El que no cuida lo que tiene, lo pierde

Abr 4, 2011 | Institucional

 Por Ilse Méndez*
El descuido y pérdida de las pertenencias de uso cotidiano en la Universidad se han convertido en una característica no sólo de estudiantes sino también de profesores. A diario se encuentran objetos abandonados en salones, pasillos y zonas comunes; desde un termo de plástico hasta un proyector de video (video beam).

Los salones, pasillos, cafeterías, baños, aulas de Internet y la Biblioteca son los lugares donde frecuentemente las personas dejan sus pertenencias.

Alan Pineda, estudiante de segundo semestre Comunicación Social, asegura que "estaba en clase y todo transcurría normal, el video beam estaba a mi lado en todo momento pero a la hora de salir lo dejé; eso pasó por estar pensando en salir rápido de clase e irme a hacer trabajos a mi casa y por estar descuidado con el aparato".

Sin embargo, los objetos más olvidados por los estudiantes son agendas o cuadernos de apuntes. "Salí de un parcial y se me olvidó por completo mi cuaderno, después de un rato me di cuenta de que no lo tenía", asegura Fabián Gómez, estudiante de tercer semestre de Derecho.

"Hace como un mes extravié mi agenda, pero igual no es la primera vez que me sucede. La primera agenda nunca la encontré y la que extravié hace poco sí, porque un joven me dijo que la podía encontrar en la oficina del (Bloque) L y efectivamente estaba allá", afirma Silvia Ortiz, estudiante de tercer semestre de Comunicación Social.

Para estos casos de olvido, la UNAB cuenta con la Oficina de Seguridad y Convivencia, más conocida como la oficina de "objetos perdidos", la cual se encuentra ubicada en el octavo piso del Edificio de Ingenierías (Bloque L), del Campus Central.

Según Humberto Vladimir Rojas Cepeda, jefe de seguridad de la UNAB, a diario llegan uno o dos objetos extraviados; sin embargo, no todos los que se pierden en la Universidad son llevados a esa dependencia. Los artículos recuperados son clasificados en "académicos", "de valor" y "privados".

Los objetos académicos incluyen cuadernos, carpetas, cartucheras, libros, termos, memorias USB, batas y marcadores para tablero. Entre las cosas de valor se encuentran computadores portátiles, proyectores de video, trípodes, instrumentos quirúrgicos, cámaras fotográficas y teléfonos celulares. También se descuidan objetos privados como la cédula de ciudadanía, licencia de conducción, gafas de aumento, llaves de casas, carros y motos; bolsos, billeteras y cosmetiqueras.

"Esta oficina sólo se encuentra en el Campus Central; sin embargo, todos los días hago una ronda por las distintas sedes de la UNAB y siempre me hacen entrega de objetos. Inmediatamente se busca la forma de regresarlos a su dueño", afirma.
Para recuperar el objeto perdido, es necesario que el dueño se acerque a la oficina y estando allí deberá hacer una descripción de su objeto. Debe suministrar su nombre y apellidos, número telefónico, Facultad y Programa a los que pertenece y su ‘ID’ (número de identificación institucional), pues en caso de que se acerque otro estudiante por el mismo objeto se pueda verificar y dar solución a eso.

"Es una ventaja contar con esta oficina, ya que muchas veces por andar descuidados se nos pierden objetos que son valiosos para nuestro desarrollo en clase”, dice el estudiante Pineda.

No obstante, hay que tener en cuenta la honestidad de la comunidad educativa como pieza fundamental para poder hallar un objeto extraviado. Por eso se recominda al cuerpo estudiantil, docente y administrativo llevar a la Oficina de Seguridad y Convivencia cualquier objeto encontrado. Rojas también sugiere que las personas marquen sus pertenencias con nombre y número telefónico, para que en caso de pérdida se pueda hacer la devolución inmediata.

Inventario
Cosas que no aún no han sido reclamadas por sus propietarios: cinco memorias USB, 15 libros, una impresora, un reproductor VHS, cuatro calculadoras, tres teléfonos celulares, 16 agendas, tres cosmetiqueras, siete licencias de conducción, 12 cédulas de ciudadanía, seis tarjetas de crédito, cinco carnés estudiantiles, tres trípodes y seis prendas de vestir. Total: 87 objetos.

Lo que se ha entregado: Dos impresoras, un proyector de video, cuatro carteras con dinero, dos calculadoras, cinco gafas, 16 libros, tres celulares y 14 agendas. Total: 47 objetos.

*Estudiante de tercer semestre de Comunicación Social

Ir al contenido