocio del
mundo. Y el lunes 31 de octubre estuvo en la UNAB compartiéndolo con
los estudiantes de Berufsakademie bajo el modelo de "team teaching"
(enseñanza en equipo).

"Ser honesto", les dijo, "y el mayor activo es el valor de la
palabra". Según Ardila, uno de los artífices del Centro Comercial
La Florida, en Cañaveral, "cuando la gente sabe que uno paga las
cuentas, que honra su actuar y que no se está con "curvas "ni
jugadas, todo el mundo le ofrece la posibilidad de asociarse o de hacer negocios.
Ese es el camino más recto".

Ardila, uno de los principales importadores de electrodomésticos a nivel
nacional, les recomendó a los estudiantes que no se preocupen por el
dinero, "que ese lo tienen los bancos", sino por tener un proyecto
y la decisión de sacarlo adelante.

A todos aquellos profesionales jóvenes que quieren llegar alto, Ardila
les propuso tener "un sueño, porque todos los negocios son una visión
que uno tiene de pequeño para volverlo grande y así han sido todos
los negocios, desde Microsoft hasta Bavaria. Hay que sacar perspectivas de mercado
y tirarles números, pero si uno no mira lejos no va a llegar ni siquiera
cerca".

Ardila confiesa que los tres factores fundamentales para salir adelante en
su caso han sido: "persistencia, rectitud e innovación permanente".

Contrario a lo que muchos pesimistas piensan, Ardila Duarte sostiene que Santander
sí es tierra apta para hacer empresa, porque además se cuenta
con un elemento a favor: la laboriosidad. "Somos muy responsables, trabajadores
y honestos. Y es que nuestros viejos tuvieron que arañar mucho la tierra
para podernos educar, porque también de la pobreza nacen las grandes
enseñanzas".

Ardila, que ahora está engolosinado con un proyecto de 700 hectáreas
de cacao que involucra a más de 500 socios, le apuesta al futuro del
modelo de educación dual Berufsakademie, que en su opinión se
debe generalizar no sólo para las ciencias económicas y administrativas,
sino a otros campos de la academia. "Si desde la universidad uno no sabe
cómo funciona una empresa y no conoce qué es una nota de contabilidad,
ejercer la profesión va a ser muy difícil porque la curva de aprendizaje
profesional será mucho más larga".

Ir al contenido