En los parqueaderos no cabe un carro más

Sep 12, 2005 | Institucional

Por Julio César Alvarado
El parqueadero principal del Campus Central de la UNAB tiene espacio para recibir
160 vehículos, sin embargo, allí de lunes a viernes sobre las
horas pico, es decir, a las 8 a.m. y a las 2 y 6 p.m. se presenta un sobrecupo
de por lo menos 35 automóviles. Los que a menudo transitan por el primer
nivel del parqueadero, han visto como algunos lugares destinados para el desplazamiento
de los peatones son ocupados por quienes llegan a parquear.

“Se supone que uno paga un servicio para sentir comodidad y en el parqueadero
se ve más la cantidad que la calidad. Aunque yo no tengo carro y no utilizo
el servicio, sí me desplazo constantemente por ahí y he observado
como el tránsito de peatones se ha visto afectado por el sobrecupo de
vehículos”, señaló Diego Armando Barajas Díaz,
estudiante de noveno semestre de la Facultad de Derecho.

El problema también es para quienes por falta de espacio no pueden parquear,
ya que según Carlos Páez, empleado del parqueadero, por lo menos
unos 40 ó 50 carros se quedan sin entrar por falta de espacio.

“Debe haber un poco más de organización, muchas veces no
encuentro cupo para dejar el carro, entonces tengo que ponerme a dar vueltas
para conseguir un espacio y ahí pierdo tiempo para llegar a clase. Deben
construir urgente un lugar para solucionar este problema”, dijo Efraín
Guerrero, estudiante de sexto semestre de Ingeniería de Sistemas.

Ante esta situación la directora de Planta Física de la UNAB,
Blanca Lili Aldana, asegura que han sido varios los inconvenientes que no han
permitido solucionar este problema. “Siempre hemos estado buscando alternativas,
pero ya sea por costos o por la viabilidad del proyecto no se ha podido encontrar
un lugar adecuado para construir otro parqueadero”, explicó.

Sin embargo, la funcionaria plantea readecuar la zona ubicada detrás
de la Biblioteca Luis Carlos Galán, como zona de parqueo. “Allí
se pueden habilitar unos 40 cupos que podrían ser una solución
pasajera. Estamos buscando nuevamente que la Corporación Autónoma
Regional para la Defensa de la Meseta de Bucaramanga (Cdmb) nos permita utilizar
el área de aislamiento de la quebrada La Iglesia para volver a retomar
este lugar como zona de parqueo vigilada”.

Según Humberto Vladimir Rojas Cepeda, jefe de Seguridad y Convivencia
de la UNAB, el parqueadero aledaño a la Biblioteca se cerró por
disposición de la Cdmb y ante las constantes quejas de robo de vehículos
que se presentaban en el lugar. “Como los terrenos son de la Cdmb ahí
no se podía colocar vigilancia porque se supondría, como me lo
dijo la Corporación, que nos estaríamos adueñando del lugar.
La gente venía y dejaba sus carros ahí, simplemente por ahorrarse
el pago de parqueo y después llegaban reclamando porque al carro le faltaba
algo. Lógicamente como no son terrenos de la Universidad nosotros no
podíamos responderles”, afirmó.

Vivir la UNAB contactó a María Isabel Mantilla,
gerente de Cupe (Cooperativa Multiactiva de la UNAB) organismo encargado de
administrar los parqueaderos de la Universidad, para conocer su opinión
acerca del problema pero ella se abstuvo de dar declaraciones.

Ir al contenido