Estudiantes probaron el Saber Pro

Abr 18, 2013 | Institucional

Por Ricardo Jaramillo P.
Los estudiantes de la UNAB que están terminando sus carreras vivieron la experiencia de lo que será el Examen de Estado de la Calidad de la Educación Superior (Saber Pro) que se efectuará en el país el domingo 16 de junio, gracias al simulacro efectuado por Vicerrectoría Académica el jueves 4 de abril en el coliseo cubierto del Centro de Servicios Universitarios ‘Octavio Cadena Gómez’ (CSU).

La actividad contó con la coordinación de los Departamentos de Estudios Sociohumanísticos y Matemáticas y Ciencias Naturales, y a ella asistieron 337 estudiantes de Administración de Empresas (38), Música (siete), Contaduría Pública (11), Artes Audiovisuales (28), Comunicación Social (16), Administración Turística y Hotelera (17), Literatura (uno), Educación (27), Ingeniería de Sistemas (dos), Economía (uno), Ingeniería de Mercados (cinco), Ingeniería en Energía (seis), Ingeniería Mecatrónica (15), Ingeniería Financiera (siete), UNAB Tecnológica (56), Derecho (68) y Medicina (30), más dos que no marcaron la prueba.

De acuerdo con Nohora Lucía Nájera Esteban, directora del Departamento de Matemáticas y Ciencias Naturales y coordinadora académica del proceso Saber Pro en la UNAB, “los 68 estudiantes de Derecho y 29 de los 30 de Medicina presentaron el simulacro ahora, pero harán el examen al finalizar este año, pues quisieron prepararse desde ya debido a que el próximo semestre no estarán en la Universidad ya que saldrán a prácticas, intercambios o pasantías y no dispondrán de tiempo para hacerlo; es decir, 240 personas que sí presentarán el examen en junio participaron en el ensayo”.

Ante el Instituto Colombiano para el Fomento de la Educación Superior (Icfes) están registrados 413 estudiantes para presentar el examen en junio. “Ahí están incluidos los 14 de Administración de Empresas Virtual, 13 de Contaduría Pública Virtual, cinco de Ingeniería Financiera Extensión Unisangil, tres de Psicología Extensión Alexander von Humboldt (Armenia) y 29 que estudian tecnologías virtuales; eso nos da una cifra de 349 estudiantes que debían asistir al simulacro, pero llegaron 240, lo cual quiere decir que 109 personas no asistieron a la preparación”, explicó Nájera Esteban.

Afirmó que los ausentes se perdieron la oportunidad de conocer cómo será la prueba real. “Los estudiantes que no vinieron al simulacro no pudieron experimentar el tipo de prueba que el Icfes aplica, no conocieron la estructura de las preguntas ni la forma como se desarrolla el examen para evaluar las competencias genéricas (razonamiento cuantitativo, lectura crítica, escritura, inglés y competencias ciudadanas), esta prueba les permitía probarse en esas habilidades para que cuando lleguen a la prueba real sepan a qué se van a enfrentar”.

Según la coordinadora académica el resultado del simulacro es positivo. “El balance es favorable porque tuvimos una asistencia de casi del 70% de los inscritos, eso nos garantiza que esa cantidad de estudiantes va a ir segura a la prueba. Los resultados del simulacro se darán a conocer a finales de abril en cada una de las Facultades para que en mayo se desarrollen los talleres de razonamiento cuantitativo y lectura crítica, que son los aspectos en los que los estudiantes deben reforzar sus conocimientos”.

Nájera Esteban les recordó a los estudiantes que la prueba real constará de dos sesiones: “En la mañana será la de competencias genéricas, es decir, la que presentaron en el simulacro; en la tarde, serán las de competencias específicas de su carrera, para eso cada programa deberá programar talleres para lo que resta de abril o efectuarlos en mayo, teniendo en cuenta que no coincidan con los talleres de competencias genéricas que están programados desde comienzo del semestre”.

 

‘Buena experiencia’

Algunos de los asistentes al simulacro de preparación para el Saber Pro, le manifestaron a Vivir la UNAB sus impresiones del ejercicio y de lo que será la prueba real.

Brenda Isabel Vargas Santander, de décimo semestre de Derecho, afirmó: “El simulacro estuvo pesado por el calor que se sintió en el coliseo y por la extensión del examen; sin embargo la experiencia fue interesante, porque nos permite saber en qué nos debemos preparar para encarar la prueba real que será más exigente”.

Algo similar opinó Eliana Aguilar Arana, de noveno semestre de Derecho: “El simulacro fue instructivo para adaptarse a la prueba Saber Pro, y así no llegar tan ciegos y saber qué se debe esperar; lógicamente el simulacro no basta para prepararnos para el examen, deberían hacerse más talleres de lógica y sobre todo que uno como estudiante desde séptimo u octavo semestre empiece a prepararse en el tipo de preguntas que hace el examen”.

Laura Lucía Pantoja Cabrera, de noveno semestre de Administración Turística y Hotelera, dijo que la preparación debería ser mayor. “Me sentí bien porque me permitió hacerme una idea de cómo va a ser el examen real, de qué van a preguntar y cómo es todo el proceso de las pruebas. Le sugiero a la Universidad que además de hacer un simulacro de competencias genéricas, también haga simulacros grandes pero enfocados a las pruebas específicas de cada carrera”.

Gustavo Guevara González, de noveno semestre de Administración de Empresas, sostuvo que la prueba fue completa porque trató muchos temas y “no solamente los relacionados con mi carrera; eso sí, un poco extensa, pero logré terminarla. La Universidad debería brindarnos más información respecto a los temas que va a tratar el examen, para mí fue una sorpresa llegar al simulacro y ver cosas que no he visto en mi carrera”.

El cansancio fue la nota predominante en el simulacro, tal como lo afirmó Johana Katherine Rangel Jaramillo, estudiante de noveno semestre de Educación: “Es bastante extenuante porque trae mucha información y hay cosas que no tienen nada que ver con mi carrera y eso me confundió. Uno cree que van a ser similares a las pruebas del Icfes que uno presentaba en el colegio (ahora llamdas Saber 11) que tocaban áreas específicas de las materias que uno veía, pero estas no, estudio Educación y esperaba que preguntaran cosas de mi carrera y no cosas como matemáticas o temas de Derecho”.

Ilich Fabián Plata Cano, estudiante de décimo semestre de Medicina, dijo que la prueba fue extensa, pero sencilla. “Me sentí bien en el ensayo. Fue largo, tuvo muchos textos, mucha información y eso es extenuante, pero en las partes de Matemáticas e inglés creo que me desenvolví bien. La Universidad debería abrir más espacios en los que se traten esos temas genéricos que trae la prueba, ayudarnos a practicar más, para que al momento de presentar el examen real ya tengamos experiencia”.

De acuerdo con Orlando Augusto Vargas Roa, estudiante de décimo semestre de Ingeniería de Mercados, el simulacro fue completo porque “toma un poco de cada área como inglés, Matemáticas, cálculos y hace mucho énfasis en la comprensión de lectura; creo que me fue bien. Es importante leer y tener una base de lectura diaria para desarrollar la prueba más rápido, porque es algo larga y tediosa en lectura, lo cual puede hacer que uno se retrase y no la termine a tiempo”.

 



Ir al contenido