El periodismo, un amor no correspondido

Mar 14, 2005 | Institucional

Por César Baeza Hidalgo

"La única obligación que tiene un periodista es la de ofrecer la mayor y más completa información al público, y que sea exacta y veraz", dijo Jorge Orlando Melo, director de la Biblioteca Luis Ángel Arango de Bogotá y uno de los cinco jurados del Premio Nacional de Periodismo Simón Bolívar que participaron del foro Vivencia del periodismo en la Colombia de hoy, que se realizó el viernes pasado en la UNAB.

El Foro formó parte del lanzamiento del Premio en Bucaramanga y es el primero de una serie que se hará en varias ciudades de Colombia. Y se presentó una nueva categoría del certamen: Periodista Revelación, dirigido a quienes logren su primera publicación en medios masivos de comunicación.

En el debate, que giró en torno a temas como la independencia que debe tener el periodista de distintos intereses (económicos, de gobierno o de los grupos armados) y de la responsabilidad social que existe al publicar una información, también participaron los jurados Ricardo Santamaría, ex director de El Espectador; Diego Martínez Lloreda, subdirector de información del diario El País (Cali); Pilar Calderón, directora de publicaciones especiales de la Revista Cambio y Mario Galofre Cano, columnista de la Revista Semana, quien fue escogido presidente del jurado. Faltaron a la cita Cecilia Orozco, defensora del lector del periódico El Tiempo y Carlos Lleras de la Fuente, ex director de El Espectador.

Luz Amalia Camacho, decana de la Facultad de Comunicación Social de la UNAB, planteó la encrucijada a la que se enfrentan los periodistas en la región debido a los bajos sueldos que reciben y las presiones que se ejercen desde los sectores gubernamentales por la pauta publicitaria que es la que financia los espacios informativos.

"Sorprende ver cómo los dueños de los medios son personas muy prósperas pero tienen muy mal pagada a su materia prima, que son los periodistas", afirmó Mario Galofre. Agregó que lo más importante es no perder la autoestima y saber que quien ejerce este oficio tiene una gran responsabilidad social a pesar de las presiones.

"Si alguien me dice que quiere ser periodista, yo le diría: piénselo dos veces, porque este es un oficio que requiere de muchos sacrificios y muy pocas recompensas", afirmó Pilar Calderón, y agregó que quienes deseen practicar el periodismo deben ser fieles a sus principios.

"Le agregaría que no sólo lo piensen dos veces sino tres, porque en esta época hay profesionales que salen de las Facultades con muchos conocimientos pero a la vez con mucha menos vocación que los de antes y este es un oficio en que hay que estar enamorado de lo que se hace", dijo Diego Martínez Lloreda, "y es un amor no correspondido", agregó.

Jorge Orlando Melo, aseveró que a veces se les pide a los periodistas que sirvan a determinada causa, como puede ser la paz o la democracia, y en aras de eso a veces se cae en la trampa de dejar de publicar una información que, según algunos sectores, puede entorpecer esos procesos.

"Cualquier causa que asuma el periodista que no sea entregar la información con todas las fuentes que tengan algo que decir en determinado hecho es peligrosa para el periodismo. Es volver a la época en que el oficio se casaba con determinada posición política partidista y a la que la gente ya no le cree", comentó Ricardo Santamaría.

Al foro asistieron periodistas de la ciudad, estudiantes y docentes de Comunicación Social de la UPB y la UNAB.

Ir al contenido