Entre miedos y risas transcurrió la jornada de inducción

Ene 31, 2005 | Institucional

Por Sandra Hernández

Diversidad de gestos se vieron reflejados en los rostros de algunos estudiantes de la UNAB que asistieron del 24 al 29 de enero a la semana de inducción. Unos con mucho ánimo porque comenzaba una nueva etapa en sus vidas y otros dominados por el nerviosismo que no les permitía hablar, ni disfrutar plenamente las actividades programadas.

La jornada que se llevó a cabo en el Centro de Servicios Universitarios (CSU) contó con la participación de los estudiantes de primer semestre de las Escuelas de Ciencias Económicas, Administrativas y Contables, Ciencias Sociales, Humanidades y Artes, Ciencias Naturales e Ingeniería y la Escuela de Ciencias Jurídicas.

Durante la semana se le informó a los estudiantes acerca de la Universidad y su reglamento, se les mostró las utilidades de la Red Institucional, el Portal del estudiante, el Sistema Cosmos y cómo pueden acceder a estos; así mismo, se realizaron talleres de lectura y educación sexual y se abrió un espacio para el esparcimiento.

"En esta semana de inducción el ambiente de la Universidad me ha parecido agradable, me he relacionado con mucha gente y la atención de los docentes ha sido amistosa con nosotros", expresó Leslie Alejandra Angarita, quien ingresó a Comunicación Social. Aunque muchos de estos estudiantes se encontraban apáticos el primer día, el desarrollo de las actividades hizo que poco a poco se fueran integrando y comenzaran a hacer amigos.

Algunos venían acompañados, porque su amigo o amiga había decidido estudiar la misma carrera. Este es el caso de Eliana Blanco y Karen Ardila, estudiantes de Derecho, quienes luego de varias visitas programadas por su colegio a las instalaciones de la UNAB el semestre pasado, decidieron que querían estudiar aquí porque llena sus expectativas.

Otros por el contrario venían dispuestos a hacer amigos, como Juan David Acosta, estudiante de Administración Turística y Hotelera, quien expresó que en el transcurso de las actividades también había hecho vida social, y por lo menos, ya tenía amigos y conocidos.

Hay quienes tienen a un hermano mayor estudiando en la misma Facultad, quien les puede hablar de ésta. "Él me cuenta que la carrera es pesada, pero que si yo le pongo interés voy a salir adelante", dijo Sergio Arenas, estudiante de la Facultad de Contaduría, quien tiene un hermano en sexto semestre.

De estos jóvenes que apenas comienzan, hay quienes ya tienen pensado qué van a hacer cuando terminen su carrera, como Emilio Antonio Arroyo, estudiante de Derecho: "esta carrera me gusta porque tiene muchas salidas, ya que si no llego a conseguir trabajo cuando termine, podré montar mi propio consultorio jurídico".

Muchos expresaron que extrañarán sus aventuras y amigos de colegio, pero coincidieron en que en la Universidad todo es a otro precio, porque es aquí donde se define su futuro profesional y por eso hay que tomarlo con responsabilidad.

Ir al contenido