Emisión de gases y actividad humana ocasionan cambios climáticos

Feb 26, 2007 | Facultad de Ciencias Sociales, Humanidades y Artes

Por Silvia Juliana Sánchez 
ssanchez4@unab.edu.co
Sequías, propagación de enfermedades infecciosas tropicales, inundaciones en terrenos costeros y ciudades, y  extinción de plantas y animales son algunas de las consecuencias de los cambios climáticos que están afectando a la Tierra.

Este fenómeno también ha afectado a Bucaramanga. El Periódico 15 dialogó con la investigadora ambiental, Graciela Chalela Álvarez, quien ha trabajado en programas para la defensa del ambiente y actualmente es la coordinadora del proyecto ambiental de la Universidad Autónoma de Bucaramanga.

¿Cuál es la mayor problemática que está afectando a la población mundial, en lo referente a los cambios climáticos?
Son muchos los factores, la gente todavía no se ha dado cuenta que hay un cambio dramático en el medio ambiente, que en gran medida es ocasionado por el hombre al creerse dueño del universo.

Los ecosistemas no tienen la capacidad de ponerse en equilibrio constantemente, a raíz de los agravios naturales. Todo está interconectado en el ambiente, lo que pase en cualquier parte del mundo afecta al planeta entero.

El medio ambiente es dinámico y es un sistema global, el daño se da a todo nivel, puede ser que no se perciba en ese instante, pero es como un ciclo, un circulo vicioso.

¿Cuáles son las medidas que puede adoptar la población para combatir estos problemas ambientales?
Primero, tomar conciencia de que cada uno de nosotros cumple un papel importante en el entorno ambiental, que eso no es cuestión del Protocolo de Kyoto.

Es cuestión de tomar conciencia de cuál es nuestro papel en el cuidado del ambiente, contribuir para que hayan menos quemas, menos producción de gases, menos contaminación.

Aunque  no sólo es el hombre, sino también los fenómenos naturales, pero como todo está interconectado, todo tiene un impacto sobre el ambiente.

¿Ha adelantado investigaciones referentes a los cambios climáticos?
Sobre el tema directo no hemos hecho ningún trabajo práctico en el laboratorio, pero hemos trabajado en la aproximación ética de la importancia de conservar el ambiente y la obligación que como ciudadanos del mundo tenemos para con el mismo.

Nosotros trabajamos con el reciclaje de la materia orgánica produciendo bioabonos. Reutilizamos productos o desechos que eran utilizados para otras cosas, tal es el caso de los rellenos sanitarios, que a su vez generan gas metano el cual contribuye al efecto invernadero.

Hemos hecho trabajos en dos vías: las implicaciones bioéticas, del deterioro ambiental y las investigaciones que tienden a la utilización de desechos que si no se tratan debidamente son fuentes del efecto invernadero.

Usted es reconocida en el contexto internacional por la calidad de sus investigaciones. ¿Desde cuándo empezó su pasión por la ciencia?
Casi desde que estaba en el colegio. Me eduqué en un ambiente, en una familia que siempre estuvo pendiente para apoyar todas las inquietudes que yo tenía. Es decir, me crié en un hogar en el que la ciencia era muy importante.

¿Qué investigaciones ha realizado que han marcado de alguna manera su vida?
Mi orientación es hacia todo lo referente a la protección ambiental y he trabajado mucho con microorganismos, tanto hongos como bacterias.

Todo ese conocimiento que he adquirido a lo largo del tiempo me ha permitido desarrollar patentes importantes, como los microorganismos barrenderos, que sirven para ayudar al ambiente contra los derrames de petróleo.

Lo que más marcó mi vida fue ese contacto con la naturaleza, ese estar siempre presente, viendo todas las maravillas que se suceden a diario en ese dinamismo de la naturaleza y que le impactan a uno como científica.

Ver que dentro de esa variedad de seres que componen este planeta hay un orden increíble y que todo está interrelacionado, por consiguiente la observación de la naturaleza fue lo que hizo posible que me encaminara hacia la investigación.

Todas las investigaciones que he realizado y he dirigido están encaminadas a la protección del medio ambiente.

¿Qué proyectos adelanta en la actualidad?
Varias investigaciones en curso, dedicadas precisamente a evitar la producción de desechos de tipo orgánico que tengan que irse a los rellenos para impedir la aparición del gas metano que contribuye al calentamiento global.
También prestamos colaboración a compañías petroleras que nos han llamado para participar en sus proyectos, especialmente para determinar la calidad de las aguas.

Tengo a un grupo de estudiantes que trabajan acá conmigo, quienes están haciendo sus proyectos de grado y de posgrado, con ellos trabajamos en biodegradación de aceites de autos.

Estamos produciendo hidrógeno a partir de algunos microorganismos que también contribuyen a evitar el problema ambiental, porque se va a utilizar un gas diferente que no va a producir Co2 y demás contaminantes.

Con estudiantes de la UNAB, la Universidad Industrial de Santander, la Pontificia Bolivariana (UPB) y la Javeriana trabajamos en la producción de alcohol carburante.

En el campo específico de las instituciones educativas en Santander, ¿cómo ve las investigaciones que realizan?
En el siglo XXI nos estamos preocupando por el medio ambiente, queremos corregir una serie de fallas gravísimas que están llevando a unos grandes cambios climáticos, como por ejemplo el calentamiento global.

Lo primordial es que se tome conciencia de la importancia del ambiente y el papel protagónico que tenemos dentro de esa conservación, y una educación ambiental.

Sin educación no vale ninguna campaña si no estamos convencidos; si no hacemos una apuesta favorable en torno al ambiente, cualquier cosa que se haga es pasajera.

Protocolo de Kyoto
Es un instrumento internacional que se encuentra en el marco de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (Cmnucc), suscrita en 1992 dentro de la Cumbre de la Tierra de Río de Janeiro.

En esta ciudad japonesa en la que en 1997, se reunieron representantes de los países que integran la Organización de las Naciones Unidas, ONU, para firmar un acuerdo de protección ambiental a fin de reducir el calentamiento de la atmósfera y combatir el efecto invernadero en la Tierra.

Consecuencias del cambio climático

  • La temperatura puede subir 0,6 grados
  • Los casquetes polares se derriten
  • El nivel del mar sube entre 10 y 12 centímetros.
  • Propagación de enfermedades infecciosas tropicales.
  • Extinción de especies de plantas y animales.
  • Incendios forestales que incrementan la temperatura y la emisión de gases de efecto invernadero.
Ir al contenido