En defensa de una cultura artística propia

May 31, 2005 | Institucional

Por Ricardo Jaramillo P.

¿En Bucaramanga hay verdadera cultura musical? Aunque no lo hacen evidente, algunos miembros de la Facultad de Música de la UNAB esperan que alguien, alguna vez, les haga esta pregunta.

Y no es para menos, pues este programa académico es de los más dinámicos de la Universidad. Esto es lo que se refleja al ver los resultados del semestre: dos temporadas de la Sinfónica, presentaciones de sus grupos en escenarios públicos y privados, la creación de una nueva agrupación y la aceptación de su programa de capacitación a niños y jóvenes.

Pero el interrogante sigue ahí. Esperando por su respuesta.Sergio Acevedo, director de la Sinfónica UNAB, opina que Bucaramanga no tiene cultura musical, como Bogotá, Cali o Medellín que llevan más años de desarrollo y trabajo, "pero está comenzando a descubrirla, lo que falta es voluntad y apoyo oficial, entendiendo este apoyo como dinero para hacer difusión, porque cómo va la gente a tener cultura en algo que no conoce".

El decano Jesús Alberto Rey Mariño, afirma que "existe una cultura musical propia en cada provincia, es su folclor, pero lo que no ha existido o no ha estado disponible para esta sociedad es esa cultura universal, una ventana hacia la universalidad de la música. La Facultad ha salido a hacer su trabajo, ha comprendido su sentido y su función social y estamos simultáneamente aprendiendo a hacer música y a socializarla".

Rubén Darío Gómez, director de la "revelación" del semestre en la Facultad, la Banda de Vientos, sostiene que debido a ese sentido social se crearon todos los espacios de participación. "Es parte de la misión de la Facultad lograr que los estudiantes creen estos espacios porque la comunidad los está pidiendo; los alumnos deben ser quienes se encarguen de mostrar su trabajo, para que así la gente vea que sí hace falta ampliar las posibilidades culturales de la región".

La docente Diana Gabriela Echeverri dice que "la gente necesita de la música porque gana en lo cultural, en la relación afectiva con la música, conoce lo que hace su gente y los músicos ganan en reconocimiento, en presencia escénica y se profesionalizan como artistas".

¿Lo pide la gente¿

Esta opinión la respaldan los estudiantes. Sandra Milena Gómez, de décimo semestre y quien prepara su concierto de grado en flauta traversa, manifiesta que "para uno como músico es importante contar con estos espacios en la Universidad que es como nuestra casa, eso nos ayuda a combatir miedos y a ganar experiencia. Además, de unos años para acá, la ciudad ha subido su nivel cultural y ya le da más importancia a la profesión".

Para Diana Marcela Rodríguez, de noveno semestre, "el que se abra la posibilidad de llevar la música a otros escenarios es muy importante, porque la gente del común, así no entienda nada, se sensibiliz de alguna forma con la música. Tal vez no tengan el conocimiento universal, pero van a generar conciencia frente al fenómeno musical".

Por eso la conclusión del decano Rey Mariño. "Sí hay cultura. Nosotros la construimos. Buscamos que el estudiante y el egresado se conecten activamente con el entorno, queremos superar esa visión 'romántica' del músico ubicado en un altar y un público que lo venera. Es el artista el que tiene que relacionarse y buscar los espacios de vinculación con su sociedad".

Balance de la Facultad

Sinfónica UNAB: dos temporadas, cinco conciertos: Auditorio Mayor UNAB, Auditorio Luis A. Calvo (UIS), parque San Pío, iglesia principal de Piedecuesta y Festivalito Ruitoqueño.

Proyecto La Ventana: de la asignatura Liderazgo. Cinco videoconciertos y presentaciones en diversos espacios de la ciudad, como el Instituto Cancerológico, el Inem, Colegio Vicente Azuero y Sala de Música de la Biblioteca Turbay. Además, capacitaron a las internas de la cárcel de mujeres.

Olas Musicales: Lleva agrupaciones de la UNAB a las calles de los municipios de Santander. Este semestre tenían programadas presentaciones en San Gil y Vélez, pero por falta de apoyo económico de estas localidades, se cancelaron.

Programa Infantil y Juvenil: Llegó a su cuarto semestre de capacitación a menores entre los 6 y los 17 años. Actualmente cuenta con 28 inscritos que estudian violín, clarinete, percusión, guitarra y flauta.

Proyectos paralelos: Banda de Vientos, Orquesta de Guitarras, Orquesta de Cuerdas, Coro UNAB y las agrupaciones conformadas en las prácticas de conjunto y las de ensamble.

Ir al contenido