Estudiantes se miden en Saber Pro

Sep 21, 2011 | Institucional

Por Ricardo Jaramillo P.
En el Auditorio Mayor ‘Carlos Gómez Albarracín’ del Campus Central se dieron cita el jueves 8 de septiembre 520 estudiantes de los Programas presenciales de la Universidad, para tomar parte en el simulacro de competencias genéricas de los Exámenes de Estado de la Calidad dela Educación Superior, Saber Pro.

La actividad, coordinada por Planeación y Evaluación y el Departamento de Estudios Sociohumanísticos, se efectuó de 2 a 6 p.m. y a ella estaban citados 703 estudiantes desde Técnico Profesional hasta Pregrado inscritos ante el Instituto Colombiano para el Fomento de la Educación Superior(Icfes) para presentar los exámenes el domingo 20 de noviembre.

“Una de las preocupaciones de la Universidad es preparar a sus estudiantes para las pruebas. Desde hace más de un año se realizan actividades como talleres y cursos, en los que notamos que debíamos reforzar el trabajo de preparación. En el país los resultados de Saber Pro demuestran que los universitarios tienen dificultades con la comprensión lectora y la escritura, por eso decidimos hacer el simulacro para lograr la participación masiva de los estudiantes”, explicó Judith Lucía del Socorro Ramírez Carrero, docente de Estudios Sociohumanísticos.

Señaló que con la participación de los departamentos ya mencionados más Bienestar Universitario, Matemáticas y el Instituto de Lenguas, “analizamos, conocimos las pruebas y determinamos hacer un simulacro similar al momento exacto que viven los estudiantes al presentar las pruebas”.

“El simulacro le permite al estudiante medirse para que sepa en qué está fallando y pueda reforzar los temas. Las pruebas son pesadas para la persona que las presenta pues cada jornada tiene una duración de cuatro horas (cuatro para competencias genéricas y cuatro para competencias específicas), además traen una prueba de escritura que tampoco se había contemplado en ensayos anteriores. Uno siente aquí que las universidades están preocupadas por esa situación, la lectura y la escritura siguen siendo un problema para los estudiantes universitarios”, indicó.

Manifestó que la realización del simulacro con dos meses de antelación a las pruebas, les permitirá trazar un plan de acción para ayudar a los estudiantes en los aspectos en los que están fallando. “Algunos no le dan el valor que realmente tiene el examen Saber Pro, pero está comprobado que cada día los resultados son tenidos en cuenta por otras universidades para ofrecer programas de intercambio y becas, y por las empresas para escoger a sus profesionales”.

De las 703 personas que fueron convocadas al simulacro asistieron 520 (73,9%). “Entre esos 183 (26,1%) estudiantes que no lo presentaron están los de Programas virtuales, los que están en prácticas y los que por decisión personal no fueron”, explicó Norma Constanza Gómez Sarmiento, profesional de Planeación y Evaluación designada para coordinar el proceso de las Pruebas Saber Pro en la UNAB, quien agregó que los exámenes los deben presentar los estudiantes que hayan aprobado como mínimo el 75% del plan de estudios de su carrera, es decir, quienes van en noveno semestre en adelante.

“Nos sorprendió la participación, fue un número importante de estudiantes, esperamos que todos hayan asumido con la responsabilidad del caso lo que significa medirse, autoevaluarse, y lo que queremos ahora es iniciar un proceso de retroalimentación al entregarles los resultados a sus directores de Programa para que puedan revisar con ellos qué fue lo que les quedó mal”, dijo la profesora Ramírez Carrero, quien señaló que antes de finalizar septiembre ya estarán calificadas las pruebas.

Para Melissa Quin Camargo, estudiante de décimo semestre de Comunicación Social, énfasis en Periodismo, las pruebas Saber Pro no son “significativas para finalizar los estudios de mi carrera, pues no se pueden comparar con las del Icfes que uno presenta al terminar el bachillerato. No es un hecho que todas las empresas tengan en cuenta estos resultados para contratar a sus profesionales, siento que es una exposición ante una prueba de conocimientos que no va tener una validez”.

Alfonso Higuita Gómez, estudiante de noveno semestre de Administración de Empresas, indicó que “los simulacros deberían ser puestos en unos horarios o temporadas que no coincidieran con los cortes de notas para hacerlos con más calma”.

Contrario a lo que piensa su compañero de carrera, Shirley Suárez Rojas, de décimo semestre, manifestó que el simulacro “es muy bueno porque uno tiene la oportunidad de saber cómo va a ser la prueba y así prepararse mejor. Sería muy bueno que hicieran simulacros específicos para cada carrera”.

A Paula Andrea Arias, de décimo semestre de Derecho, le gustó la prueba escrita, porque “todo lo relacionado con la escritura es vital para mi carrera; tal vez debería ser más amplia, no una sola pregunta. En cambio las de geometría y números no deberían ser tantas para carreras como la mía”.

Ir al contenido