Estudiantes de Música vencen en Festival Hatoviejo Cotrafa

Ago 6, 2007 | Institucional

Por Pastor Virviescas Gómez

Quien diga que la música colombiana es para la tercera edad o para quienes no han salido del campo, está errado de cabo a rabo. Eso es lo que han demostrado Diana Minerva Flórez y Natalia Morales, acompañadas por la agrupación ¿Trapiche Molé¿, quienes sacaron el coraje suficiente para lanzarse a aguas profundas sometiendo a consideración del público y del jurado su bambuco ¿Gota de Sol¿ en el XXI Festival Hatoviejo Cotrafa.
Considerado el segundo en su género ¿después del ¿Mono Nuñez¿¿, este certamen artístico realizado del 12 al 14 de julio pasado en la ciudad de Bello (Antioquia) vio llegar a un grupo de cinco jóvenes santandereanos que se bajaron extenuados del bus de Copetrán y durante tres días intentaron calmar sus nervios mientras se codeaban con la crema y nata de la música andina y llanera colombianas.
Diana Minerva Flórez, 24 años de edad, y Natalia Morales Gómez (22) llevaban la ilusión de que las escucharan e intentar abrirse paso en un evento tan reñido como el organizado por la Cooperativa de Trabajadores de Fabricato. Flórez, estudiante de décimo semestre ¿énfasis Piano clásico¿ de la Facultad de Música de la UNAB, como compositora del bambuco y Morales, estudiante de sexto semestre en el énfasis Músicas populares, como la responsable de la música.
Sus esperanzas estaban fincadas en la interpretación que hicieran María Cristina Plata Morantes, Paola Patricia Arias Cijanes y César Andrés Castro, integrantes de Trapiche Molé, y también estudiantes de la Facultad de Música de la UNAB.
Ya de por sí era un privilegio que su obra hubiese sido seleccionada como semifinalista entre 23 propuestas enviadas a disputar el título de Mejor obra inédita vocal, pero ellas iban por más. Así que trataron de desacelerar su pulso cuando los acordes de ¿Gota de Sol¿ irrumpieron en la concha acústica de Bello, impactando a un público que las compensó con un aplauso cerrado y a un jurado que en la noche del 14 de julio no se demoró mucho tiempo en llegar a un consenso. Ganadora: ¿Gota de Sol¿.
En ese instante las diminutas figuras de Diana Minerva y Natalia dejaron de grabar con la cámara portátil que un amigo les prestó y saltaron al escenario a abrazarse con María Cristina, Paola Patricia y César Andrés.
El experimento de Diana Minerva, quien una tarde se sentó al piano en su cubículo de clases, tarareó una tonada y se la pasó a Natalia para que le pusiera letra, estaba dando los mejores frutos.
Es una imagen sencilla de una luz cayendo como lluvia, por eso se llama ¿Gota de Sol¿, dice Natalia, quien afirma que aunque no se note, ¿en este momento hay un movimiento fuerte de música colombiana que renueva el folclor, y aunque no le abran un espacio en los medios masivos de comunicación, existe y son cada día más los jóvenes que están en estos festivales¿.
A la hora de hablar de qué tipo de gente consume este tipo de música, Natalia argumenta que es un grupo selecto, pero que ello no puede servir de excusa para no hacerlo, ¿porque la gente se va enamorando de las buenas cosas que se le van presentando¿.
Hasta ahí bien, pero ¿cómo se explica que alguien de Barrancabermeja no incurra en vallenatos y sí explore los terrenos del bambuco? Entonces es Diana Minerva quien responde: ¿A uno estando en la Universidad se le abren las posibilidades musicales y lo que sigue depende del interés personal el querer experimentar no sólo de donde uno viene sino hasta dónde puede llegar. Los profesores no nos han negado esa oportunidad y hemos contado con el maestro Rubén Darío Gómez, quien ha sido nuestro mentor en cuanto a composición y arreglos¿.
¿Gota de Sol¿, advierte Diana Minerva, no es la típica canción que habla de la tierra y del amor, sino que está inspirada ¿en las experiencias de la niñez en un pueblo como Barranca¿.
¿Es la remembranza del ¿coco¿ que nos iba a tirar las patas si no nos acostábamos temprano. Por eso habla de un ¿cuco¿ soñador ¿como le dicen en Barranca¿ que es dueño de las ciénagas, las hojas y los grillos, de todo, incluido el amor. El ¿cuco¿ va flotando por ahí, con el cielo abierto sin que la ciudad pueda alcanzarlo¿, dice Natalia. ¿Es una cosa etérea pero muy bonita. Es¿ un ¿bambuco barramejo¿¿, acota Diana Minerva.
Formación y cualidades, esa es la mezcla que les permitió engendrar ¿Gota de Sol¿; no el azar. Así lo explican al decir que ambas se encuentran en un intenso proceso de composición desde hace un año. ¿Esta canción no fue pensada para un concurso sino para un proyecto musical que tenemos y se llama ¿Aguacal¿¿, dice Diana Minerva sin esconder su acento de las riberas del Magdalena.
Por ser la mejor obra inédita vocal, Cotrafa les entregó un trofeo con la casa donde nació el presidente Marco Fidel Suárez y 650 mil pesos, sumándosele la Sociedad de Autores y Compositores (Sayco), que las premió con dos millones más.
Pero como si esta distinción no fuera suficiente, los tres integrantes de ¿Trapiche Molé¿, también ocuparon el segundo lugar en la modalidad de mejor interpretación vocal, por lo que ganaron otro trofeo y un millón de pesos.
Y así, cargados de satisfacciones y reconocimientos, los cinco santandereanos se subieron al bus de regreso con el compromiso de seguir apostándole a la música colombiana, para lo cual desde ya trabajan en su primer disco, mejorando el tercer puesto que alcanzaron recientemente en el Festival de Duetos Príncipe de la Canción, llevado a cabo en Ibagué (Tolima).
¿Este es nuestro despertar y significa que podemos hacer mejores cosas. Es el comienzo del camino y de una carrera que puede ser exitosa¿, reflexiona Diana Minerva, quien después de un brindis con sus amigos de la UNAB, de inmediato se sentó a seguir componiendo sin dejar de pensar en las raíces populares y en la nueva música colombiana en las que tanto les insiste su decano, el maestro Jesús Alberto Rey Mariño.

Ir al contenido