Inicio de clases con novedades académicas

Jul 24, 2006 | Institucional

Por Irina M. Gentil y Ricardo Jaramillo
Los estudiantes de pregrado que inician esta semana sus clases, se encontrarán con varios cambios en la estructura académica, luego de las decisiones tomadas por el Consejo Académico de la Universidad en la sesión realizada el miércoles 14 de junio en la sala de juntas del Edificio Administrativo Armando Puyana Puyana.

Las novedades tienen que ver con Informática Básica, Estudios Institucionales y Bienestar Universitario.

El Consejo aprobó que la competencia en informática básica podrá demostrarse en cualquier momento durante el desarrollo del programa, cuyo examen no tendrá ningún costo al ingreso a la Institución, pero sí a partir de la segunda vez que se presente la prueba. La prueba de suficiencia en la UNAB mide la destreza en introducción a los computadores, procesador de texto, hoja electrónica e Internet.

Todo los estudiantes de primer ingreso (es decir, los de primer semestre) deben presentar la prueba de suficiencia durante el proceso de admisión y el valor de la prueba está incluido en el valor de su solicitud de admisión; el estudiante regular, deberá hacerlo en fechas que se anunciarán oportunamente previa cancelación de $10.000.

Si los estudiantes (aspirantes y regulares) aprueban todos los exámenes que conforman la prueba, habrán cumplido con el requisito de competencias en Informática Básica.

El estudiante que no tenga la competencia, podrá tomar los cursos que ofrecerá la Universidad para adquirirla y una vez aprobado, se considerará cumplida la competencia. El valor de cada curso es de $50.000 con una intensidad de 20 horas para el año 2006.

Adicionalmente, el Departamento de Informática desaparece y en adelante será la Facultad de Ingeniería de Sistemas la encargada de aplicar los exámenes, certificar la competencia y ofrecer los cursos para adquirirla.

El director de la Escuela de Ciencias Naturales e Ingeniería, Germán Oliveros Villamizar, afirmó que “hoy el muchacho maneja bien el computador; la Internet y la hoja de cálculo es lo que le haría falta. Gradualmente el estudiante deberá perfeccionar sus competencias informáticas pues la Universidad sigue siendo responsable de que las adquiera y de esta forma cada vez se ofrecerán cursos más complejos para obtener destreza en software específicos”.

Estudios Institucionales también cambió

La oferta de cursos obligatorios de la línea institucional –a cargo del Departamento de Estudios Sociohumanísticos– cambia con la introducción del curso de Lógica y con la desaparición de Ética Ciudadana que se fusiona con el de Ciudadanía. La Línea la complementan Identidad Cultural y Mundo y Sociedad, con la misma intensidad de horas semanales (14) y créditos (14) durante la carrera.

De acuerdo con el memorando expedido por Vicerrectoría Académica a la comunidad universitaria el 16 de junio, en el que expone las directrices para los cursos institucionales, Lógica debe ser cursada y aprobada por todos los programas de pregrado presenciales, por lo tanto para este segundo semestre, los estudiantes que no aprobaron Ética Ciudadana deberán cursar y aprobar Lógica y como casos particulares, solamente para los estudiantes de Psicología, Educación y Comunicación Social, los que ya cursaron y aprobaron Lógica y no han aprobado Ética Ciudadana, deberán cursar obligatoriamente ésta última en el segundo semestre de 2006 porque el curso se retirará del catálogo en el primer semestre de 2007.

La directora de Estudios Sociohumanísticos, Leonor Galindo Cárdenas, dijo que esta decisión se motiva en el propósito de “favorecer en los estudiantes el desarrollo de un proceso que les permita ganar en estructuras lógicas de sentido desde la argumentación y esto les soporta todo su proceso de análisis, de síntesis y de crítica. De esta forma se supera la simple opinión para alcanzar grados de argumentación cada vez más elevados desde un conocimiento disciplinar y desde un conocimiento holístico”.

Menos horas de Bienestar

La tercera novedad tiene que ver con la reducción en el número de horas y créditos que debían cumplir los estudiantes de pregrado presencial en Bienestar Universitario, pues a partir de este semestre ya no serán seis créditos y 288 horas, sino cuatro y 192, respectivamente y de las horas obligatorias, 96 pueden cumplirse en actividades libres (2 créditos) y las otras 96 corresponden a tres cursos de recreación ofrecidos por Bienestar (2 créditos), que deberán matricularse obligatoriamente en los tres primeros semestres del programa. Actividades y cursos podrán realizarse de manera simultánea.

La directora de Bienestar Universitario, María Eugenia Mora, dijo que por actividades libres se considera a “aquellas en las que el estudiante planee, diseñe, oriente, dirija y evalúe proyectos con enfoque social, cultural, artístico, deportivo y de salud integral”, así como participación en actividades y eventos del mismo perfil, previo aval de la dirección de Bienestar.

Cabe anotar que se excluyen todas aquellas patrocinadas por empresas que promuevan sustancias psicoactivas, por empresas dedicadas a la explotación de la belleza física, a la promoción de juegos de azar y al comercio de productos no relacionados con el ámbito educativo. El reconocimiento de estas actividades se hace a partir de la vigencia de la Resolución No. 300 de Rectoría por la cual se reglamenta la nueva política y que fue expedida el 20 de junio.

Agrega la funcionaria que estos cambios obedecen al interés de la Universidad de facilitarles la vivencia universitaria a los alumnos “favoreciendo la participación de los muchachos en eventos y organismos que la Institución promueve”. Lo anterior significa, que hacer parte de los órganos de representación de la UNAB cuenta en el cálculo de las 96 horas de actividades libres.

Quienes hasta el primer semestre de 2006 hayan cursado y aprobado como mínimo dos créditos de recreación, que equivalen a 3 cursos de 2 horas semanales, se les reconocerá como cumplido el requisito; los que no, deberán cursar los cuatro créditos establecidos en la nueva política.

“Cambios positivos”

Luz Ángela Jiménez Pinilla y Óscar Fernando Gómez Rangel, miembros del Consejo Superior Estudiantil (CSE), dijeron que las medidas tomadas por el Consejo Académico son positivas para los estudiantes.

“El cambio en Bienestar Universitario es muy bueno, porque le van a disminuir horas al estudiante y por lo tanto ya no va a tener que estar hasta noveno semestre cumpliéndolas, sino sólo hasta tercero; con respecto al cambio de las humanísticas es sólo unir e incluir nuevas competencias que lo que buscan es hacer que seamos más integrales y en cuanto a Informática, el único inconveniente es que empezarán a cobrar los cursos, pero de una u otra forma esto hará que los estudiantes sean más responsables con los cursos, que asistan a ellos y que realmente los valoren”, dijo Jiménez, quien estudia décimo semestre de Ingeniería Mecatrónica.

Gómez Rangel, de octavo semestre de Administración de Empresas, dice que algunos cambios afectan al estudiante en materia económica, pero otros como los dados en Bienestar Universitario le liberarán tiempo para que se dedique a los temas académicos.

Dijo que el cobrar los cursos de Informática tal vez no sea justo con el estudiante, “pero hay que mirar que debe alcanzar las competencias, porque estamos en un mundo que perjudicará enormemente al que no las tenga, entonces en este caso la Universidad le está haciendo un bien al estudiante”.

Idiomas también trae cambios

Con la Resolución No. 302, la Rectoría de la Universidad modificó el programa de Inglés para las carreras de pregrado en la modalidad presencial.

A partir de este semestre, el programa tendrá modificaciones que le apuntarán al objetivo de desarrollar en el estudiante las cuatro habilidades comunicativas (escucha, habla, gramática y escritura) que serán medidas según estándares internacionales para facilitar el uso del idioma a nivel profesional y cumplir con la competencia exigida por la universidad.

El programa se desarrollará en tres ciclos consecutivos durante siete semestres para un total de 560 horas, con una intensidad de 80 horas semestrales (5 semanales). Al finalizar cada ciclo, el estudiante deberá aprobar un examen para avanzar al siguiente ciclo.

Para los estudiantes que iniciaron estudios antes del primer semestre de 2003, cursaron algún nivel del programa antiguo y no se acogieron al programa de transición, para poder graduarse deben presentar un examen de nivelación y continuar los estudios en este idioma hasta alcanzar la competencia “Preintermedio-Intermedio” y luego aprobar el examen institucional TEP II con un mínimo de 70 puntos sobre 100.

Para los que ingresaron a partir del segundo semestre de 2003, como requisito de grado deberán demostrar la competencia comunicativa en inglés, demostrada mediante la aprobación del examen institucional TEP III.

De igual forma, cualquier estudiante podrá demostrar su competencia en inglés con la presentación del examen de clasificación de la Universidad y luego podrá solicitar la presentación de los exámenes institucionales para cada ciclo cuando considere que tiene la competencia para aprobarlos. Estas pruebas se realizarán en la primera y última semana de cada semestre académico y su costo será establecido por la Universidad.

Ir al contenido