Facultad de Derecho celebró sus primeras cuatro décadas

Oct 23, 2012 | Institucional

Por Ricardo Jaramillo P.
Conferencias, condecoraciones y recuerdos formaron parte de la conmemoración de los 40 años de labores de la Facultad de Derecho que se llevó a cabo entre el jueves 18 y el sábado 20 de octubre.

La celebración inició con un acto social efectuado en la noche del jueves en el Club del Comercio, en el que se rindió homenaje a egresados y ex decanos de la Facultad creada entre 1971 y 1972 por iniciativa de los fundadores del Instituto Caldas y la UNAB, Alfonso Gómez Gómez y don Armando Puyana Puyana.

El acto estuvo presidido por la vicerrectora Académica, Eulalia García Beltrán; el decano de Derecho, Jorge Eduardo Lamo Gómez; el ex decano de Derecho, ex rector de la UNAB y ex viceministro de Educación Superior, Gabriel Burgos Mantilla, y el alcalde de Bucaramanga, Luis Francisco Bohórquez, egresado de esa Facultad.

La ceremonia estuvo marcada por numerosas distinciones y condecoraciones.

El primer reconocimiento fue el Doctorado Honoris Causa en Derecho, para el médico santanderano Roberto Serpa Flórez, ex profesor de la Facultad, por sus aportes a la formación de profesionales del Derecho y la Medicina.

“Dios, la vida y mis conciudadanos han sido muy generosos conmigo al colmarme de distinciones que mucho me honran y que alegran mi vida, la de mi esposa, de mis hijos y mis nietos. Una larga vida de 87 años de un maestro, profesor universitario y académico consagrado por más de 40 años a estudiar y aprender con sus discípulos, a formar varias generaciones de jóvenes que serán, y son ahora, médicos y abogados es el premio mejor y mayor que puede lograrse; más aún cuando se tienen mente y espíritu alertas, con capacidad de comprender y vivenciar los honores con mezcla ambivalente y equilibrada de orgullo y humildad”, manifestó Serpa Flórez.

Acto seguido, la Facultad entregó una distinción especial al presidente de la Junta Directiva de la Universidad, Alfonso Gómez Gómez, “por su permanente actividad pedagógica y claro ejemplo de probidad para la comunidad universitaria, como docente ilustre de esta Facultad”.

También recibieron distinciones especiales por ser “ilustres profesores y colaboradores insignes de la Facultad”, Nilson Pinilla Pinilla, ex magistrado de la Corte Suprema de Justicia y actual magistrado de la Cortes Constitucional; Ricardo Calvete Rangel, ex presidente de la Corte Suprema de Justicia, y Alfredo Gómez Quintero, ex presidente de la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia.

La velada continuó con la entrega de reconocimientos a los ex decanos “como exaltación de su labor que contribuyó a la consolidación de la Facultad”. Los homenajeados fueron: Jorge Orduz Ardila (1972), José Manuel Arias Carrizosa (1975), Jaime Gutiérrez Rivero (1976), Germán Villalobos Hernández (1976), Sergio Rangel Consuegra (1978), Jorge González Aranda (1978), Gabriel Burgos Mantilla (1980), Jorge Antonio Castillo Rugeles (1988 y 2007), Rodolfo Mantilla Jácome (1990) y Juan Carlos Acuña Gutiérrez (1993).

Los profesores con más trayectoria también recibieron placas de reconocimiento por “su permanencia, dedicación y antigüedad en el Programa”: Alonso Carrascal Conde, Jorge Eduardo Lamo Gómez, Jorge Enrique Pradilla Ardila e Iván Santos Ballesteros (1979); Nemesio Camelo Poveda, Germán Gámez Cárdenas y Heriberto Sánchez Bayona (1980); Enrique García Galvis (1982), Rodolfo Mantilla Jácome (1983) y Aída Elia Fernández de los Campos (1992).

La estudiante Karen Güisa Pinzón recibió una placa “como reconocimiento a sus méritos académicos como alumna de la Facultad”, quien obtuvo una Beca de Movilidad Nacional del Banco Santander, fue estudiante de intercambio en la Universidad del Rosario, semifinalista del equipo de la UNAB en el Concurso Nacional de Derecho “Hidrocarburos: retos y futuro”, efectuado en abril de este año, y es becaria de la Universidad.

La Alcaldía también se unió a la celebración con la entrega de la “Orden de Bucaramanga”, categoría “Orden al mérito” a la Facultad de Derecho, distinción que recibió el decano Jorge Eduardo Lamo Gómez.

“Me enorgullece ser uno de esos profesionales formados por esta Facultad con ideales claros: respeto, tolerancia, libertad, liderazgo -que copiamos de muchos de nuestros formadores, como Alfonso Gómez Gómez-, y la capacidad de emprendimiento del santandereano. Esos son sellos no solo de la Facultad de Derecho, sino de la UNAB, una institución que es ejemplo en Santander y el país”, manifestó el alcalde Bohórquez Pedraza.

 

Evocaciones

En su intervención, el decano Lamo Gómez recordó sus inicios en la Universidad como profesor de la cátedra “Derecho del trabajo” (1979) de la cual dijo que no solo le correspondió impartirla sino diseñar su programa.

“Se asistía en esa época al nacimiento de la primera Escuela de Derecho en Santander, que por una parte recogía la tradición e historia del otrora Estado Soberano de Santander que había incorporado en su legislación códigos como el de Comercio que correspondía al del Estado Soberano de Panamá, el Civil o de Bello ya Ley de Chile y una propia e importante legislación penal pero sobre todo la necesidad de reafirmar los valores de la tolerancia, el respeto y la libertad dentro de un sistema democrático, que han constituido a lo largo de todos estos años las bases incuestionables de la vida institucional de la UNAB”, aseguró.

Recordó la primera sede de la Escuela de Derecho, la “Hacienda Puyana”, en la que “Jorge Orduz Ardila y luego José Manuel Arias Carrizosa, juristas de aquilatada experiencia y con criterios claros acerca de los principios democráticos y los propios de la naciente institución, llamada a consolidar la ciencia del Derecho como ciencia de la cultura que difiere y trasciende del criterio de quienes creen que el Derecho solo son meras técnicas o fórmulas, sin entender que tras cada instituto sustancial o procesal hay un sustento filosófico que toca la concepción de la vida en sociedad y con la razón de ser del mismo Estado como garante de los inalienables derechos de la persona”.

Lamo Gómez finalizó su intervención con un llamado a estudiantes, profesores y egresados: “En esta ocasión es dable precisar que la Facultad como parte de la Universidad, no puede ser concebida de manera diferente que como centro de formación crítica, democrática destinada a investigar, a generar conocimiento y a transmitirlo alejado de dogmas o verdades absolutas”.

También aplaudió la labor de los docentes y decanos que ha tenido la Facultad y recordó la memoria de los fallecidos profesores Laureano Gómez Serrano (1950-2011) y Matilde Isabel Espitia Herrera (1947-2012).

Ir al contenido