José Obdulio no cambia

Mar 24, 2009 | Institucional

Por Pastor Virviescas Gómez

Unos dicen que dada su estrecha amistad con el presidente Álvaro Uribe, es el poder detrás del trono; otros afirman que está ¿inflado¿ por los medios de comunicación y en especial por programas como ¿Hora 20¿.

Lo comprobado es que este hombre chaparro con pocos pelos en la cabeza y en la lengua, sin corbata y con 74 minutos de retraso estuvo en la UNAB el pasado 19 de marzo en el foro ¿El referendo reeleccionista y los partidos políticos¿, organizado por la Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia.

En el Auditorio Menor y por una hora larga, Gaviria hizo alarde de su cultura universal, pasó de Alejandro Magno a la Constitución de los Estados Unidos, analizó éxitos y fracasos de los socialistas españoles, dijo que por el hecho de haber tenido un récord de presidentes Bolivia no es el país más democrático del continente y luego atendió reservas y proclamas de un público variopinto en el que no faltaron un par de ¿caciques¿ políticos de los que por conveniencia se ponen la camiseta que sea.

Luego este antioqueño que se vanagloria de haberse formado en los movimientos de izquierda, así sus críticos lo tachen de estar a la derecha de la extrema derecha, accedió a esta entrevista con Vivir la UNAB, en la que dio muestras de su serenidad -que raya en frialdad- a la hora de dar declaraciones que causan comezón en observadores y opositores.

 El Polo Democrático lo está culpando a usted de orquestar el escándalo que hoy tiene contra la pared a la administración del alcalde de Bogotá, Samuel Moreno Rojas, por sus relaciones con el hoy encarcelado estafador David Murcia. ¿Qué responde?

¿También tendré yo responsabilidad en el invierno o qué?

 Pero eso es lo que señala el Polo.

Que respondan ellos por sus actos. ¿Yo que tengo que ver en eso? Incluso compañeros nuestros del Gobierno han sufrido también esa misma situación y el Gobierno ha tomado las determinaciones correspondientes. De manera que quien se haya juntado con DMG que responda y que no esté buscando quién responda por ellos.

 ¿Por qué apuntan hacia usted?

El Polo suele buscar el ahogado río arriba. ¡Que respondan por sus actos!

 ¿Qué les recomienda entonces a Samuel, su hermano Néstor Iván y su madre María Eugenia?

Que obren con verdad. Ese es un asunto de ellos y su conciencia, y en lo que tenga que ver, de las autoridades.

 ¿Habrá más tela de donde cortar en el escándalo DMG?

Es que era una organización criminal desde el principio. Recuerdo mucho a algún senador del Polo que recomendó que dizque el Gobierno administrara los intereses de DMG. ¿Cómo puede un gobierno administrar una organización criminal?

 Si a ustedes los uribistas no les funciona ni la reforma al referendo ni la recolección de firmas para uno nuevo, ¿a qué otro recurso le piensan echar mano para alargar el partido?

Solamente hay un mecanismo que es la iniciativa popular vía referendo y participación masiva del pueblo en él.

 ¿Si no prospera la reelección de Uribe el siguiente capítulo en esta historia es la anunciada ¿hecatombe¿?

No, la unidad del uribismo alrededor de un jefe de relevo, que de todas maneras va a contar también con todo el apoyo de la estructura uribista.

 Juan Manuel Santos, Martha Lucía Ramírez, Germán Vargas Lleras¿ ¿a cuál de ellos usted le hace el guiño?

El que sea, el que el pueblo decida. El pueblo es muy sabio en la selección y casi tiene una oficina cazatalentos. El pueblo tiene una mirada muy amplia de lo que son los comportamientos, las cualidades y las capacidades de la dirigencia, y tenga la seguridad de que si no hay referendo y no podemos entonces levantar la prohibición de la reelección del presidente Uribe, en enero más o menos habrá consenso sobre quién debe ser el que releve al presidente como candidato presidencial del uribismo.

 Tantos uribistas, semiuribistas y hasta serpistas-uribistas como Rodrigo Rivera anhelando ser presidentes, ¿será que una pelea intestina los lleve a la autodestrucción?

No porque no están empeñados en dividir. Están empeñados en cumplir un papel político, que por ahora debe ser el de apoyo al referendo y lograr ayudarnos a que concretemos una mayoría parlamentaria, y luego en caso de que no haya reelección y como están disponibles estar de acuerdo con un mecanismo que puede ser el consenso, puede ser una encuesta, puede ser una consulta popular, para seleccionar el que nos va a representar.

 ¿En su cabeza no entra una Colombia gobernada por un ser humano distinto a Álvaro Uribe?

Pues claro que entra perfectamente, pero en mi cabeza lo que entra es lo mejor para el país y lo mejor para el país es la continuidad de su política.

 ¿Por qué botó ese puestazo de asesor presidencial para irse por las ciudades defendiendo a Uribe si de todas maneras podía hacerlo desde el Palacio de Nariño?

No, yo no boté ningún puesto. Yo preparé desde diciembre del año pasado mi salida paulatina y tranquila, esperé a mi sucesora que estaba cumpliendo una tarea diplomática y que no podía regresar sino el 15 de marzo y entonces me puso como meta máxima el 10 de marzo para acompañar en la oficina de la Casa de Gobierno al presidente al presidente Uribe y lo estoy acompañando ahora desde un sitio mucho más acorde con mi manera de ser y mis particulares deseos que son la academia y el debate público.

 ¿Quiénes descansaron con su salida?

Ni mi secretaria ni mis asistentes porque ellos mantenían un muy agradable ambiente de trabajo.

 El colmo sería que ellos no se lo aguantaran, pero me refiero a sus contradictores.

Les debe estar molestando y por ahí algunos están diciendo que yo ando molestándolos con DMG, asunto que no me incumbe y que poco me interesa.

 ¿De quién está más cerca usted: del ¿Montesinos colombiano¿ -del que habla Héctor Abad- o del Maquiavelo paisa¿ -con quien otros le comparan-?

Héctor Abad Faciolince es un pobre tonto que hace una metáfora de tarado. ¿Cómo le parece compararme con Montesinos, el mayor criminal político de América? Yo no recuerdo ningún otro. Que me diga el señor Faciolince qué delitos cometí y que me diga si en la compañía como secretario del comité de derechos humanos que hice durante siete años al lado de su padre, él o su madre o su padre consideraron que yo no debía o debiera tener entrada a su casa.

Estos son mecanismos propios de algunos individuos que no saben dar el debate político; entrar simplemente por los lados y mediante la injuria, la calumnia o la agresión.

 ¿Le estarán cobrando su parentesco con el narcotraficante Pablo Escobar?

No tengo nada que ver con ese señor, no tengo ningún antecedente y ninguna relación que me cause indignidad o que me pueda someter a escarnio.

 ¿Tan amigo es del alcalde Bucaramanga, Fernando Vargas Mendoza, que éste le cedió su oficina personal en Bogotá para que usted jalone desde allí la reelección?

No la personal, sino una oficina adecuada en la Udes ¿universidad de propiedad de Vargas Mendoza- para efectos además de la ¿Cátedra Ciudad de Bucaramanga¿.

Ir al contenido