el sonido del lunfardo gaucho

Jun 15, 2005 | Facultad de Ciencias Sociales, Humanidades y Artes

El músico Carlos Acosta De Lima, director del Centro de Sonido de la UNAB, comparte la opinión del escritor argentino Horacio Salas: “Gardel es el mito capaz de albergar la identificación del argentino medio, del pequeño burgués hijo de la inmigración”. Y agrega, mientras afina con delicadeza el contrabajo para su próximo concierto: “El tango mismo es un fenómeno marginal, expresión especialmente de la ciudad y tan representativo como otros fenómenos internacionales: el flamenco en España, la ranchera en México y, por qué no, el vallenato en Colombia. Géneros que han sido marginados y que finalmente resultan siendo los más representativos de esas naciones”. Y subraya: “Por eso decir tango argentino es una redundancia… Es la identidad musical del Río de la Plata”.

Con respecto a Gardel, Acosta lo califica como “un fenómeno musical que murió en su mejor momento, pero que está vivo… Que está latente. Su parte más atractiva fue la excelente interpretación, el buen gusto de las canciones hechas poesía.

Musicalmente hablando, sus cantos, más que un tango, se elevan a algo que se escapa a una clasificación por género, es música muy especial, muy particular. Nadie pudo hacerlo mejor. Tenemos Gardel para siempre… Eternamente”.

Sobre el aspecto musical, se les preguntó a los 100 estudiantes ¿qué era lo que más les llamaba la atención cuando escuchaban un tango? El 24% se inclinó por lo visual: el baile. Con esta respuesta los jóvenes evocaron los orígenes del tango que nació como una danza entre hombres. “Un pensamiento triste que se baila”, lo catalogó alguna vez Discépolo. “Una gimnasia virtuosa, un ejercicio asexuado, prólijo, difícil, cuyas coreografías eran desarrolladas con pasos largos, ‘a la orientala’, o con minucias dibujadas en una baldosa, ‘a la porteña’,” descripción del uruguayo Daniel Vidart. “Fue la época en que el tango vivió y se despertó en los pies”, expresó una vez el académico antioqueño Jaime Jaramillo Panesso.

Ir al contenido