Firmado convenio de cooperación por los desplazados

Dic 15, 2006 | Institucional

Con la presencia de rectores y directivos de la Universidad Autónoma de Bucaramanga (UNAB), Pontificia Bolivariana (UPB) y Santo Tomás, así como de funcionarios de la oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur), se firmó el convenio de cooperación interinstitucional por medio del cual se otorgarán becas para jóvenes habitantes de los asentamientos de población desplazada ubicados en el Área Metropolitana de Bucaramanga.

El convenio fue firmado el martes 11 de diciembre en la sede de Acnur por Alberto Montoya Puyana, rector de la UNAB; fray Carlos Díaz, rector de la Usta; monseñor Néstor Navarro Barrera, rector de la UPB y Julio Roberto Meier, representante en Colombia de Acnur; también asistieron Alfonso Gómez Gómez, vicepresidente de la Junta Directiva de la UNAB; Eulalia García Beltrán, vicerrectora Académica de la UNAB; el padre Francisco Vargas Pieschacón, vicerrector de Pastoral de la UPB; Roberto Mignone, representante adjunto de Acnur en Colombia, y Filipo Rossi, coordinador de Acnur en Bucaramanga.

El convenio beneficiará con diez becas del 100% a igual número de jóvenes desplazados, quienes además recibirán mensualmente un auxilio de $300.000 para gastos de transporte, alimentación y materiales de estudio.

De igual forma, los signatarios se comprometen entre otros aspectos a crear un sistema de tutorías con docentes y estudiantes de últimos semestres de las facultades de Psicología, gestionar subsidios mediante un sistema de padrinos con la empresa privada y desarrollar una estrategia de sensibilización y conocimiento de la problemática del desplazamiento al interior de las Instituciones y en la comunidad.

"Con la firma del convenio demostramos algo muy importante y es la sensibilidad de las universidades respecto a problemas graves que el país está viviendo con el tema de desplazados; el compromiso es poder ofrecerles a un grupo de jóvenes la posibilidad de acceder a la educación superior para de esta forma entregarles herramientas para que ellos y sus familias tengan posibilidades positivas hacia el futuro", dijo el rector de la UNAB.

Montoya Puyana agregó que éste es sólo el comienzo de un proyecto que debe crecer. "La iniciativa necesariamente se tendrá que multiplicar, porque parte del compromiso tanto de Naciones Unidas como de las universidades, es promocionar este tema en el sector privado con el fin de buscar recursos que permitan multiplicar este convenio".

Por su parte, el representante adjunto de Acnur afirmó que "con esto se logra dar una esperanza a los jóvenes desplazados que están terminando su bachillerato y que tienen la posibilidad de empezar una carrera universitaria, porque normalmente muchos jóvenes en condición de desplazamiento después de terminar el bachillerato tienen que abandonar los estudios por falta de recursos, ahora para algunos de ellos nace la esperanza de seguir avanzando en su proyecto de vida".

Y agregó: "La idea es que Acnur y las universidades hagamos los esfuerzos necesarios durante el primer año del proyecto para buscar más contrapartes que quieran sumarse, podrían ser empresas privadas que quieran financiar parte de estos costos o actores del Estado, entonces es una experiencia piloto que empieza con un número limitado de estudiantes pero esperamos que se pueda en un futuro ampliar".

"Esto es un proyecto inicial, hemos encontrado una disponibilidad muy importante por parte de estas tres universidades privadas, pero esto no impide que en el futuro se pueda trabajar con la universidad pública, diría que es el ideal del proyecto, porque se podría ampliar la cobertura de beneficiados", concluyó Roberto Mignone.

PBX 643 6111, ext. 327

Ir al contenido